Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Ganaderos gallegos defienden el uso del 'Certificado Ecológico'

01/02/2011

1 de Febrero de 2011

La voz de alarma la lanzó el Consello Regulador de la Agricultura Ecológica de Galicia (Craega), entidad dependiente de la Consellería de Medio Rural, encargada de la certificación y control de las producciones ecológicas en Galicia. "Ninguna empresa o industria puede hacer uso de los términos protegidos eco/bio ecológico ó biológico si no están certificados por nosotros en Galicia', señaló Javier García, secretario de Craega, quien explica que "todos los productos de la Unión Europa, para obtener el certificado ecológico, deben basarse en la normativa europea del 2007".

Con tal motivo, a campaña de concienciun grupo de estos ganaderos asociados a la cooperativa 'Biocoop' han iniciado unación para hacer ver a comerciantes y consumidores que "no todo es ecológico y no debemos permitir la perversión del término", advierte José Luis Vaz, presidente de la entidad con sede en el Centro de Desenvolvemento Cooperativo de Verín, quien recomienda exigir el sello de producto ecológico avalado por Craega. "Falta mucha pedagogía, existe un gran desconocimiento sobre el sector", matizó.

Potenciar razas en peligro

Desde la cooperativa, que cuenta con una treintena de ganaderías asociadas en toda la provincia gallega, subrayan que la producción ecológica requiere de una serie de requisitos muy estrictos para garantizar la calidad del producto final. La no utilización de transgénicos, el período de adaptación de dos años que deben pasar los pastos, exámenes e inspecciones son sólo algunas de las condiciones que tienen que cumplir los propietarios de estas instalaciones para obtener la certificación ecológica.

Una gestión sostenible a la que hay que añadir la posesión de una base territorial con poca carga ganadera (una hectárea por cabeza). "La media de los ganaderos de la cooperativa Biocoop es de 200 hectáreas y 130 cabezas por ganadería y ese es el futuro porque ganaderías de 15 hectáreas y 15 vacas no son rentables", resalta Vaz.

Los asociados de Biocoop, poseen 2.200 reproductoras que se mueven en una superficie aproximada de 5.501 hectáreas y producen unos 750 terneros para carne ecológica y otros tanto para recría de hembras. Todas ellas corresponden a las cinco razas en extinción existentes en la provincia de Ourense (Cachena, Caldelá, Frieiresa, Limiá y Vianesa) y la Rubia gallega y sus cruces.

Más allá de los beneficios que la producción y explotación ecológica aportan al consumo humano, los ganaderos añadían las ventajas que suponen para el medio ambiente. "De esta manera, el ganado presta un gran servicio a la sociedad al mantener limpio el monte, son unas razas anti-incendios", subrayó el presidente de Biocoop.