El sistema, a base de materias primas de zonas portuarias, fue premiado en TalentosDesign’09

Primer equipo ‘sostenible’ de transporte que reduce estrés y daños físicos del ganado

Anna León16/02/2010

16 de febrero

“Quise participar en TalentosDesign’09 para mostrar diseño industrial coherente con las necesidades de mi país y del mundo, que pueda ser realmente útil y viable”. Así argumenta el colombiano Carlos Cepeda Danies, creador de un equipo ‘sostenible’ para transporte de ganado, los motivos que le llevaron a participar en la I Edición de Talentos Design. La convocatoria contó con la colaboración de más de 4.000 estudiantes de países diferentes.

foto
Una de las imágenes de la campaña publicitaria del transporte de ganado sostenible creado por Cepeda.

“La idea nace tras saber que el transporte es un eslabón de la cadena productiva del ganado que genera muchos costos e impactos en los animales; que repercute en el precio y calidad final de los productos derivados, y que se podría mejorar mucho, en mi opinión”. En síntesis, y con estas palabras, Carlos Cepeda resume qué le impulsó a diseñar un sistema ‘sostenible’ para trasladar ganado. Por un lado, Cepeda se basó en la repercusión, a nivel global, del conjunto de la cadena ganadera en términos de emisiones contaminantes y consumo de recursos. Por otro lado, este diseñador colombiano se centró en la situación que atraviesa el sector en su tierra natal, a las puertas de tratados de libre comercio y ante la necesidad de ser más competitivo en mercados internacionales. Un reto que implicaba, también, un incremento a mayor escala en todos los agentes de la cadena, en la calidad de los productos, aunque sin aumentar los precios. Ante este propósito, y según Cepeda, surgía una pregunta: ¿Cómo alcanzar esta escala masiva, y a la vez necesaria, sin acabar irresponsablemente con los recursos? Una cuestión que daría pie al diseño de un equipo flexible para transportar animales aprovechando recursos disponibles en la región y que no se debieran importar de lugares lejanos. El sistema se debía adaptar a las condiciones viales y facilitar el bienestar de los animales durante su uso.

“El transporte es un eslabón de la cadena productiva del ganado que genera muchos costos e impactos en los animales; repercute en el precio y calidad final de los productos, y creo que se podría mejorar mucho”
foto
Vista general del transporte 'sostenible' presentado en TalentosDesign'09.

Un equipo a base de materias primas resultantes de la actividad portuaria

Tal y como describe Cepeda, el sistema se dibujó, paso a paso, basándose en el concepto ‘cradle to cradle’ (de la cuna a la cuna, en inglés), aplicado a la Costa Caribe colombiana. Tal y como argumenta el libro del mismo título, la idea básica gira alrededor del propio diseño y concepción de cualquier artículo, estrategia o política para tener en cuenta todas las fases de los productos involucrados (extracción, procesamiento, utilización, reutilización y reciclaje, entre otros), de manera que ni siquiera se precise gastar energía, incluso que el balance de gastos y aportes sea positivo. Es decir, atajar el conflicto desde la raíz en lugar de limitarse a reducir, por ejemplo, el consumo de energía. En este sentido, y durante la creación de este transporte, se emplearon muchos materiales que, habitualmente, se comercializan en mercados informales o se arrojan al medio ambiente y que se pueden conseguir, con facilidad, en dicha región. “Se necesita un contenedor marítimo usado, madera plástica que se obtiene a partir de desechos, bandas transportadoras de caucho reciclado, entre otros materiales y procesos básicos que se pueden hallar en cualquier ciudad del mundo. En general, ayudaría mucho tener un puerto cerca, para así reducir emisiones por transporte”, matiza. La costa norte de Colombia posee una actividad portuaria de la que se amontonan contenedores, estibas y cajas de carga. Además cuenta con minería de carbón, de la que sobran bandas transportadoras que se entierran al no existir una demanda.

“Se necesita un contenedor marítimo usado, madera plástica a partir de desechos, bandas transportadoras de caucho reciclado, entre otros materiales y procesos que se hallan en cualquier ciudad del mundo”

foto
El espacio puede albergar 24 ejemplares de dos años de edad con flexibilidad para otras edades o animales con cornamenta.

Del conjunto de materias primas de este equipo, Cepeda resalta el contenedor reciclable, por varias razones. “Es económico y resistente, con un interior fácilmente adaptable y se puede montar en todo tipo de remolques, camiones y trenes. Además se podría comercializar en dos tamaños diferentes: una versión de 40 pies, para transporte a gran escala por las vías principales; y otra versión de 20 pies, dirigida al pequeño transportista, y que se amoldaría a los caminos y curvas estrechas de Colombia, donde un tractocamión excesivamente largo no puede circular”. “Del mismo modo, estos contenedores –continúa Cepeda–, se acumulan fácilmente en los puertos colombianos”.

Una alternativa al estrés y los posibles daños físicos que sufra el ganado, durante el desplazamiento

Hoy en día, el traslado de ganado produce una serie de efectos dañinos en los animales, como estrés, temor, cojeras, infecciones o hematomas. Un ejemplar asustado o estresado gasta su glucógeno muscular, lo que da lugar a una carne más propensa a la descomposición. Del mismo modo, un animal bajo dichos síntomas se comporta de forma diferente, actitud que podría afectar a su capacidad reproductiva o de lactancia. Sin descartar posibles cojeras cuándo el suelo no se adecua a la naturaleza de las pezuñas, sobre todo en movimiento. Además, el uso de sustancias orgánicas como amortiguantes (cascarilla de arroz, serrín) una vez mezcladas con estiércol son caldo de cultivo de bacterias que pueden transmitir enfermedades o infectar heridas.
Otro riesgo de esta actividad son las caídas y los resbalones que producen lesiones, devalúan al animal, le ocasionan estrés e incluso pueden desencadenar la muerte del mismo. O los hematomas causados por estructuras agresivas, maltratos, patadas, etc. Estos últimos constituyen la lesión más común y la que más pérdidas ocasiona a la actividad ganadera, en todo el Globo. “Este producto –prosigue Cepeda, refiriéndose al vehículo sostenible– está concebido con los lineamientos básicos del bienestar animal para evitar daños físicos y estrés. Un animal feliz, sin golpes o estrés produce una mejor carne, y si se produce masivamente, podría además contribuir a hacer los precios más competitivos sin malgastar recursos. Esas son algunas de sus ventajas”. Como posibles dificultades, el creador colombiano cita a un gremio que se resista al cambio o dificultades para articular la línea de producción, al tratarse de un producto nuevo. Nada que no se solucione a largo plazo.

foto
Durante el trayecto, el ganado sufre una serie de trastornos y posibles heridas que repercuten en su bienestar y en los productos derivados.

El nuevo equipo para transporte y sus repercusiones medioambientales

Cuando se aborda la influencia que ejerce el nuevo equipo de transporte sobre el medio ambiente, Cepeda se muestra claro: “Lo mejor es ver cada artículo como parte de una amplia red de interrelaciones, desde que se extrae la materia prima hasta que se utiliza y desecha”. Y es que, en palabras del diseñador colombiano, producir o importar un camión completamente nuevo requeriría además de extraer el material y todo lo que su procesamiento consuma, el traslado de cada materia prima y del producto a través de grandes distancias, con el gasto energético y las emisiones que eso implica. “A medida que se utiliza, la huella ambiental no es tan grande, pero sí puede ser importante el impacto sobre los animales y, en consecuencia, sobre la rentabilidad si el equipo está mal diseñado”, insiste.

En cuanto a las principales diferencias con otros sistemas convencionales, este equipo se adapta a cualquier tipo de carga, algo coherente con la cultura de transporte de obtener un máximo rendimiento con cada inversión. Asimismo, se puede implantar en camiones, trenes o barcos, por lo que resulta fácil de intercambiar en zonas donde el transporte sea mixto y donde la geografía dificulta la movilidad entre las principales urbes. “Los tráileres estándares, diseñados especialmente para traslado de animales son muy costosos, y la demanda en Colombia es muy baja como para producirlos o importarlos. Por ello, se estudia la posibilidad de producirlos aquí mismo, con poca inversión , y aprovechando la sobreoferta de remolques en mi país”.

“A medida que se utiliza el equipo de transporte de ganado, la huella ambiental no es tan grande, pero sí puede ser importante el impacto sobre los animales y sobre la rentabilidad si está mal diseñado”
foto

Dos puertas corredizas hacen posible que el personal acceda rápidamente para asistir a los animales cuando así se requiera.

A la pregunta de si ha recibido alguna propuesta para comercializar su creación, Cepeda matiza que se trata “de un producto conceptual y aún no me he dedicado a venderlo”. En términos económicos, y comparado con un remolque nuevo y especializado en ganado, este nuevo equipo sí es más rentable. “Es posible que las carrocerías que se emplean de manera habitual en Colombia sean incluso más baratas, ya que están posicionadas en el mercado. Aún así, y siempre que se produjera un crecimiento importante en la producción ganadera nacional, este sistema sería muy viable, ya que no se trataría de construir remolques nuevos, sino usar los ya existentes”, reconoce. A pesar de inspirarse en la orografía del terreno colombiano, este invento se podría exportar a otros países: “Sólo se requiere un puerto, un ‘gremio transportador’, una empresa que aporte los materiales usados y un taller de metalmecánica. Cosas disponibles en cualquier país del mundo”.

Con suelo de tres capas y drenaje de residuos propio
Visto por dentro, el suelo del equipo se compone de tres capas. En primer lugar, una lámina base de alfajor común y en segundo lugar, piezas de banda transportadora reciclada que ofrecen amortiguación y actúan como antideslizantes y removibles. La tercera capa consiste en una rejilla metálica cuadriculada con orificios de 30 centímetros de lado, también removibles para adaptar el espacio a otras aplicaciones. A fin de aminorar el riesgo de infecciones o contaminación ambiental, se propone un sistema de drenaje controlado. En concreto, se instalarán dos canales laterales protegidos por una rejilla más fina. El desalojo de los residuos se efectuará por gravedad en la parte posterior del equipo. También en el interior del remolque, se dividirá el espacio cada tres metros en cuatro mini corrales, mediante una serie de divisores que se aseguran para separar el ganado. Así se protege a los ejemplares de efectos dominó en situaciones concretas como aceleraciones repentinas o curvas cerradas.
En el exterior, el equipo presenta una rampa desplegable de tres metros de acero, con capacidad de tres toneladas y el peso ideal para dos personas, para el acceso de animales livianos o mansos. En el lateral, además de las dos puertas corredizas que agilizan el acceso a fin de atender al ganado, se dispone un corredor auxiliar para un fácil desplazamiento entre las puertas. La puerta trasera del remolque se caracteriza  por su doble función que permite la entrada ordenada de los animales. Dicha puerta se puede abrir del todo para una descarga rápida o para cargar otro tipo de mercancía.

foto
Vista de la puerta trasera de doble función.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Figan 2017- Fima Ganadera - 13ª Feria internacional para la producción animal 28 - 31 de marzo Zaragoza (España)Cimag abanca gandAgro 26-28 enero 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS