Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Comercial Ulsa, premio ‘empresario joven de Valladolid’

24/02/2011

24 de febrero de 2011

Los hermanos Javier e Ignacio Gómez Salamanca, gerentes de la empresa castellana Comercial Ulsa, han resultado ganadores del XXVII certamen ‘empresario joven del año en Valladolid’. Comercial Ulsa fue fundada en los años 70 por Ulpiano Salamanca y, tras la segunda generación, formada por Fernando Gómez y Rosa Salamanca, fueron Javier e Ignacio quienes tomaron las riendas de este negocio familiar.

Este certamen lo desarrolla la Escuela de Empresariales de la Universidad de Valladolid junto a la Junta de Castilla y León y otras organizaciones empresariales. Tal y como indican Javier e Ignacio, “el secreto para lograr este galardón ha sido empezar desde abajo, con humildad, ensuciándose las manos si hace falta”. “Al principio, la empresa estaba dedicada al suministro industrial y los equipos de protección, y decidimos dedicar especial empeño a los segundos porque para salir adelante en las condiciones de competitividad que exige el mercado tienes que intentar ser el mejor en lo tuyo, ser líder”. Javier e Ignacio lanzaron un mensaje que fue unánimente apoyado por los asistentes a la rueda de prensa, “Hay que evitar pensar que ser empresario es igual a ser jefe. Al principio se empieza desde abajo, ensuciándose y descargando el camión si es necesario”.

foto

Son varias las estrategias tomadas por los hermanos Gómez Salamanca para que Comercial ULSA haya experimentado el crecimiento que ha obtenido en los últimos años, diversificación de producto realizando un especial esfuerzo en los productos y sectores al alza tales como son la prevención laboral (incorporando una oferta más amplia en equipos de protección y vestuario laboral), medio ambiente (contando con la gama más amplia de productos absorbentes y en el almacenaje de productos peligrosos), unido al potencial en el sector del suministro industrial. Evidentemente la apertura de las nuevas instalaciones en el Polígono de San Cristóbal ha supuesto un punto de inflexión que ha marcado un antes y un después que ha permitido ampliar tanto la zona de almacén como la de tienda y racionalizar el espacio.