Tras unas inversiones de 3 millones de euros, crece a ritmos anuales de dos dígitos

Gesipa fija su posición en el remache

Ibon Linacisoro15/04/2008

15 de abril de 2008

Existen varios métodos de fijación pero es probable que ninguno pueda asegurar una larga vida útil como lo hace el remache. Gesipa, la empresa alemana con filial en la localidad vizcaína de Arrigorriaga, sabe mucho de remaches y de remachadoras. No en vano fabrica al año 3.000 millones de remaches en sus siete plantas repartidas por Alemania (3), Inglaterra, Dinamarca y Estados Unidos (2). Hablamos con Christian Meissner, Director General de Gesipa en España para saber más sobre esta empresa.
foto
Christian Meissner, Director General de Gesipa Fijaciones.

En 1955 el fundador de Gesipa, Hans-Georg Bierman, patentó en Alemania un método para la fabricación de remaches por rotura de vástago y unos alicates para hacer uniones. Era el primer modelo de remache ciego y de remachadora, un sistema que desde entonces ha revolucionado la forma de entender la fijación a nivel mundial en muchos sectores profesionales.

Desde entonces, las cosas han cambiado, desde luego, pero siempre en la misma línea, con la calidad como estandarte en un sector en el que muchos, si no todos, han deslocalizado la producción a países con costes más bajos. En la actualidad el presidente es el hijo del fundador, es decir, es una empresa familiar que mantiene la tradición de invertir en la mejora de instalaciones y procesos productivos. Con 650 empleados, una inversión en I+D+i en 2006 de 3 millones de euros y 30 ingenieros dedicadas a labores de I+D+i, su objetivo es continuar con la producción en Europa (donde ahora está el 80 por ciento; el 20 por ciento restante se fabrica en EEUU para ese mercado).
Un dato que da fe de su apuesta: Gesipa cuenta en la actualidad con más de 200 patentes.

Larga vida

Frente a otros tipos de fijación, el remache tiene la desventaja de que los adhesivos, por ejemplo, están en manos de multinacionales con una gran capacidad de penetración y de comunicación. Pero el mercado del remache está en las aplicaciones que busquen una durabilidad extrema. Ese es su nicho. El reto para el futuro es que el remache se convierta en una aplicación que sirva para materiales que cada vez se utilizan más, como es el caso del plástico, para el cual Gesipa ya ofrece remaches específicos.

“En Alemania se está trabajando ahora a tres turnos -señala Christian Meissner, Director General de la filial española- , lo cual demuestra que nuestra filosofía es la acertada. Todas las filiales contamos con almacén propio, así como medios para el soporte técnico y aseguramiento de la calidad para el cliente. Esto se explica porque Gesipa se posiciona como una empresa con estándares de calidad muy altos, con líneas de producto especiales y también estándares. Para asegurar esa calidad mantenemos la producción europea. Por un lado, porque tenemos una altísima productividad y, por otro, porque el 'know-how' y los medios productivos con los que contamos no son fáciles de replicar y son precisamente los que nos permiten ocupar la posición de liderazgo en el mercado”.

Pero esta empresa no solo batalla en el mercado de los remaches especiales de alta calidad, sino también en los que son estándar, que representan un 40 por ciento de las ventas de Gesipa Fijaciones en España y donde puede competir gracias a sus capacidades de fabricación y al control de calidad. En su gama se encuentran, entre otros, remaches ciegos para sujeción de perfiles o remaches ciegos de acero inoxidable, “Bulb-Tite” y remaches roscados o remaches de doble cuerpo, pivote, etc.

La historia viene de lejos. “En España -afirma Christian Meissner- Gesipa fue pionera en el remache ciego, por lo cual la distribución, la ferretería, conoce bien nuestro producto. El motivo estratégico de la implantación en nuestro país como filial fue la necesidad de atender adecuadamente al sector de la automoción. Dar un soporte técnico in situ nos pareció importante y por eso se abrió la filial”.

En automoción prácticamente el 100 de los remaches son especiales y tienen detrás muchas horas de trabajo y muchos controles de calidad para obtener la homologación.

La presencia en España, donde el negocio ha crecido un 90 por ciento desde su implantación como filial, asegura un suministro en 48 horas, pero también un soporte en el factor calidad. “Desde aquí atendemos posibles problemas de no conformidad del remache y buscamos las causas de un mal funcionamiento, habitualmente debido a una herramienta inadecuada o al cambio de escenario de trabajo. En estos casos damos una respuesta precisa y lo más veloz posible al cliente. En el caso de remaches especiales, seguimos la trazabilidad desde origen. Todos los parámetros del remache especial están medidos en un diagrama y sabemos en todo momento si un remache está trabajando dentro de esos diagramas, dentro de las tolerancias, o no. A partir de ahí podemos evaluar el problema y ofrecer una solución con rapidez”.

foto
Gesipa cuenta con más de 1.800 referencias.

La remachadora

Un 80 del negocio de Gesipa son los remaches y un 20 las remachadoras, un elemento primordial, porque un buen remache debe ir acompañado de una buena remachadora. “Lo contrario es fuente de problemas y probablemente sea ésta una de las cosas que en el mercado español debe mejorarse. No tenemos tradición de valorar el coste de la no calidad y a veces, por ahorrar en la remachadora, generamos unos costes importantes de no calidad”.

La empresa alemana ofrece desde máquinas manuales hasta automáticas que se integran en la producción, con autoabastecimiento de remaches.

A lo largo de todos estos años no debemos olvidar productos desarrollados por Gesipa, tales como las remachadoras NTX, HN2, PH2000, Flipper, que han ido marcando las pautas de calidad, desarrollo e innovación en el sector de la fijación.

Se pueden destacar dos gamas de producto que van orientadas a la mejora y control de procesos: Taurus C y GAV.

La gama Taurus C es la última novedad desarrollada en la aplicación de remaches y permite el control del 100% del proceso de remachado con un sistema que está integrado en la propia herramienta. Su aplicación a cadenas de montaje consigue optimizar la seguridad y la calidad, además de garantizar un control en todos los ciclos.

La otra gama de referencia es la GAV, que permite automatizar completamente la fase de remachado e integrar una operación de remachado en los procesos productivos de sus clientes.

Esta tecnología permite realizar 45 remaches por minuto además de disponer de un control totalmente electrónico y monitorizado del proceso de remachado.

foto
Amplia gama de remachadoras, fundamentales para un buen remache.
El secreto de un buen remache

El secreto de un remache es la experiencia del fabricante y su 'know how'. Poder ofrecer un producto especial en un plazo mínimo es fruto de la experiencia. Lógicamente, los materiales son importantes. Gesipa trabaja con las mejores aleaciones y cuenta con unos medios productivos automatizados que le permiten ser competitivos en precio.

Pero Christian Meissner insiste: “El 'know how' es fundamental. Hacer los remaches que nosotros hacemos, no es tan sencillo como comprar unas máquinas y ponerlas a funcionar. Por eso Gesipa se mantiene firme en la fabricación en las plantas con las que cuenta y se resiste a trasladar la producción a otros países de menor coste”.

Empresas o entidades relacionadas

SFS Group Fastening Technology (Ibérica), S.A.U.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Asociación de Distribuidores de Ferretería y BricolajeAsociación de Fabricantes Españoles de Bricolaje

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS