“La industria farmacéutica en España requiere de un marco estable y predecible a medio y largo plazo”

Entrevista con Humberto Arnés, director general de Farmaindustria

PharmaProcess / Fira de Barcelona

11/09/2013

Ingeniero industrial por la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), Humberto Arnés es director general de Farmaindustria desde el año 2001 y, en la actualidad, es miembro del Board y vicepresidente del Executive Committee de la Federación de la Industria Farmacéutica Europea (EFPIA).

Farmaindustria es la Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica establecida en España, por lo que representa a la gran mayoría de laboratorios farmacéuticos que existen en nuestro país. ¿Cuáles son las cuestiones que más preocupan a la industria farmacéutica en estos momentos?

Nuestra principal preocupación como sector, como el de tantos otros- es hacer frente a la grave situación económica en la que está inmersa España y que ha conducido a la aplicación de ajustes presupuestarios sin precedentes en la historia de nuestro país, consecuencia de los compromisos de reducción del déficit público español.

Estos ajustes han sido especialmente impactantes en materia farmacéutica y han tenido una fuerte repercusión en nuestras compañías, que han visto reducirse su mercado en España en tres años en alrededor del 30%. Hemos de ser capaces de lograr fórmulas de consenso entre las Administraciones Públicas y la industria que hagan compatible la sostenibilidad de las cuentas públicas con el desarrollo de nuestro sector industrial.

foto
Foto: Jeroen Belen.

¿Consideran que PharmaProcess es un buen instrumento para ayudar al sector a encontrar soluciones a su problemática actual?

Todos aquellos foros que permitan profundizar en soluciones para incrementar la aportación de esta industria y su contribución al bienestar de la sociedad son, sin duda, importantes.

Por otra parte, esta es una estupenda ocasión para evidenciar que tenemos ante nosotros una oportunidad para, entre todos, asegurar que el Sistema Nacional de Salud español se desarrolla sin incógnitas sobre su viabilidad, que los pacientes españoles pueden seguir estando seguros de que su prestación farmacéutica tiene los estándares más altos posibles, y que al servicio de esos dos objetivos, se encuentra una actividad empresarial que garantiza una repercusión positiva en nuestro PIB; que mantiene a la medicina española dentro de las corrientes internacionales de desarrollo de nuevos fármacos; y que contribuye a que la práctica clínica de nuestro país se conserve en los niveles de excelencia que la han caracterizado hasta ahora.

¿Cuáles son las soluciones que propugna Farmaindustria para que el sector pueda hacer frente a la complicada situación que atraviesa?

La industria farmacéutica en España requiere de un marco estable y predecible a medio y largo plazo, sin convulsiones que afecten a la actividad de la industria, en el que se establezcan objetivos de evolución del gasto compatibles con el Programa de Estabilidad 2013-2016 y los Planes de ajustes de las Comunidades Autónomas, y en el que se reconozcan y traten adecuadamente las innovaciones en las políticas de acceso al mercado, así como de precio y reembolso, en un mercado regulado y sin fragmentación regulatoria.

Este escenario de certidumbre nos permitirá reencontrar la senda del crecimiento y de la apuesta por la I+D y convertir de nuevo a nuestro sector en locomotora del modelo productivo que necesita la economía española. Este sector reúne tres palancas fundamentales (investigación, internacionalización e implantación productiva) que lo convierten en prototipo de la ‘marca España’ que todos queremos impulsar. Tenemos una oportunidad extraordinaria con la industria farmacéutica que no se debería desaprovechar.

¿Cuáles son las características de la industria del medicamento de nuestro país?

España ha podido presumir hasta ahora de tener un sector farmacéutico fuerte, de gran tradición y con grandes oportunidades de futuro. El español es el quinto mercado farmacéutico europeo en términos de ventas, es decir, se encuentra entre las primeras potencias de Europa y, consecuentemente, del mundo en el ámbito de los medicamentos.

No obstante, el diferencial que todavía mantenemos en algunos ámbitos con las grandes potencias europeas debería reducirse si sabemos jugar adecuadamente nuestras cartas. Es decir, si somos capaces de ser más competitivos, más eficientes, de exportar más, de defender y desarrollar el empleo en nuestro sector, y hacer que nuestros centros de conocimiento compitan globalmente.

Pero muchas de nuestras compañías están en una situación muy delicada como consecuencia de las medidas de política farmacéutica adoptadas especialmente en los tres últimos años, y para que el sector pueda emprender de nuevo una senda de desarrollo es necesario que se ponga fin a un período de incertidumbre en el que hemos tenido que enfrentarnos a constantes cambios en la legislación vigente y a sacrificios económicos que están poniendo en riesgo su viabilidad.

Como miembro de la Federación de la Industria Farmacéutica Europea (EFPIA), ¿cuál es la situación de esta industria a nivel europeo? ¿Qué consideración tiene la industria española en el contexto europeo?

La industria farmacéutica en Europa es un sector estratégico, con gran potencial y con gran tradición. Si bien en el resto de los países de nuestro entorno las compañías farmacéuticas también están sufriendo las consecuencias de las políticas de control del déficit que se están imponiendo en toda Europa, las medidas adoptadas no han sido tan impactantes y las compañías no han llegado a una situación tan complicada e incluso crítica como las españolas.

Además, muchos países cuentan con fuertes e importantes compañías nacionales con gran peso internacional frente a un sector farmacéutico español, en general, de menor tamaño y menos internacionalizado. Por otro lado, las administraciones de otros países europeos supieron interpretar hace tiempo el carácter estratégico de este sector y el valor añadido que aporta tanto para su economía como para sus sociedades, y apostaron por él con políticas activas.

¿Qué perspectivas de futuro contemplan para el sector tanto a nivel nacional como a nivel internacional?

Este sector se basa en la I+D y la investigación farmacéutica ha cambiado por completo en los últimos años. Los requerimientos de eficacia de los medicamentos son actualmente muy elevados y eso dificulta obtener igual número anual de moléculas innovadoras que en épocas pasadas.

Sin embargo, la industria está desarrollando nuevas metodologías y mecanismos de acción para aumentar las tasas de éxito que darán como resultado medicamentos que traten enfermedades hasta ahora sin curación y poder así atender las demandas crecientes de salud.

Es muy difícil prever como todo esto afectará a la estructura empresarial, pero es muy probable que se dé un proceso de concentración, un desplazamiento hacia los países emergentes en la búsqueda de mercados y de capital humano de calidad a un menor coste y, sin duda, un aumento de la colaboración con empresas biotecnológicas de pequeño y mediano tamaño en un concepto de ‘open innovation’.

Empresas o entidades relacionadas

Pharmaprocess - Fira Barcelona

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.