Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Impresión 3D - Fabricación aditiva
La ingeniería catalana NGNY Devices utiliza tecnología de impresión 3D de la firma tecnológica barcelonesa BCN3D y le permite ahorrarse más de 40.000 euros al año al utilizar piezas impresas en lugar de mecanizadas

La impresión 3D permite fabricar piezas de uso final para máquinas de laboratorios

Redacción Interempresas12/12/2019

La incorporación de la tecnología de impresión 3D desarrollada por la firma tecnológica BCN3D ayuda a reducir costes en el proceso de fabricación industrial. Es el caso de la obtención de piezas finales para máquinas automatizadas que produce la ingeniería catalana NGNY, con sede en Esplugues de Llobregat (Barcelona), y que le está permitiendo un ahorro de más de 40.000 euros al año, al tiempo que acelera significativamente su proceso de trabajo y facilita la customización del diseño de cada pieza de principio a fin.

foto
NGNY Devices trabaja en el diseño y fabricación de equipos automáticos para la manipulación de tubos de ensayo, entre otros materiales.

Desde el año 2015, la empresa NGNY Devices trabaja en el diseño y fabricación de equipos automáticos para la manipulación de materiales, elementos u otros dispositivos. Sus productos se encuentran en laboratorios clínicos automatizados, aquellos que analizan las muestras de sangre y orina para análisis clínicos.

Estas máquinas manejan tubos de ensayo: los clasifican, destaponan, copian, retapan, centrifugan, etiquetan e identifican. Cada uno de estos equipos puede clasificar hasta mil tubos por hora, así que, en el caso de los laboratorios en que están activos 24 horas y procesan hasta 24.000 tubos al día.

Tomeu Ventayol, responsable de proyectos de NGNY, asegura que la impresión 3D ha supuesto una absoluta revolución en su proceso de trabajo. Hoy en día imprimen en 3D en la empresa de ingeniería “entre 50 y 100 piezas finales por máquina, a un coste total de menos de 100 euros. Gracias a la impresión en 3D nos ahorramos en la empresa más de 2.000 euros por máquina, con un ahorro total que puede superar los 40.000 euros al año. Nuestro caso es un ejemplo casi de libro: alto valor añadido, baja producción y alta complejidad”, explica. Y añade: “La impresión 3D se ha adaptado como un guante a nuestros procesos de fabricación. La primera fase fue cambiar todo nuestro proceso de trabajo, y la segunda fue comenzar a diseñar piezas para FFF y fabricarlas, para lo que nuestras Sigmas BCN3D han funcionado de manera ideal”, añade.

Cada máquina NGNY sirve para un propósito diferente y tiene que ser completamente personalizada para el cliente. Por eso, la compañía trabaja constantemente en concebir nuevas piezas que permitan realizar nuevas funciones. Para acelerar sus procesos de diseño y fabricación, NGNY utiliza la impresión 3D para desarrollar, probar y producir piezas de uso final para cada máquina que construyen.

Ahorro de miles de euros gracias a la impresión 3D

Antes de comenzar a integrar la fabricación aditiva en su flujo de trabajo, el personal de NGNY diseñaba cada nueva pieza o iteración y la enviaba a un proveedor externo, donde era mecanizada. Se trataba de un proceso lento y costoso, con un coste por pieza de, al menos, 30 euros. Cada diseño tenía que probarse y, si era necesario realizar algún cambio, se mecanizaba una nueva pieza, agregando 30€ más al coste total. El mecanizado de una media de 70 piezas finales, sin contar las diferentes iteraciones creadas en el proceso, generaba para NGNY un coste mínimo de 2.100€ por máquina, lo que equivale a alrededor de 50.000€ al año.

foto
NGNY fabrican muchas de las piezas finales utilizando sus impresoras 3D Sigma de BCN3D.

De la validación funcional a la fabricación de piezas de uso final

En NGNY, por tanto, desarrollan las piezas, las imprimen en 3D en PLA o PA según el uso previsto para cada una, y comienzan a probarlas. Pasan por un proceso de iteración, en el que los diseñadores del producto mantienen las especificaciones originales. El último paso de esta operación es implementar las nuevas piezas en la máquina específica que se está construyendo: una vez que han encontrado el diseño ideal, en NGNY también fabrican muchas de las piezas finales utilizando sus impresoras 3D Sigma de BCN3D.
Joan Viladomat, consejero delegado de NGNY, afirma que “con la impresión 3D obtenemos resultados perfectos en todo momento. Nuestra actividad se centra en el diseño, fabricación y comercialización de equipos automáticos para la manipulación de materiales, elementos u otros dispositivos. Estos equipos aportan fiabilidad y, sobre todo, seguridad tanto a los procesos como a las personas que en ellos intervienen”.

NGNY se introdujo en el sector de la automatización de procesos pre y postanalíticos con el lanzamiento del destaponador automático AMDK600, en 2005. Desde entonces, gran parte de sus servicios se prestan en este sector.NGNY colabora con importantes actores del sector para aportar a sus soluciones de analítica las últimas tecnologías de automatización.

foto
En NGNY desarrollan las piezas, las imprimen en 3D en PLA o PA según el uso previsto para cada una, y comienzan a probarlas.