Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio

Global Data publica su informe temático ‘3D Printing in Oil & Gas

La impresión 3D ofrece mayor eficiencia operativa y crecimiento empresarial para la industria del petróleo y el gas

Redacción Interempresas25/10/2019

El uso de la fabricación aditiva, o impresión en 3D, está aumentando gradualmente en la industria del petróleo y el gas. Actualmente representa menos del 0,1% del mercado global de fabricación —valorado en 12,7 billones de dólares— pero se estima que el mercado de la impresión en 3D tendrá un valor de 32.000 millones de dólares en 2025 y de más de 60.000 millones de dólares en 2030, según la empresa de datos y análisis GlobalData.

foto
El último informe temático de GlobalData, '3D Printing in Oil & Gas', afirma que la impresión en 3D se ha convertido en una de las tecnologías clave para impulsar la productividad industrial. A lo largo de los años, la tecnología de impresión en 3D se ha convertido en una tecnología prominente en diferentes industrias y ha influido significativamente en la fabricación de automóviles y aeroespaciales. En el sector del petróleo y el gas, algunas de las aplicaciones de la tecnología incluyen la fabricación de piezas de repuesto in situ, la prueba de nuevos diseños de productos y la simplificación de la gestión de inventarios para ahorrar costes.
Ravindra Puranik, analista Oil & Gas de GlobalData, comenta: “La industria del petróleo y el gas ha mostrado una lenta pero constante adopción de la impresión en 3D en los últimos años. Inicialmente, esta tecnología se limitaba en gran medida a los productos a base de polímeros. Sin embargo, los recientes avances en la impresión 3D basada en metal están haciendo que esta tecnología sea más relevante para la industria del petróleo y el gas”.

La principal ventaja de la tecnología de impresión 3D reside en la reducción del tiempo necesario para producir prototipos complejos. Las impresoras 3D también pueden reducir el tiempo necesario para fabricar productos funcionales para su uso en operaciones.

Puranik continúa: “Debido a las normas ambientales más estrictas, la volatilidad de los precios del petróleo y la competencia cada vez mayor, las empresas se inclinan por diseños de equipos complejos para lograr la eficiencia operativa. La capacidad de producir componentes complejos, que de otro modo serían imposibles de fabricar mediante procesos convencionales, está convirtiendo la impresión en 3D en una tecnología imprescindible”.

En el ámbito industrial, la impresión en 3D mejora principalmente la velocidad de fabricación de productos y aborda los retos asociados con la producción de prototipos durante el desarrollo de nuevos productos, independientemente de las complejidades del diseño. El proceso de impresión en 3D es de naturaleza aditiva, lo que permite fabricar productos en menos pasos y, en ocasiones, incluso eliminar la necesidad de ensamblar diferentes piezas. Esto eventualmente reduce el tiempo de disponibilidad del producto deseado.

Puranik añade: “El enfoque aditivo de la fabricación puede ayudar a producir equipos más robustos y resistentes. De este modo, la tecnología de impresión 3D proporciona una ventaja competitiva sobre los procesos de fabricación tradicionales y también mejora la utilización del material”.

La tecnología tiene el potencial de involucrar a las empresas en múltiples ciclos de diseño de productos y permitir una validación más rápida de los diseños. En la mayoría de los casos, permite a las empresas fabricar componentes de equipos de campo in situ en poco tiempo. Esto reduce el tiempo de espera en el reemplazo de componentes que son críticos para el buen funcionamiento de las operaciones.

Puranik concluye: “Los largos procesos de aprovisionamiento para la obtención de piezas de repuesto obligan a menudo a las empresas de petróleo y gas a mantener unos niveles de inventario extraordinariamente altos, lo que conlleva costes de almacenamiento. La tecnología de impresión en 3D puede resolver este problema permitiendo a las empresas fabricar piezas en función de sus necesidades. Las compañías de petróleo y gas verán una reducción en los costes globales de la gestión de la cadena de suministro al utilizar la impresión en 3D como tecnología de fabricación convencional, lo que les ayudará a mejorar la eficiencia operativa y a fomentar el crecimiento”.