Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio
El ente regulador pide la implantación del céntimo verde para reducir el déficit de tarifa

La CNE propone subir siete céntimos los carburantes para financiar las renovables

Revista Estaciones de servicio12/03/2012
EESS Digital.- El consejo de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha enviado recientemente al Gobierno un informe no vinculante de medidas para eliminar a finales de 2014 el déficit eléctrico, que supera ya los 22.000 millones. Entre estas medidas destaca la implantación del denominado céntimo verde, un impuesto a los carburantes para financiar la retribución de las energías renovables. La novedad es que el ente supervisor ha propuesto que esa tasa ascienda a siete céntimos de euro por cada litro de gasolina o gasóleo de automoción.

El informe, que puede consultarse pinchando aquí, estima que el incremento de siete céntimos por cada litro de carburante reportaría a las arcas del Estado unos 2.000 millones de euros, que se destinarían a financiar las energías renovables y contribuirían a reducir el déficit de tarifa, es decir, la diferencia entre lo que cuesta la electricidad y lo que los ciudadanos y empresas pagan por ella.

El consejo de la CNE ha optado por repartir entre todos los agentes (compañías tradicionales, operadores de energías renovables, consumidores y las arcas del Estado) los esfuerzos para reducir drásticamente el déficit de tarifa, que de cumplirse con las medidas propuestas desaparecerá el 31 de diciembre de 2014.

El plan de choque presentado por la CNE propone un decálogo de medidas urgentes para reducir drásticamente el déficit de tarifa este mismo año, de forma que si se aplican sus propuestas, los peajes de acceso, que representan la mitad del coste del recibo que pagan todos los ciudadanos, tendrían que subir un 15%. De esta forma, la luz tendría que subir durante 2012 en torno a la mitad, un 7,5%.

El organismo que preside Alberto Lafuente afirma que de no aplicarse estas medidas, la luz se encarecería más del 17%, dado que los peajes se dispararían un 35%, algo que la CNE considera en estos momentos inasumible para los consumidores.