Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio
El PP no admitió ninguna enmienda relacionada con el carburante

El RD-L 4/2013 pasa al Senado tras ser aprobado ayer en el Congreso

Revista Estaciones de servicio21/06/2013
foto
Soria 2060
¡Vaya semana política ha vivido la distribución de carburante! La tramitación parlamentaria del RD-L 4/2013 ha cumplido uno de sus hitos más relevantes y, ya convertido en el Proyecto de Ley de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo, ha sido aprobado por la Comisión de Empleo del Congreso de los Diputados y ahora pasará al Senado.

A pesar de que la aprobación de la norma se ha producido en ese peculiar escenario, los entresijos finales del proyecto de ley se cocinaron el pasado miércoles en la Comisión de Industria de la Cámara Baja, donde el ministro José Manuel Soria compareció a petición propia y tocó casi todos los palos (hasta 40 asuntos abordó el titular de Industria) que están bajo la competencia de su negociado y, entre ellos, la reforma del sector del carburante.

La sesión se abrió con una larguísima intervención del ministro (de alrededor de dos horas y media de duración) durante la que, sorprendentemente, no encontró ni un minuto para referirse al sector del combustible. Y eso que los cambios que se introducirán en este segmento de actividad constituyen, según coinciden en señalar todos los expertos, el mayor punto de inflexión para el mercado español de la gasolina desde la desmonopolización.

Tuvo que ser el diputado socialista Román Ruiz, muy vinculado al sector, quien le recordara este asunto y mostrara su oposición a la visión que el Gobierno tiene sobre el mismo: El problema no está en poner más puntos de venta, señor ministro; está en el reducido número de operadores que existen, en el primer escalón de origen del negocio. Si no tocamos eso, difícilmente vamos a tener más competencia, afirmó Ruiz.

Durante su turno de réplica, Soria explicó que el Gobierno del que forma parte ha modificado la Ley del sector de hidrocarburos para introducir competencia a nivel mayorista y a nivel minorista. ¿Eso va a tener resultados al día siguiente?, se preguntó Soria. Y él mismo se contestó: ya le digo que no, aunque posteriormente matizó que la reforma sí va a introducir competencia en el mercado, a nivel minorista y a nivel mayorista, vaticinó el ministro.

Esta es un regla de oro en economía, cuanta más competencia, menores precios, afirmó Soria para después tirar una puya a Román Ruiz: Si usted me dice que no le gusta (la competencia), se lo respeto. Ante las protestas del diputado socialista, el ministro matizó su planteamiento: Me pareció entenderle que no le gustaba que hubiese muchas gasolineras, pues a mí sí porque creo que cuantas más gasolineras más podrá elegir el consumidor respecto a donde reposta y más competencia habrá en los precios.

¿Cuántas gasolineras hay en España?

Ante la insistencia del ministro en la necesidad de abrir más gasolineras en España para mejorar la competencia, Román Ruiz le hizo una pregunta muy concreta: ¿Cuántas gasolineras hay en España actualmente y cuántos operadores, que ocupan el 85% de la cuota de mercado? espetó el diputado socialista, visiblemente enfadado tras el recado que le había mandado Soria.

Llegados a este punto se vivió uno de los momentos más impactantes del debate. El ministro de Industria, Energía y Turismo de España no supo contestar a la pregunta: Yo no las he contado, señor Ruiz. El diputado socialista contestó que había 10.000 y Soria contraatacó: ¿Exactamente 10.000? No lo sabía.

Ruiz aclaró que había esa cantidad más o menos y el titular de Industria le replicó: Ah, ¿más o menos? Bueno, por ahí; si redondeamos también le puedo decir una cifra, pero le agradezco mucho la información, afirmó el ministro entre las risas del resto de diputados.

A partir de ese momento, el debate se convirtió en un bronco toma y daca en el que Román Ruiz interpeló al ministro sin estar en posesión de la palabra, por lo que fue llamado al orden por parte del presidente de la Comisión de Industria. Soria hizo suyo el argumento de Ruiz de que cuatro operadores copan el mercado de estaciones de servicio y preguntó ¿Cree usted que ese no es motivo suficiente para introducir competencia a nivel mayorista?.

Sin competencia en el tramo mayorista

Román Ruiz, repitió hasta en tres ocasiones que las medidas propuestas por el Gobierno no introducen competencia en el sector mayorista. Por su parte, Soria, enrocado en su posición, le contestó que no podía estar de acuerdo con usted en que usted no quiera competencia a nivel mayorista. En eso no puedo estar de acuerdo, afirmó el ministro. ¿Pero cómo me dice esto?, se quejó Ruiz. Se lo tengo que decir, zanjó Soria.

La bronca continuó al día siguiente, jueves, en la Comisión de Empleo de la Cámara Baja, esta vez sin la presencia del ministro. Los partidos de la oposición mostraron su rechazo al Proyecto de Ley de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo. Román Ruiz abundó en los argumentos que había empleado el día anterior y reiteró que el Gobierno comete un gran error; cree que con más gasolineras mejorará la competencia.

Si sólo tocamos el sector minorista y no vamos al primer escalón del negocio para crear más competencia -lo dicen la Comisión Nacional de la Competencia y la Comisión Nacional de la Energía- no fomentaremos la competencia, aseguró Ruiz.

Tocar el oligopolio para no arruinar a las estaciones Además, Ruiz defendió que se respete la duración de contratos CODO, pero que el gestor pueda optar por el sistema de comisión o venta en firme y reiteró la necesidad de tocar el oligopolio para no arruinar al sector minorista de las estaciones de servicio.

Sin embargo, una de las pocas enmiendas admitidas durante la tramitación del Proyecto de Ley de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo fue una propuesta por el propio Partido Popular que deja fuera de la norma a las estaciones CODOS, es decir, a las gasolineras propiedad de una petrolera pero explotadas por un gestor.

También al oligopolio (y a la necesidad de acabar con él) se refirió Joan Coscubiela, diputado de ICV-EUiA, quien aseguró que el poder de las petroleras que operan en el mercado español es tal que capaz de bajar el IPC de noviembre y de bajar los precios los lunes. Se refirió Coscubiela a la intervención de Román Ruiz, afirmando que suscribía las palabras de su amigo, excepto por una cosa: Lo del Gobierno con la gasolina no es un error,es una opción.

Por su parte, el diputado de CiU Antoni Picó, quien afirmó que las medidas contempladas por el Gobierno para reformar el mercado de las carburantes no conseguirán más competencia en el sector de la gasolina y además vulneran competencias de las comunidades autónomas, en relación con los aspectos urbanísticos de la norma.

El PNV tira de patriotismo (español)

Especialmente curiosa fue también la intervención de Emilio Olabarría, del PNV, partido que en sus enmiendas a la norma había tirado de patriotismo (español) para pedir la retirada de la limitación provincial a las petroleras. Decían los nacionalistas vascos que limitar las cuotas por provincias impide a un operador nacional competir con el resto de operadores, la mayor parte no nacionales.

Se da la circunstancia de que el que fuera presidente de la Ejecutiva del PNV entre enero de 2004 y finales de 2007, Josu Jon Imaz, fue fichado por Repsol en 2008, desde cuando ha ocupado la presidencia de Petronor y, posteriormente, la dirección de la Unidad de Nuevas Energías. Desde el año pasado forma parte del Comité de Dirección de Repsol, como director general del Área Industrial y Nuevas Energías.

@revistaEESS ahora entiendo las #enmiendas del #PNV sobre el sector de los carburantes.

- Román Ruiz Llamas (@rruizllamas) June 20, 2013
En cualquier caso, el Partido Popular utilizó su mayoría absoluta para dar luz verde al proyecto de ley de Medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo, que ha sido enviado ya al Senado. Tras el dictamen de la Cámara Alta volverá a la Carrera de San Jerónimo para su aprobación definitiva.