Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Emagazines
Estaciones de Servicio
Crecieron un 14,6% para la súper y un 9,5% para el diésel, según la CNMC

Los márgenes brutos de gasolina y gasóleo se dispararon en septiembre

Revista Estaciones de servicio15/11/2013
foto
Cnmc 2099

Los márgenes brutos que las petroleras perciben por cada litro de carburante se dispararon en el mes de septiembre, según se desprende del informe mensual de supervisión de la distribución de carburantes en estaciones de servicio elaborado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Más concretamente, el margen bruto de distribución de la gasolina 95 creció un 14,6% en el noveno mes del año, hasta alcanzar los 18,5 céntimos de euro por cada litro de súper, mientras que en el caso del gasóleo este parámetro creció un 9,5%, hasta los 17,1 céntimos por cada litro de diésel vendido.

Y es que, mientras que la cotización internacional de la gasolina en el mes de septiembre fue un 5,6% inferior a la registrada en el mes anterior, el precio de este carburante apenas descendió un 0,8%. En el caso del gasóleo se produjo una situación análoga, pues, mientras que la cotización internacional se mantuvo prácticamente estable, el PVP del litro de diésel aumentó un 1,4%.

A pesar de ello, quienes conducen coches de gasolina están de enhorabuena, puesto que la súper se abarató en septiembre por primera vez en cuatro meses y se pagó a un precio medio de 1,452 euros en el surtidor, mientras que cada litro de diésel tuvo un PVP promedio de 1,393 euros.

Diferencias con Europa
Como viene siendo habitual, los precios de venta al público en España se sitúan por debajo de la media europea, a pesar de que los precios antes de impuestos son superiores. Esta diferencia en la comparación de ambos parámetros se debe a la menor presión fiscal que los hidrocarburos soportan en nuestro país.

Así, para la gasolina 95 el precio medio de la Eurozona es de 1,628 euros y de la UE ampliada de 1,599, 18 y 15 céntimos más, respectivamente, que en las gasolineras españolas. En el caso del gasóleo, las diferencias son menores, de ocho céntimos con respecto a la UE-14 (1,469 euros) y de seis céntimos si la comparación se realiza con la UE-27 (1,452 euros).

Antes de impuestos, el precio de la súper es entre dos y tres céntimos superior a los que se registran de media en los mercados europeos, mientras que el litro de diésel es unos tres céntimos más caro en España que en el resto del Viejo Continente.

Poca competencia en España
El informe de la CNMC correspondiente al mes de septiembre constata una vez más el “alineamiento general entre los precios de los principales operadores”. Y es que las diferencias entre los precios medios registrados en las estaciones de las petroleras son prácticamente idénticos: Repsol y Cepsa clavan el PVP de la gasolina para septiembre, pues ambos ofrecieron un precio medio de 1,456 euros por litro, casi idéntico al de BP, con 1,457 euros por litro.

Si se toman en consideración al resto de operadores, el precio medio por litro baja hasta los 1,454 euros, cantidad que baja hasta los 1,442 euros al fijarse en las gasolineras independientes y hasta los 1,439 si se observa el PVP medio que los hipermercados ofrecieron en septiembre para la gasolina 95.

El mercado del gasóleo de automoción no arroja muchas más diferencias en lo que al precio se refiere y los PVPs de las grandes oscilan entre los 1,401 euros de Cepsa y los 1,403 de Repsol, pasando por los 1,402 de BP.

El precio medio del litro de diésel ofrecido por las independientes fue más competitivo, con 1,377 euros, por debajo incluso del que se dio en las gasolineras adscritas a los hipermercados, que vendieron el gasóleo a una media de 1,379 euros.

En su informe, la CNMC hace hincapié en que “los precios en autopistas son superiores a los establecidos fuera de ellas”. Y el superregulador añade un dato, no por sabido, menos interesante: “los precios en autopistas se aproximan más a los precios medios de los operadores refineros que los precios de otras redes de distribución”.

La distorsión del céntimo sanitario
Otro de los hechos que ya constituyen todo un clásico a la hora de analizar el mercado español del carburante es la distorsión que el céntimo sanitario introduce en los precios que se dan en cada región. En este sentido, la propia CNMC afirma que “las estaciones de servicio sin tramo autonómico hacen uso de la fiscalidad asimétrica para aplicar precios superiores”.

Y es que, aunque las estaciones situadas en zonas que en septiembre no aplican el tramo autonómico del IVMDH (provincias de Aragón, País Vasco y La Rioja) continúan presentando los PVP más bajos, “si se descontara dicho tramo autonómico, a estas provincias les corresponderían los precios más elevados”.

El dilema navarro
Especialmente complicado es el caso de Navarra, donde, a pesar de aplicarse un céntimo sanitario de 2,4 céntimos por litro desde julio de 2012 los precios finales, especialmente el del gasóleo A, se han mantenido en las posiciones más bajas del escalafón nacional.

Y es que la comunidad foral constituye una isla fiscal rodeada de regiones que no aplican el impuesto autonómico (Aragón, País Vasco y La Rioja), por lo que los gasolineros navarros se ven obligados a ajustar sus márgenes al mínimo si no quieren asistir a una fuga en tromba del consumo de diésel hacia las provincias vecinas.

Desde la CNMC subrayan que “Baleares, como es habitual por su condición de insularidad, continúa teniendo los precios antes de impuestos más altos” en septiembre, mes en el que destacan “los elevados precios antes de impuestos de Cantabria y Jaén para el caso de la gasolina 95 y de Lugo y Orense para el gasóleo A”.