Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio
Han sido detenidos los 14 integrantes

La Guardia Civil desarticula una red que cometió 84 robos en es.ss. y estancos

Revista Estaciones de servicio04/03/2015
foto
Web guardia civil
Dentro de la denominada “Operación Kugan” la Guardia Civil ha detenido a los 14 integrantes de una organización criminal que habían cometido 84 robos con fuerza en estancos, estaciones de servicio y establecimientos de hostelería de las provincias de Albacete, Alicante, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Murcia y Sevilla.

A los detenidos, con edades comprendidas entre los 18 y 56 años de edad, doce de ellos de nacionalidad rumana y dos de nacionalidad española, se les imputa los delitos de robos con fuerza, daños, sustracción de vehículos, receptación y pertenencia a organización criminal. La gran mayoría -residentes en localidades de Alicante, Huelva y Castellón- contaban con antecedentes por hechos contra el patrimonio.

En los registros realizados por los agentes de la Benemérita se han recuperado 1.526 cajetillas de cigarros y cigarrillos de diversas marcas, 1.000 euros en metálico, tres vehículos, así como aparatos de informática, telefonía móvil, imagen y sonido.

Banda itinerante
La investigación se inició tras tener conocimiento de la comisión de una serie de robos con fuerza en estaciones de servicio de las localidades albaceteñas de Hellín, Chinchilla de Montearagón y Almansa, que suscitaron cierta intranquilidad entre sus habitantes al producirse estos hechos en un corto espacio de tiempo.

Los agentes comprobaron que todos ellos seguían un patrón y secuencias similares, ya que los autores -tras anular los sistemas de alarma y cortar el alumbrado público del exterior de los establecimientos- forzaban la entrada de los mismos y sacaban las máquinas expendedoras de tabaco y recreativas a la calle. Tras ello, transportaban las maquinas hasta un lugar seguro donde eran forzadas para sustraer el dinero y tabaco que contenían.

Posteriormente, los integrantes de la red comenzaron a sustraer vehículos tanto para realizar alunizajes contra los establecimientos elegidos, como para transportar el material y efectos sustraídos. Habitualmente robaban estos vehículos en las explotaciones agrícolas donde en ocasiones trabajaban como temporeros algunos miembros de la organización, informó la Guardia Civil en una nota de prensa remitida el 4 de marzo.

Durante la comisión de los robos dos miembros del grupo realizaban labores de vigilancia. Y una vez cometido el delito, avisaban a otro componente, encargado de conducir el vehículo lanzadera con el fin de dar aviso de la posible presencia policial en el camino de regreso a sus domicilios. Como último escalón, la organización contaba con una red de receptadores que se valían de sus propios establecimientos hosteleros para vender al público el tabaco sustraído.

Otra de las características de este grupo era su gran movilidad y flexibilidad, a fin de dificultar su seguimiento y localización. Para ello realizaban “campañas de trabajo” periódicas tanto en Huelva, como en Sevilla, provincias a las que se desplazaban ocasionalmente con el objetivo de cometer estos hechos delictivos.