Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio
Permite que las gasolineras agrupen sus compras para lograr mejores precios de las operadoras

El Congreso aprueba la reforma de la Ley de Hidrocarburos

Revista Estaciones de servicio30/03/2015
foto
Congreso ok
Tal y como estaba previsto, la Comisión de Industria del Congreso aprobó el jueves 26 de marzo el proyecto de Ley de Hidrocarburos, que incluye la posibilidad de que las gasolineras se vendan entre sí carburantes, agrupen sus compras para obtener mejores precios por parte de las operadoras y fija en un 30% el volumen que cada compañía petrolífera podrá vender a nivel provincial a partir del 1 de julio de 2016. Puesto que la Comisión de Industria tiene competencia legislativa plena, el proyecto continuará su tramitación en el Senado.

El proyecto de Ley de modificación de la Ley de Hidrocarburos fue respaldado con los votos del Partido Popular y Unión del Pueblo Navarro, mientras que CiU y UpyD se abstuvieron. Votaron en contra el PSOE, la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y Coalición Canaria-Nueva Canarias (CC-NC).

El portavoz popular de Energía, Guillermo Mariscal, calificó esta reforma como “necesaria, eficaz, proporcional e imprescindible para salvaguardar el interés público” y subrayó la importancia de los cambios introducidos mediante enmiendas “muy ambiciosas” orientadas a “propiciar más competitividad” en la distribución minorista de carburantes con el objetivo de que acaben favoreciendo “bajadas de precio en la venta al público”.

Mariscal declaró que “la ley de 2013 no fue lo suficientemente productiva y queremos seguir profundizando en esta vía” y agregó que el “objeto último” de toda la norma es la “generación de riqueza y empleo”.

Durante su intervención en la ratificación de las ponencias presentadas por el PP y la aprobación de diversas modificaciones de la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del Sector de Hidrocarburos, Mariscal destacó que, vía enmiendas, se introduce una “mayor competitividad en la distribución minorista de gasolina y gasóleo, con objeto de facilitar la bajada del precio y éste se adapte al precio de mercado mundial de estas materias”.

El portavoz popular de Energía explicó que estas novedades se aplicarán mediante dos mecanismos: “por una parte, limitando el 30%, como hacía ya la Ley 11/2013, a la cuota de mercado, así ninguna provincia o isla, ningún operador podrá tener más del 30% del volumen total y, por otro lado, se evitará que se reorganicen las estaciones de servicios para conseguir superar ese 30%”. La diferencia en ese tope es que en la norma modificada el límite se fijaba en puntos de venta y ahora se establece por volumen de litros vendidos.

“Actualmente las grandes compañías son las únicas capaces de vender a las gasolineras y distribuidores y estos, a su vez, a los consumidores”, declaró el portavoz del PP, quien auguro que “romperemos esa línea y, por tanto, que entre gasolineras y distribuidoras se puedan vender y así conseguiremos aumentar la participación de actores en el mercado y posibilitaremos mayor capacidad de compra”. “Las gasolineras podrán juntarse, comprar, presionar y reducir así el precio al que ellos compran a los mayoristas”, declaró literalmente, tal y como informa el Partido Popular en una nota de prensa.

Rechazo socialista
Durante el debate de esta reforma, el portavoz socialista lamentó que “una vez más en la presente legislatura, el Grupo Popular haya rechazado todas y cada una de las enmiendas presentadas por el Grupo Socialista a este Proyecto de Ley”.

Por su parte, el portavoz adjunto de Energía, Román Ruiz, denunció que el ministro de Industria “ha desaprovechado una vez más la posibilidad de alcanzar un gran acuerdo para introducir mayor competencia en el mercado español de los carburantes”.

Ruiz auguró que en los próximos meses los organismos reguladores “volverán a decir que España continúa en la banda alta de los precios de los carburantes de automoción en estaciones de servicio antes de impuestos, y los consumidores, los transportes, los autónomos y los sectores industriales seguirán pagando un precio más elevado por los carburantes en este país”.

El diputado socialista afirmó que “ha quedado demostrado las medidas que hasta ahora ha llevado a cabo el PP no han servido para bajar los precios de los carburantes, tal como han demostrado los informes mensuales de la CNMC”.

Ruiz lamentó que esta ley entre en vigor en julio de 2016 y criticó el Gobierno “haya hecho un “corta y pega” en sus “autoenmiendas” de las medidas presentadas por el Grupo Socialista, como la que fija en un 30% la cuota de mercado por provincias de los operadores mayoristas, recogiendo la propuesta de que no se podrán renovar los contratos preexistentes actuales si se supera la cuota fijada” y recordó que la propuesta socialista proponía reducir esta cuota hasta el 25% y que no se pudieran renovar los contratos.