Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Atlas Copco, S.A.E. - Div. Técnicas de Construcción y Minería - Martillos neumáticos

Atlas Copco Cobra PROe y TTe

Rompedores de gasolina: gracias al mecanismo de percusión ofrecen una potencia con pérdidas mínimas en la punta de la herramienta

Foto de Rompedores de gasolina
Atlas Copco presenta la gama de rompedores de gasolina Cobra PROe y TTe de 2015. El exclusivo mecanismo de percusión ofrece una potencia con pérdidas mínimas en la punta de la herramienta, lo que se traduce en una energía de impacto de 60 julios (versión PRO) y 40 julios (versión TT). Ambas versiones se presentan con un tamaño adicional de buje de 25 x 108 mm. Este tamaño de buje reduce las dimensiones y peso de los Cobra con lo que se reduce aún más el nivel de vibraciones.

El Cobra PROe y Cobra TTe rediseñados ofrecen un nivel de vibraciones hasta un 10% inferior que el de los modelos anteriores. El uso de un rompedor de mano durante largos periodos de tiempo puede ser agotador para el operario. Pero gracias al sistema de protección de manos y brazos (HAPS) mejorado de Atlas Copco, pueden trabajar más tiempo sin sobrepasar los límites de exposición recomendados de los estándares de seguridad y salud.

Pueden funcionar con gasolina a base de alquilatos. La exposición del operario a los perniciosos gases de escape es notablemente inferior así como su impacto en el medio ambiente.

El Cobra PROe es ideal para trabajos de rotura, corte de asfalto e hincado de postes. Gracias a los 60 julios que ofrece en la punta de la herramienta, puede romper roca rica en sílice y hormigón reforzado.

El Cobra TTe ofrece la potencia óptima para el bateado de traviesas. Los 40 julios que ofrece el TTe en la punta de la herramienta son suficientes para empujar el balasto por debajo de las traviesas, y a la vez evitar su pulverización, según han podido confirmar clientes de la industria.

Al ofrecer más potencia y más variedad de tamaños, el martillo CobraTM de 2015 facilita aún más, tanto a trabajadores civiles como fuerzas de rescate, a realizar sus trabajos de construcción o salvar vidas, en cualquier situación.