Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
AF Steelcase integra tecnología, equipamiento y arquitectura a las prestaciones necesarias para un espacio ergonómico de alto rendimiento

Ergonomía y salud en el espacio de trabajo

AF Steelcase01/06/2011

1 de junio de 2011

La prevención de riesgos laborales es un tema de máxima actualidad y que siempre relacionamos de alguna forma con los sectores de la industria o de la construcción. Sin embargo, la salud laboral en las actividades relacionadas con el trabajo en el sector de oficina constituye una prioridad.
foto

Un 65% de la población laboral corresponde al sector servicios y, por lo tanto, trabaja en una oficina. Incluso, en la práctica, esta cifra es superior ya que en otros sectores como el de la construcción e industria, también se realizan actividades relacionadas con el trabajo de oficina.

El trabajo de oficina se caracteriza por pasar más de 8 horas realizando tareas en posturas sedentarias y con un enorme esfuerzo para el sistema nervioso central. El trabajo ante una pantalla de ordenador implica generalmente una postura contraída, lo que favorecerá la falta de confort y molestias en general. De ahí, la importancia que tiene el cuidado de la salud postural de los trabajadores. Para ello, algo que no se debe pasar por alto es la utilización de muebles ergonómicos en los puestos de trabajo.

El trabajo de oficina se caracteriza por pasar más de 8 horas realizando tareas en posturas sedentarias y con un enorme esfuerzo para el sistema nervioso central

Hay que tener en cuenta que en esta época, cada vez es más usual tener problemas de salud, o conocer a alguien que los tenga, originados por malas posturas repetitivas, visión inadecuada y estrés en el puesto de trabajo. Estudios recientes realizados en España revelan que el 55% de las personas que trabajan en oficinas o puestos similares, presentan problemas posturales y un 7% ya ha causado baja por este motivo. Las partes en las que aparecen molestias con mayor frecuencia son la zona del cuello y hombros (43%), los ojos (38%), la zona dorso-lumbar (46%) y la cabeza (16%).

foto

A este respecto, es importante indicar que, según este estudio, además de las molestias físicas que repercuten directamente sobre la salud del trabajador, hay que considerar también las consecuencias psicológicas derivadas de las malas posturas. Se puede afirmar con toda seguridad que si se descuida el confort en el lugar de trabajo la productividad de la empresa se verá reducida.

De hecho, el 67% de los trabajadores con problemas posturales atribuyen sus molestias a un mal diseño de su puesto y del espacio del mismo. Las principales quejas que los usuarios señalan cuando valoran negativamente algunos factores asociados a la ergonomía de su puesto de trabajo, son: el ambiente térmico (44%), la iluminación (37%), la acústica (33%), la privacidad (36%), la posibilidad de comunicación (20%), el plano de trabajo y la sillería (48%), el almacenaje (40%) y la distribución de espacios (38%).

Actualmente, la ergonomía del espacio de trabajo se plantea con un doble objetivo que no sólo se limita a condiciones de seguridad:

  1. Por una parte, se persigue la protección de la salud (confort físico).
  2. Por otro lado, se busca mejorar el grado de satisfacción del usuario cuya repercusión más directa será el aumento de la eficacia en sus tareas y el incremento de la productividad (confort psicológico).

Para gestionar correctamente los entornos de trabajo en las empresas, se debe contar con profesionales como los de AF Steelcase, que implantan y aplican las reglas elementales de ergonomía según la labor que las personas estén desempeñando y las características individuales de cada puesto. Para ello, se debe primero obtener la máxima información sobre el tipo de trabajo que desarrollan las personas. El diseño en función únicamente de la jerarquía resulta totalmente incompleto, ya que incluso dentro de un mismo rango se pueden desempeñar tareas muy diferentes. Las empresas deben obtener el asesoramiento adecuado para encontrar la solución más idónea para su organización.

Si se descuida el confort en el lugar de trabajo la productividad de la empresa se verá reducida
foto

Ergonomía de la posición sentada

Para AF Steelcase, analizar la ergonomía de la posición sentada es especialmente importante porque se pasan más de 8 años sin interrupción sentados en la oficina, o lo que es lo mismo, unas 80.000 horas, en una postura ‘antinatural’ para nuestro organismo.

Si, además, se añade a este cálculo todas las situaciones en la vida cotidiana en las que también se está sentado, se puede afirmar que se pasa más de la mitad de la vida en posición sentada. De allí las consecuencias directas que tiene en la propia salud.

El dolor de espalda constituye la segunda causa de absentismo y la primera causa de incapacidad laboral para los menores de 45 años. Y, no se puede olvidar que el absentismo siempre va a suponer un coste extra en la empresa. De hecho, el gasto mínimo de una baja por empleado es de aproximadamente 70 euros por 3 días laborales, a lo que habría que añadir los complementos y las subidas anuales del IPC.

Cuando se analiza una silla, es especialmente importante tener en cuenta sus formas curvas, su nivel de adaptabilidad, de flexibilidad y de dinamismo, ya que deben responder a las necesidades de las personas y, ante todo, de las actividades que llevan a cabo en su día a día. Pero el confort físico no es suficiente para sentirse realmente bien, hay otros elementos que pueden influir positivamente en el bienestar del usuario dentro de su entorno de trabajo, como el confort visual que transmite la silla, la sencillez de uso y las posibilidades de personalización.

foto

Necesidades del usuario

Hoy en día, 4 de cada 5 personas utilizan ordenador, y a pesar de ello, la mayoría de los puestos de trabajo no están adaptados a las necesidades del usuario. Pasar largas horas introduciendo datos en un ordenador, con un teclado o una pantalla mal posicionados provoca fatiga visual, dolores y tensiones en nuca, cabeza, hombros, manos y muñecas.

He aquí algunas recomendaciones a tener en cuenta si se quiere hacer el trabajo más cómodo a los empleados:

  • Distancia ojo-pantalla: para evitar la fatiga ocular, la distancia entre la pantalla y los ojos del usuario debe ser de entre 50 a 70 centímetros.
  • Ángulo ojo-pantalla: para evitar dolores en la nuca y visualizar toda la pantalla del ordenador. Lo ideal es que lo alto del monitor se encuentre por debajo o justo al mismo nivel que los ojos del usuario.
  • Posición documentos: para evitar movimientos repetitivos inútiles los documentos deben encontrarse en el mismo campo visual que la pantalla.
  • Posición de las manos y de los brazos: para evitar dolores en las manos y las muñecas, los antebrazos deben colocarse paralelos al suelo, con muñecas y palmas de las manos en posición horizontal.
  • Planos angulares: diagonal, apoyo de los brazos del usuario en la mesa.
  • Soportes de pantalla: normal o plana, permiten ajustar la altura y la distancia del ordenador.
  • Soportes de unidad central: permiten liberar el espacio de trabajo y posicionar correctamente la altura de la pantalla.
  • Soportes teclado y reposamanos.
  • Reposapies.
  • Soportes documentos para introducción datos.
foto

Luz y colores

La vista es el sentido que más trabaja en el ser humano. Entre el 80 y el 85% de las informaciones que se reciben llegan a través de los ojos. Y puesto que lo que está en juego es el mayor o menor esfuerzo ocular del trabajador, los espacios de trabajo deben ser iluminados pensando en las necesidades de los usuarios y en las funciones que realizan. Para evitar los problemas de fatiga visual, se debe evitar al máximo los contrastes fuertes entre superficies de color.

A la hora de aplicar el color en los entornos de trabajo, existen muchos criterios a tener en cuenta. Elegir el color adecuado para un espacio de trabajo significa mucho más que elegir el color para pintar una pared, un color de moqueta o la tela de una silla. El color ejerce un efecto sobre el ser humano y sus sensaciones y por ello debe ser utilizado de forma inteligente:

  • En espacios pequeños, puede agrandar.
  • En ambientes estresantes, puede relajar.
  • En ambientes aburridos, puede estimular.

Pero la percepción de estos colores varía en función de la iluminación, incandescente, fluorescente o natural. La iluminación adecuada es la que permite al usuario trabajar con el mínimo esfuerzo ocular, produciéndole un mayor bienestar tanto físico como psicológico.

En efecto, los criterios funcionales deben imperar sobre los puramente estéticos y no se debe buscar la mejor solución para el entorno, sino para favorecer el trabajo saludable y eficaz de las personas que estarán sometidas a esa iluminación 8 o más horas diarias. Se trata de crear un entorno de trabajo armonioso para el usuario, combinando colores, texturas y materiales, y adaptándolo a las actividades que se lleven a cabo.

foto

Acústica

El trabajo en la oficina se caracteriza porque las actividades realizadas requieren un mayor nivel de concentración mental en relación a otras actividades. Las tareas realizadas en la oficina, requieren un nivel de concentración que se sitúa entre el 60 y el 100%. Es fundamental crear puestos de trabajo donde sea posible aislarse, tanto a nivel acústico como visual, de esa manera prestaremos más atención a nuestras funciones. Esto toma especial relevancia en un ‘contact center’, donde el control del ruido es importante porque el agente atenderá mejor al cliente que llama si nada o nadie le molesta, pero también porque el cliente percibirá una mayor sensación de seriedad e implicación si no está escuchando ruidos de fondo que le impidan la conversación.

Una persona consume hasta un 20% de su energía para concentrarse en un ambiente ruidoso. Todo sonido que molesta es ruido. Los entornos ruidosos provocan pérdida de concentración, de información y confidencialidad e incrementa los errores, la sensación de estrés, la agresividad y absentismo. Un espacio de trabajo ideal sería aquel en el que confidencialidad, inteligibilidad y ruido ambiente (35 a 45 decibelios) estuvieran equilibrados en función de las actividades y necesidades de cada usuario.

Climatización

Cuando se está a gusto en una sala, no se presta atención a su temperatura, pero si ésta es demasiado alta, o demasiado baja, entonces comenzaremos a tenerla en cuenta. La sensación de confort depende de 4 factores: la temperatura del aire y de las superficies adyacentes, el grado de humedad del aire y su velocidad. La temperatura de confort es de 20 a 22º en invierno y de 22 a 25 en verano.
foto

Tecnología

AF Steelcase considera que la integración de tecnología, equipamiento y arquitectura es esencial para lograr la flexibilidad y las prestaciones necesarias para un espacio ergonómico de alto rendimiento. A pesar de la incipiente implantación de entornos wireless, la proliferación de aparatos móviles ‘DC’ que necesitan recargar sus baterías desde una fuente ‘AC’, exige que éstas se encuentren próximas y fácilmente accesibles a los usuarios.

Así mismo es fundamental la cumplimentación de la normativa internacional en materia de seguridad, la previsión de capacidad para gran densidad de cableado y, en particular, el cómodo acceso a los equipos de instaladores y mantenimiento para facilitar las frecuentes reconfiguraciones y adaptaciones que los cambios de tecnología pueda requerir.

Formación del usuario

Tan importante como detectar los problemas que pueden surgir en el puesto de trabajo debido a las malas posturas y dar soluciones ergonómicas, es que, después, el empleado reciba la formación correspondiente de cómo utilizar los equipos, particularmente su silla de trabajo, así como el conjunto del espacio concebido ergonómicamente, a fin de que obtenga el máximo confort, salud y bienestar.

foto