Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Permiten ocultar todo el sistema de cableado necesario para el trabajo diario en la oficina

Suelos técnicos: ¿Qué hay bajo la ‘alfombra’?

Fuente: Ofimam Mamparas24/03/2010

24 de marzo de 2010

La gran cantidad de conexiones y aparatos electrónicos utilizados en el día a día del trabajo en la oficina moderna han puesto de relieve la necesidad de contar con una solución ante tanto cable. El suelo técnico es una de ellas: diseñado especialmente para alojar y ‘esconder’ todo el cableado permite, además, optimizar el espacio de la oficina y facilitar la movilidad en ella.

Entre ellos se encuentra el suelo técnico de Ofimam Mamparas, un pavimento elevado formado por baldosas de acero con núcleo de cemento y dimensiones de 600 x 600 milímetros. Se trata de baldosas que se apoyan sobre pedestales metálicos fijados al suelo original y regulables en altura. Dichas baldosas están formadas por una estructura de acero compuesta por una chapa superior plana y una inferior, embutida, configurada por alvéolos múltiples.

Este suelo técnico aporta ventajas de sobras conocidas como la capacidad de ocultar las instalaciones —ya sean eléctricas, de climatización, etc.—, facilitar el acceso a estas instalaciones para posibles reparaciones o el mantenimiento, mejorar el planteamiento y diseño interior de la oficina además de permitir posibles modificaciones de la distribución. Además, este tipo de suelos permite unificar alturas entre suelos de obras a diferentes cotas.

foto
Colocación del suelo técnico, con el espacio suficiente para albergar las instalaciones necesarias.

Sin embargo, existen otras ventajas quizá no tan conocidas pero más importantes si cabe:

  • Es sólido: las baldosas de Ofimam disponen de una rigidez, que les hace capaces de soportar en cualquier zona de la baldosa cargas pesadas, tanto dinámicas como estáticas.
  • Estabilidad lateral: una de las principales ventajas de estos suelos es su ‘posicionamiento positivo’ que, mediante unas puntas de anclaje existentes en los pedestales garantiza la posición de la baldosa e impide desplazamientos laterales de la misma, aún en el caso de que la fila contigua de baldosas haya sido totalmente desmontada.
  • Silencio: la densidad de los materiales empleados, el peso de las baldosas y el buen ajuste entre sus componentes consiguen que la utilización de este suelo sea tan silenciosa como un suelo de obra de hormigón.
  • Estabilidad dimensional: las baldosas son intercambiables en cualquier circunstancia gracias a la estabilidad de los materiales empleados. Pueden sustituirse unas por otras independientemente de la humedad y la temperatura en la que trabajen.
  • Posibilidad de acceso a la obra sin que esté cerrada: la calidad y resistencia de los materiales empleados permite acceder a una obra sin necesidad de que todos los cerramientos se hayan completado.
  • Variedad de producto: están disponibles entres tipos de baldosas (unifix, freelay y stringered) y cada una de ellas puede fabricarse, a su vez, en tres niveles de resistencia (medium, heavy y extra-heavy).

Máxima variedad para oficinas

Ofimam Mamparas ofrece una carta estándar de 34 revestimientos: serie de capas de material fibroso impregnadas de resinas termoestables y unidas por calor y presión.

  • 9 PVC: Compuesto de resinas vinílicas, plastificantes, estabilizantes, cargas inertes y pigmentos de colores.
  • 9 Linoleums: Material fabricado con substancias naturales como el aceite de linaza, resinas naturales, colorantes, pigmentos naturales, corcho, harina de madera y yute natural. Es un producto ecológico, no tóxico y antibacteriológico.
  • 4 Cauchos: Producto compuesto de caucho industrial y natural, materiales minerales de relleno y pigmentos colorantes.
  • 3 Maderas: Material compuesto por un núcleo fenólico, aplacado de madera y acabado en resinas polimerizadas en caliente.
foto
Revestimientos disponibles para los suelos Ofimam.