Posicionamos su web SEO / SEM
Suministro de una importante flota de vehículos de recogida caracterizados por incorporar la más moderna tecnología

Sant Cugat del Vallés invierte en futuro gracias a Geesinknorba

Redacción Interempresas02/04/2012

2 de abril de 2012

El municipio barcelonés de Sant Cugat del Vallés cuenta con una población cercana a los 86.000 habitantes, por lo que la gestión de sus basuras supone un reto muy importante. La ciudad necesita equipamientos con las últimas especificaciones que puedan ajustarse perfectamente a su avanzado sistema de gestión de residuos, un sistema que ha sido diseñado para mejorar la vida de los residentes y turistas que habitan la ciudad durante todo el año. Los equipos Geesinknorba permiten cumplir con estas necesidades.

En 2011, Sant Cugat del Vallés concedió un contrato de 10 años de duración para la recogida de basuras al contratista privado Valoriza Servicios Medioambientales. Este acuerdo incluía el desarrollo, en colaboración con el propio ayuntamiento, de tres nuevos métodos de recogida de basuras así como su posterior reciclaje: utilización de unidades de carga lateral, empleo de sistemas de contenedores subterráneos, y, en algunas áreas residenciales, la recogida especial de bolsas de basura y de elementos reciclables.

foto
Sant Cugat del Vallés ha demostrado su plena confianza en los sistemas de carga lateral.

La recogida se realiza siguiendo una división geográfica prestablecida de la ciudad, por áreas, por lo que las diferentes modalidades de trabajo son completadas simultáneamente.

Para poder efectuar estas tareas, el ayuntamiento de Sant Cugat del Vallés ha realizado una notable inversión en equipamiento Geesinknorba España, una elección en la que ha jugado un papel fundamental la fiabilidad de estos productos así como los reducidos gastos en mantenimiento que demuestran a lo largo de toda su vida útil. Hasta ahora, para la recogida de las basuras se habían empleado principalmente en la ciudad equipos de carga trasera, si bien es cierto que ya se contaba con alguna versión de carga lateral. Pero desde el ayuntamiento se ha querido fomentar aún más esta segunda fórmula, de servicio de carga lateral, por varias razones: se puede trabajar con contenedores de varios tamaños, lo que permite cumplir con los diversos requerimientos estéticos de residentes y turistas; y se obtienen significativos ahorros en los costes laborales al requerir únicamente un conductor, mientras que en el sistema de carga trasera se necesita, además de un conductor, hasta dos operarios subidos en la parte trasera.

En el caso de Sant Cugat del Vallés, las basuras se recogen seis días a la semana, pudiendo por ejemplo un vehículo de carga lateral recoger los residuos por la noche y a primeras horas del día, mientras que los equipos que trabajan con elementos reciclables pueden hacerlo a lo largo del día.

Sant Cugat es el primer municipio de Europa que adquiere cinco vehículos eléctricos de carga lateral fabricados por AMS

Vehículos eléctricos

Sant Cugat es el primer municipio de Europa que adquiere cinco vehículos eléctricos de carga lateral fabricados por AMS, operación que ha realizado a través del distribuidor español Geesinknorba España. Las especificaciones de los nuevos equipos incluyen cuatro unidades eléctricas CL1 de 22 m3 de capacidad y otra CL1 de 27 m3 de capacidad. Ambas versiones pueden vaciar contenedores estáticos desde 2.200 hasta 3.200 litros de capacidad así como trabajar con todo tipo de residuos. Los brazos de elevación se muestran muy flexibles a la hora de subir los dos tipos de contenedores utilizados.

La principal razón para seleccionar estas unidades eléctricas reside en la larga relación que mantiene el municipio de Sant Cugat con Geesinknorba España, así como por la reconocida fiabilidad de los productos AMS, que ya han demostrado altos niveles de rendimiento en otras localidades españolas. Otra razón la encontramos en que el ayuntamiento quería realizar las recogidas tanto de día como de noche, por lo que era esencial contar con vehículos que ofrezcan bajos niveles de ruidos. Finalmente, como otra razón técnica, la energía cinética producida por el sistema de frenado de estos vehículos es empleada parcialmente para proporcionar la electricidad necesaria para los mecanismos de elevación del contenedor, para el equipamiento de compactación y para otras funciones mecánicas del vehículo AMS, lo que favorece la reducción de la huella de carbono.

Además de las cinco unidades eléctricas AMS CL1, Sant Cugat ha incorporado dos versiones operadas hidráulicamente. Son del tipo CL1-N y han sido suministradas en dos tamaños, de 17 y de 22 m3 de capacidad. Ambas tienen la capacidad de elevar y vaciar contenedores de 2.200 y 3.300 litros.

Todas estas nuevas unidades AMS de carga lateral han sido montadas en camiones Renault Premium 4x2 de 18 toneladas y 6x2 de 26 toneladas. Los chasis cuentan con motores de 310 y 340 HP y, para reducir la fatiga de los operadores, se han equipado con la transmisión automática Serie 3000 de Allison. Esto también reduce los costes operativos durante las paradas y arranques de las operaciones. Otra incorporación a los vehículos de carga lateral es un sistema de pesaje que ayuda a mantener la carga en los valores legales y a calcular el material recogido. Las unidades AMS CL1-N trabajan a 900 rpm, lo que favorece el ahorro de combustible y la reducción de emisiones.

foto
Los sistemas de carga lateral favorecen un notable ahorro de costes laborales al requerir un único conductor.

Alta flexibilidad

Las nuevas unidades AMS recogen los residuos orgánicos y el vidrio en contenedores de 2.200 litros, mientras que la basura residual, el plástico, el papel y el cartón reciclable son almacenados en depósitos de 3.200 litros. Estos contenedores son ubicados en puntos de recogida comunitarios instalados en el centro de la ciudad y en áreas residenciales y suburbanas. Todos los contenedores tienen una palanca manual de apertura en la parte inferior para ayudar a personas mayores o discapacitadas. Los ciudadanos pueden fácilmente depositar sus basuras y separar los materiales reciclables.

Cada vehículo de carga lateral de AMS cuenta con un sistema de compactación variable, lo que reduce la fragmentación del vidrio durante el proceso de recogida y ayuda a mantener su calidad para el proceso de tratamiento. Este sistema puede ser también empleado en la recogida de residuos orgánicos, por lo que los lixiviados no son producidos durante el proceso de compactación, y se favorece el compostaje del material.

Además de la adquisición de estos siete vehículos de carga lateral, Geesinknorba España también ha suministrado ocho equipos de recogida con otras especificaciones. Para hacer frente al mayor uso de sistemas de carga lateral, Sant Cugat ha incorporado tres vehículos de recogida fraccionada Geesinknorba MF300 con una división 70/30. Dos de estas unidades corresponden al modelo 13H25 de 13 m3 de capacidad, montados en chasis Renault Premium de dos ejes y 18 toneladas de PMA. Este chasis incorpora un motor de 310 HP y transmisión Allison. El modelo mayor MF300 es un 22H25 de 22 m3 de capacidad montado también en un chasis Renault Premium de 26 t de PMA, con motor de 310 HP y transmisión Allison.

Todas las unidades MF300 incorporan el sistema de elevación de contenedor Geesinknorba L200 que puede vaciar contenedores de 80 a 360 litros en un 30% de la estructura y de 80 a 1.100 litros en el 70% restante. Las unidades fraccionadas facilitan así la clasificación de las basuras para su posterior tratamiento.

Contenedores subterráneos

Sant Cugat ha invertido también en un nuevo sistema de contenedores subterráneos, empleando para ello versiones de 3, 4 y 5 m3. Para su vaciado el ayuntamiento ha incorporado tres unidades Geesinknorba GPM III KT1 18L25 (18 m3) montadas en Renault Premium 6x2 de 26 t de PMA, con transmisión Allison. Los equipos incorporan una grúa de 18 t de carga de seguridad para permitir al operador elevar los contenedores y descargar sus contenidos en la tolva de la unidad de recogida KT1. El sistema subterráneo emplea un sencillo sistema de apertura para los tres tipos de instalaciones empleados: basura orgánica y vidrio en contenedor de 3 m3, basura residual en contenedor de 4 m3, y plásticos, papel y cartón en contenedor de 5 m3. Los ciudadanos depositan su basura en los dispositivos instalados a nivel de suelo en la calle, y allí cae a los contenedores instalados en su base. Una vez que el vehículo de recogida KT1 llega, el conductor y el operador abren eléctricamente los dispositivos de recogida, suben los contenedores a nivel de calle y descargan el material en la tolva KT1 usando la grúa montada en el camión. Cuando los contenedores están vacíos, se vuelven a dejar en sus lugares respectivos y se cierran los dispositivos para que los residentes puedan depositar allí sus basuras.

Tanto las unidades Geesinknorba KT1 como las MF300 cuentan con el sistema Smartpack, que favorece ahorros de combustible del 20% cuando los equipos están operativos, así como significativas reducciones de las emisiones de ruido y gases.

Finalmente, Geesinknorba ha entregado dos vehículos de recogida 5000 Compacto, de 10 m3 de capacidad, suministrados por AMS y montados en chasis hidrostático Dulevo de 13 t de PMA. Cuentan con cuerpo sellado de una sola pieza y pueden recoger una gran variedad de basuras: residuales, reciclables y orgánicas. Gracias a su construcción en una sola pieza, cuando son empleados para la recogida de material orgánico, retienen todos los lixiviados producidos en el proceso de compactación. El Compacto cuenta con un ratio de compactación de 5.1 y tiene un elevador que puede manipular contenedores de 80 a 1.100 litros de capacidad. Estas unidades son empleadas en Sant Cugat para recoger material residual y orgánico, papel y cartón, plástico y vidrio del centro de la ciudad, donde el acceso es restringido para grandes vehículos de recogida. El servicio es gestionado con un conductor y un operario.

foto
Sant Cugat del Vallés sigue trabajando en proporcionar a sus ciudadanos soluciones sostenibles.
Los 15 vehículos de recogida han sido suministrados con sistema GPS de MOBA, proporcionando datos sobre el posicionamiento geográfico

Telegestión de los equipos

Los 15 vehículos de recogida han sido suministrados con sistema GPS de MOBA, proporcionando datos sobre el posicionamiento geográfico que permiten saber dónde están trabajando cada uno de estos equipos en tiempo real. Estos datos pueden ser reproducidos en mapas con las rutas de recogida para una mejor gestión del servicio y para cubrir fácilmente bajas del conductor habitual en una determinada zona.

Con la entrega de los nuevos equipos, tanto Geesinknorba como AMS han proporcionado durante una semana una intensa formación tanto a los equipos de gestión como a los operadores para aprovechar al máximo las ventajas de estos equipos.

La mayoría de los vehículos de recogida realizan dos cargas diariamente y llevan el material a la sede de Ecoparc en Montcada. Cuando llegan los equipos a estas instalaciones, son pesados en una báscula computerizada que graba todos los registros. Los vehículos se dirigen al pabellón de descarga donde depositan el material en los bunkers de almacenamiento, uno para material residual y otro para material orgánico. Una grúa con dispositivo de agarre, tipo pulpo, eleva el material y lo deposita en las correspondientes líneas de tratamiento.

El material residual es clasificado manualmente usando un sistema de transporte, y el material reciclable es separado en sus respectivas tipologías para transportarlo a las instalaciones correspondientes de procesamiento.

La parte orgánica entra en una serie de túneles de compostaje donde es sometida a un proceso biológico y convertida en compost. Los materiales no reciclables son juntados y transportados a plantas municipales de incineración, ubicadas en Barcelona, Mataró y Tarragona, para ser reconvertidos en energía.

El material orgánico es transferido desde las zonas de almacenaje y entra en una instalación de digestión anaeróbica para obtener material que luego será empleado en el sector agrícola. El metano obtenido durante el proceso de digestión, es utilizado para la generación de electricidad. Por su parte, el material reciclable de Ecoparc es descargado en varios depósitos para ser empleados en plantas de procesamiento.

Una vez que todos los vehículos han sido vaciados regresan a la báscula para recoger su ticket operativo, que refleja su carga neta y su PMA, para posteriormente dejar las instalaciones y continuar con sus rutas.

En resumen, Sant Cugat cuenta ya con la más moderna flota de vehículos de recogida de basuras disponible en el mercado. Con emisiones reducidas, considerables ahorros de combustible y reducidos costes laborables, el nuevo parque de vehículos proporcionará un sistema de recogida sostenible a este municipio barcelonés durante los próximos años.

Empresas o entidades relacionadas

Geesink B.V. Sucursal en España

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS