Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Seguridad en nuestros parques infantiles

Gestión del mantenimiento de las áreas de juego

Encarna Alemañ, técnico en Seguridad Infantil. Aiju Centro Tecnológico 05/09/2011

5 de septiembre de 2011

Un parque infantil supone para un niño una invitación a la diversión y un lugar donde dar rienda suelta a su imaginación a través de las múltiples atracciones y equipamientos de juego que se instalan en éste. En el juego, puede que la exposición a cierto grado de riesgo sea ventajosa, porque satisface una necesidad humana básica y proporciona al niño la posibilidad de aprender sobre los riesgos y sus consecuencias en un entorno controlado.
foto

Para evitarlo, entre otras muchas cosas que aún quedan por realizar, debemos crear un entorno infantil donde los niños se desarrollen y convivan en unas condiciones óptimas de seguridad, evitando en primer lugar accidentes que produzcan incapacitación u otras consecuencias fatales, y en segundo lugar, reducir las consecuencias graves derivadas de los posibles contratiempos que inevitablemente se producirán por el afán de los niños de aumentar su nivel de competencia, ya sea social, intelectual o físicamente.

El equipamiento de juego debe intentar mantener el equilibrio entre la necesidad de ofrecer riesgo y la necesidad de proteger a los niños de lesiones graves.

Desde el 1 de enero de 1998, el equipamiento para parques infantiles debe cumplir nuevas normas. Se trata de normas de gran alcance, revisadas y actualizadas en 2008.

Las disposiciones de estas normas no pretenden limitar la contribución que tiene el equipamiento para parques infantiles en el desarrollo de los niños, ni tampoco el juego, que es positivo desde el punto de vista educativo. La presente normativa europea establece una serie de exigencias en materia de seguridad para minimizar daños causados por accidentes en las áreas de juego infantil, recogiendo requisitos que deben cumplir los equipamientos de juego (columpios, toboganes, carruseles, tirolinas, balancines, redes tridimensionales y equipos totalmente cerrados) y los materiales utilizados, las dimensiones de los huecos y espacios libres, las distancias y alturas de seguridad, protección contra las caídas y enganchones de ropa y pelo, etc. Además, hacen referencia a los grosores de recubrimiento (arena, gravilla, …) de las áreas de juego, a los requisitos de instalación, las distancias libres de obstáculos y el mantenimiento posterior del área de juego. Sin embargo, esta normativa no es de obligado cumplimiento y sólo en Francia la aplica en la actualidad. Se trata, más bien, de recomendaciones técnicas de carácter no obligatorio; y para ser vinculantes necesitan de una Directiva Europea o de una ley nacional.

En España, las autoridades han determinado que sea de libre aplicación, lo que provoca un gran vacío legal; ya que sólo las Autonomías de Andalucía y Galicia cuentan con una normativa específica, las cuales son obligatorias en el marco de sus propias comunidades, y en otros casos son los Ayuntamientos quienes mediante ordenanza intentan regular esta materia.

El objetivo de estas normas es, ante todo, evitar accidentes y reducir la posibilidad de que se deriven consecuencias graves que inevitablemente se produce cuando los niños tratan de aumentar su nivel de competencia, ya sea social, intelectual o física.

foto

Punto clave: inspección y mantenimiento

Los aspectos más importantes y piezas clave para minimizar riesgos en las áreas de juego son la realización de una buena instalación de los equipamientos de juego, un adecuado mantenimiento y unas inspecciones periódicas. Esto es un factor que muchas veces deja que desear, ya que cualquier ciudadano puede comprobar que todavía el mantenimiento y estado de conservación de muchos parques infantiles es manifiestamente mejorable. Pintadas, desperdicios y elementos arrancados, rotos o quemados se han convertido en habituales de algunas zonas de juego infantil que no invitan precisamente a su uso.

Pero por encima de la limpieza y el aspecto visual, la preocupación de los propietarios y usuarios, debería enfocarse a la seguridad que estas zonas de juego ofrecen a los más pequeños. Dada la dificultad de controlar el comportamiento y mal uso de los equipamientos por parte de los usuarios, los accidentes pueden minimizarse a través del cumplimiento con la normativa vigente. Una buena gestión del área de juego, junto con un seguimiento continuo de incidencias, mantenimiento e inspecciones, nos puede llegar asegurar que cualquier accidente producido no tendrá consecuencias graves.

Con el fin de evitar accidentes no previsibles por parte de los usuarios, se debe establecer un procedimiento para las revisiones adecuadas de cada equipamiento y área de juego, incluyendo los elementos complementarios (por ejemplo, puertas, vallas y superficies), y teniendo siempre en cuenta las instrucciones del fabricante de los diferentes juegos, así como las condiciones locales que puedan influir en la periodicidad de las inspecciones necesarias.

foto

Es por ello, y para facilitar parte de este trabajo al gestor municipal, Aiju, entidad acreditada por Enac para llevar a cabo inspecciones en áreas de juego y con más de 25 años dedicado a la seguridad infantil, ha desarrollado una herramienta que facilita la gestión del mantenimiento del parque permitiendo potenciar y valorizar las instalaciones con las que cuenta el recinto, asegurando un correcto funcionamiento y uso, además de optimizar su gestión y el tiempo de dedicación.

La aplicación ‘Seguridad controlada’ es una herramienta informática que facilita la gestión eficiente de las áreas de juego. La labor no termina cuando se instala una novedosa área de juego cumpliendo todas las especificaciones de seguridad. De hecho, a partir de este momento, es la labor de mantenimiento la que adquiere el relevo fundamental para alargar la vida del área y que sirva para el juego seguro de nuestros niños.

El gestor municipal necesita contar con herramientas que le permitan evaluar la seguridad, pero también para hacer el seguimiento y controlar las actuaciones de manera que pueda adaptar el control que se requiera.

Su informatización permite tener un registro detallado de las inspecciones y de las incidencias y actuaciones sobre cada equipamiento y área. Estos datos analizados permiten analizar, además, las necesidades específicas para cada área de juego o equipamiento. Puede que existan zonas que por un uso indebido, por el uso excesivo y por el lugar donde se encuentre instalado necesiten mayor mantenimiento de limpieza, arreglos, etc.

La información en soporte informático, nos permite incluir desde su guía para la instalación, incidencias, fotografías, tenerla relacionada con las indicaciones de mantenimiento de los fabricantes así como relacionado con el catálogo de suministradores de los juegos. ‘Seguridad controlada’ es una herramienta que ordena y explota la información teniendo en cuenta la normativa UNE de aplicación.

En resumen, el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación TIC son herramientas clave para la adquisición, almacenamiento y gestión de toda la información referente a las áreas de juego y poder así llevar a cabo un adecuado control sobre ellas.

Empresas o entidades relacionadas

Instituto Tecnológico del Juguete

TOP PRODUCTS

SIMEC

Detector de infracciones GP

SIMEC

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS