Posicionamos su web SEO / SEM
Siresa, empresa perteneciente al Grupo Tersa, trabaja en el área de la gestión y el tratamiento de residuos municipales

La gestión de los residuos municipales en la ciudad de Barcelona

Departamento de Educación y Comunicación de Siresa (Grupo Tersa)26/04/2011

26 de abril de 2011

Vivimos en una sociedad principalmente orientada al consumo y somos poco conscientes de la complejidad que supone la gran cantidad de residuos que generamos actualmente y su necesaria gestión posterior. En los últimos veinte años, los residuos municipales han experimentado un aumento significativo debido, en parte, al aumento en el consumo de productos de un solo uso y al incremento de envases y embalajes. Un incremento reflejado no sólo en la cantidad, sino también en la variedad de materiales que desechamos. Unos materiales, por otra parte, recuperables mediante la recogida selectiva y el tratamiento posterior.

Actualmente, la generación per cápita en Barcelona tiende a estabilizarse e incluso, como está pasando en la mayoría de municipios como consecuencia de la coyuntura económica, ha disminuido en los últimos dos años. En el año 2010 cada ciudadano generó 1,42 kilos de residuos diarios(*).

foto
Así llegamos a la conclusión más importante respecto a los residuos: “El mejor residuo es aquel que no se genera”. Debemos reducir no sólo la cantidad de residuos que generamos sino también su carga contaminante, con acciones tan sencillas como utilizar productos reutilizables (como bolsas de tela) o productos con composiciones menos agresivas para el medio ambiente (por ejemplo, biodegradables).

En este sentido, Barcelona ha avanzado mucho en estos últimos años, gracias al esfuerzo común del Ayuntamiento y la ciudadanía. También el mensaje de la necesidad de recuperar los residuos para reducir su impacto sobre el medio ambiente, además de ahorrar energía y materias primas, se ha ido incorporando en la conciencia colectiva de la ciudad.

Con el fin de dirigir la gestión de los residuos hacia la prevención, la reutilización y el reciclaje, las Administraciones Públicas regulan la gestión de los residuos mediante directrices, leyes y ordenanzas de obligado cumplimiento para sus ciudadanos.

Normativa aplicable a la gestión de residuos en la ciudad de Barcelona

Las principales normativas de ámbito territorial estatal, autonómico y local que regulan la gestión de residuos en la ciudad de Barcelona son las siguientes:

Ámbito estatal: Ley de Residuos y Suelos Contaminados (actualiza y mejora el régimen previsto de la ley 10/1998)

Revisa el marco jurídico de la producción y gestión de los residuos en España adaptándolo a la directiva marco de residuos de la UE, un avance hacia un modelo de gestión más sostenible en consonancia con las políticas europeas, al tiempo que incorpora instrumentos necesarios para reducir la cantidad, la peligrosidad y los impactos de los residuos.

Ley 11/1997, 24 de abril LERE, ‘Ley de Envases y Residuos de Envases’

Ley estatal 11/1997, proveniente de la Directiva Europea 94/62/CE relativa a los envases y residuos de envases. El objetivo de esta ley es reducir el impacto medioambiental de los envases y sus residuos y establecer sistemas de gestión de los residuos de envases.

Un punto importante de la Ley 11/1997 es la obligación de los envasadores y comerciantes de productos envasados a adherirse a un sistema de gestión de sus residuos mediante una de las siguientes opciones:

  • Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (DDR).
  • Sistemas Integrados de Gestión de Residuos de Envases y de Envases usados (SIG).

A nivel estatal se crearon dos SIG con el objetivo de hacer frente a las obligaciones de la LERE en referencia a los envases domésticos: Ecoembes, que se dedica a la gestión de los envases de papel/cartón, plásticos y metales y Ecovidrio, que está dedicado exclusivamente a la gestión de los envases de vidrio.

Los envases de las empresas vinculadas a Ecoembes y Ecovidrio llevan el distintivo Punto Verde.

Este logotipo tiene como objetivo informar al consumidor de que el envase cumple las obligaciones legales de la LERE, permitiendo a los SIG cumplir sus objetivos globales de valorización y/o reciclaje.

foto
Foto: Ecoembes.

Ámbito autonómico: Decret Legislatiu 1/2009, de 21 de juliol, pel qual s’aprova el Text refós de la Llei reguladora dels residus

Este decreto legislativo recoge la Ley 6/1993 y las modificaciones Ley 15/2003 y Ley 9/2008 así como la Ley 11/2000 reguladora de la incineración de residuos y tiene por objeto la regulación de la gestión de los residuos que se generan en Cataluña, y los que se gestionan en su ámbito territorial. Los puntos más importantes se exponen a continuación:

Define que una política eficiente de los entes locales en referencia a la gestión de los residuos municipales tiene que promover, en el siguiente orden de prioridad:

  • La reducción en la generación de residuos municipales, tanto en cantidad como en peligrosidad para el medio.
  • La valorización y comercialización de materiales aprovechables mediante sistemas de recogida selectiva, que faciliten la posterior recuperación, reutilización y reciclaje de los residuos.

Y expone las obligaciones de los productores y poseedores de residuos:

  • Garantizar que los residuos que generen o posean sean gestionados de acuerdo con las prescripciones de esta ley.
  • “Selección en origen de las fracciones aprovechables y presentación en la calle según marque el sistema implantado para cada fracción según el municipio”.
  • Hacerse cargo de los costes de las operaciones de gestión de los residuos que se generen.
  • Facilitar a la Administración la información, la inspección, la toma de muestras y la supervisión que crea conveniente para asegurar el cumplimiento de la ley.

Ámbito municipal: Ordenança General del Medi Ambient Urbà de Barcelona (títol VI)

Tiene como objetivo regular las condiciones en que se gestionan los residuos municipales (tanto comerciales como domiciliarios) generados en la ciudad de Barcelona; especificando también, horarios, frecuencias y presentación de los residuos en la calle.

Separación en origen de los residuos

Siguiendo con las directrices de las leyes mencionadas anteriormente, las fracciones de residuos que se tienen que separar en origen son las siguientes:

  • FORM (fracción orgánica de los residuos municipales): restos de comida (verdura, fruta, pescado, carne, comida en mal estado, posos de café e infusiones, cáscaras de frutos secos, mariscos y huevos), tapones de corcho, servilletas de papel blanco y restos de flores y plantas.
  • Envases ligeros: envases de plástico (botellas, tarrinas, bolsas...), latas de conservas y refrescos, brics, papel de aluminio, plástico film, bandejas de porexpan, tapones, etc. (envases con el Punto Verde de Ecoembes).
  • Papel y cartón: todo tipo de cajas de cartón, envases de papel, periódicos, revistas, papeles de envolver productos y publicidad.
  • Vidrio: botellas y botes de vidrio (envases con el Punto Verde de Ecovidrio).
  • Rechazo: residuos que no se pueden recuperar, reutilizar o reciclar: colillas, polvo de barrer, embalajes y papeles sucios, restos de cerámica, artículos de cuero y todo lo que no se pueda aprovechar o no se está seguro de si se puede tirar en los contenedores de la recogida selectiva.
  • Residuos reutilizables, reciclables y especiales: ropa y calzado, tóneres de impresora, aceites, bombillas, fluorescentes, pilas, cables, aparatos electrónicos, sprays, restos de pintura, disolventes, productos químicos, etc.

La recogida de residuos en la ciudad de Barcelona

Barcelona es una ciudad con una elevada actividad comercial; tiendas, restaurantes y hoteles llenan la ciudad, con el aumento en la generación de residuos que esto conlleva. Es por ello que desde el año 2000 se establecieron en Barcelona dos tipos de recogida de residuos:

Recogida domiciliaria de residuos: servicio que el Ayuntamiento ofrece a sus ciudadanos y a las actividades económicas que no tengan recogida selectiva comercial. Los sistemas de recogida (contenedores, neumática, puerta a puerta) son diferentes, en función de las características geográficas y urbanísticas de la ciudad.

Recogida selectiva comercial de residuos: servicio de recogida selectiva de residuos puerta a puerta para las actividades económicas mediante contenedores personalizados. Este tipo de recogida está implantada en determinadas zonas de la ciudad donde la densidad de actividad comercial es alta (zonas de recogida selectiva comercial). También los establecimientos que sean generadores importantes de alguna fracción de residuos (más de 600 litros al día de FORM/rechazo o más de 600 litros a la semana de papel/cartón, vidrio o envases ligeros), serán beneficiarios de la recogida comercial municipal. El poseedor del residuo municipal comercial se puede adherir a la recogida municipal o al servicio de algún gestor privado acreditado por la Agència de Residus de Catalunya (ARC) y homologado por el Ayuntamiento de Barcelona.

foto
Fuente: Elaboración propia

Recogida de muebles y trastos: todos estos servicios de recogida vienen complementados por lo que se conoce como la recogida de muebles y trastos. Cada calle de Barcelona tiene asignado un día a la semana en el cual los ciudadanos pueden dejar sus muebles y trastos viejos delante del portal de su vivienda para su posterior recogida específica.

Un red de instalaciones singulares: los puntos verdes

Barcelona, pionera en la selección de residuos, dispone para todos aquellos residuos que se generan en pequeñas cantidades y que por lo tanto no tienen recogida específica en la calle, de unas instalaciones municipales llamadas ‘puntos verdes’. Los ciudadanos y las actividades económicas pueden llevar los residuos reutilizables, reciclables y especiales para su almacenaje y posterior distribución a las plantas de tratamiento específico, para reutilizarlos, reciclarlos o bien, evitar que contaminen. Para los ciudadanos la aportación de residuos en los puntos verdes es completamente gratuita.

Existen diferentes tipologías, dependiendo de la cantidad de residuos que pueden acoger y de los usuarios a los que estén dirigidos: puntos verdes de zona, de barrio o móviles.

Puntos verdes de zona: son los más grandes en dimensiones y se ubican en zonas alejadas del núcleo urbano. La entrada del material puede hacerse en vehículos hasta el contenedor de destino. Los comerciantes y las pequeñas empresas sólo pueden utilizar estas instalaciones y pagan precios públicos en función de la cantidad de materiales que depositan. En Barcelona hay seis.

foto

Puntos verdes de barrio: son instalaciones más pequeñas y que están más cerca del ciudadano, evitándole así grandes desplazamientos. En Barcelona actualmente, hay veinte puntos verdes de barrio.

foto

Puntos verdes móviles: son unos camiones itinerantes que recorren la ciudad que prestan el mismo servicio que las instalaciones fijas. Cada camión tiene asignadas paradas en diferentes puntos de la ciudad (sumando un total de 96 ubicaciones), en horario de mañana o tarde, para que el ciudadano pueda acercarse a la que más le convenga.

foto

En los puntos verdes así como en otras ubicaciones repartidas por la ciudad encontramos los contenedores ‘Roba Amiga’, circuito específico para la recolección de ropa y calzado.

El tratamiento de los residuos municipales de Barcelona

Una vez las diferentes fracciones residuales se recogen separadamente, se llevan a las plantas de selección y/o tratamiento para darles una nueva vida.

Los residuos de materia orgánica y los restos de poda se llevan a los Ecoparques I y II, donde se convierten en compost o biogás. La fracción orgánica de más calidad se utiliza para obtener compost que se puede utilizar como abono orgánico o como estructurador de suelos para restaurar espacios degradados en agricultura y jardinería. La de menor calidad se utiliza para generar biogás, una energía renovable que permite producir electricidad.

Los envases ligeros se llevan a plantas de selección donde se separan los diferentes materiales combinando técnicas ópticas, mecánicas y manuales. Son compactados, embalados y distribuidos a los diferentes centros de reciclaje donde se obtendrán plásticos, metales y papel que se emplearan como materias primas en la fabricación de nuevos productos.

El papel y el cartón una vez triturados, se mezclan con agua hasta obtener la pasta de papel; ésta se seca, se plancha y se envuelve en bobinas. Las bobinas se distribuyen a las fábricas papeleras donde según su calidad, se utilizan para hacer nuevas cajas, papel de embalar, sacos para la construcción, objetos de papelería e incluso papel higiénico.

El vidrio recogido selectivamente cuando llega a la planta de reciclaje: se lava, se extraen los materiales férricos mediante imanes y se tritura hasta convertirlo en calcín, el cual se funde para fabricar envases de vidrio exactamente igual a los originales.

Por último, la fracción restante o rechazo se lleva a los Ecoparques I y II y al complejo Ecoparque III donde mediante diferentes procesos se separan los materiales aprovechables que aún pueda contener. Con el residuo resultante se priorizará la valorización energética antes que la deposición controlada.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS