Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Su eliminación por desuso supondrá un ahorro de más de 2.000.000 de euros anuales

Adiós a los postes SOS

Carlos Nicolás Fraile, Tráfico y Seguridad Vial, Dirección General de Tráfico (DGT)14/03/2011

14 de marzo de 2011

El auxilio en carretera de la DGT a través de los postes SOS desaparecerá a partir de 2011. La falta de uso y su elevado coste de mantenimiento son las razones para suprimir este servicio, que permanecerá en puntos muy concretos donde no haya cobertura telefónica. Con esta medida, la Dirección General de Tráfico ahorrará cada año por encima de 2.000.000 de euros.

Después de tres décadas presentes en las carreteras, los postes SOS ponen punto final a su trayecto: el desuso les ha puesto fecha de caducidad. Durante los primeros años 80, las nuevas tecnologías aplicadas al transporte comenzaron a modernizar y a hacer más seguras las carreteras españolas, y los pórticos, las estaciones de toma de datos del tráfico o los paneles de aspas y flechas aparecieron en las grandes vías. Y entre ellos, los postes SOS, un hilo de comunicación directa con la DGT para que los automovilistas pudieran pedir ayuda inmediata ante cualquier tipo de emergencia. Se instalaron en carreteras convencionales y autopistas, pareados, de forma que se pudieran encontrar en ambos sentidos de la circulación y llegaron a cubrir más de 7.000 kilómetros de vía. El conductor que lo necesitaba sólo debía andar unos cientos de metros hasta el más cercano apretar un botón y explicar al operador su emergencia, normalmente una avería o un accidente. El centro de gestión, por su parte, localizaba la llamada y enviaba una grúa, ambulancia o daba información al usuario sobre hospitales, talleres, gasolineras o taxis.

El servicio tuvo una gran acogida en sus primeros años, en una época en la que llamar por teléfono sin hilos era poco menos que ciencia ficción para el común de los mortales. “Cuando comenzaron a funcionar se recibían muchísimas llamadas”, recuerda Rosario García-Olías, jefa de sala en el centro que gestionó los primeros postes.

foto
Por su ubicación exterior, las cabinas y sus componentes electrónicos están expuestos a la intemperie, al vandalismo y a los accidentes, lo que conlleva un mantenimiento cuyo coste sube considerablemente.

El principio del fin llegó en los años 90. Con el ‘boom’ del teléfono móvil, los conductores llamaban directamente a sus aseguradoras, a emergencias o a los servicios en carretera. El uso de los postes SOS comenzó a declinar y desde entonces la caída fue progresiva. Así, el número de llamadas ha ido bajando progresivamente año tras año, hasta llegar a una reducción del 80% en sólo una década: de 53.320 asistencias efectuadas en 1999 a 11.879 en 2009. En algunos centros de gestión, como el de Madrid, se ha pasado de recibir decenas de llamadas diarias hace unos años a una o incluso ninguna actualmente. Así, el coste medio por llamada se ha disparado a unos 360 euros por emergencia atendida en 2009.

En una década, el número de llamadas se ha ido reduciendo progresivamente en un 10% anual

Coste elevado

En la retirada de los postes SOS también ha pesado su elevado coste de mantenimiento.“Hoy los postes SOS no tienen prácticamente uso y el coste de mantenimiento es muy elevado”, explica Enrique Belda, subdirector general adjunto de Circulación de la DGT. Por su ubicación exterior, las cabinas y sus componentes electrónicos están expuestos a la intemperie, al vandalismo y a los accidentes. Un mantenimiento cuyo coste sube considerablemente cuando se producen problemas puntuales, por obras por ejemplo. “Se ha hecho una evaluación del gasto y mantenerlos cuesta más que desmontarlos”, afirma Belda. En efecto, la inversión anual en el mantenimiento de los postes es de unos 2.000.000 euros y actualizar el sistema costaría unos 3,5 millones más.

Retirarlos costará 500.000 euros. El desmontaje de los postes SOS se realizará entre 2011 y 2014. Las carcasas —de fibra de vidrio— serán recicladas, y el resto de la infraestructura quedará en su sitio para futuros usos. De cualquier modo, los postes SOS no se irán del todo. Está previsto que algunos permanezcan dentro de los túneles, donde la normativa lo exige por motivos de seguridad, y, posiblemente, en localizaciones muy concretas que estén fuera de cobertura telefónica.

foto
Los postes, sin embargo, no desaparecerán del todo: se mantendrán por ejemplo en túneles, donde la normativa lo exige por motivos de seguridad, y, posiblemente, en localizaciones que estén fuera de cobertura telefónica.

Historias ‘SOS’

Casi 30 años de servicio han dado para un buen número de anécdotas, tantas como para llenar un libro. En todos esos años, los operadores han realizado una importantísima labor de ayuda, atendido miles de peticiones de auxilio y lidiado con todo tipo de situaciones.

Ellos mismos cuentan que han sido frecuentes los usos indebidos, como las llamadas de peatones que andaban tocando todos los postes que encontraban a su paso; o de niños desde postes colocados cerca de pueblos y paradas de autobús, especialmente en las horas de entrada y salida del colegio. En el recuerdo también queda el agradecimiento de muchos conductores rescatados (hasta ramos de flores han llegado a algunos centros de gestión).

Y muchos sucesos curiosos, extraños, algunos casi inverosímiles. Estos son algunos ejemplos:

  • ¡Un taxi! Entre las historias más curiosas ocurridas en torno a los postes SOS está la de un hombre que salió a pasear por la carretera. Tras una larga caminata, acudió exhausto a la carcasa naranja de la carretera más próxima para que le enviaran un taxi que le devolviera a casa.
  • No son horas! A las 3 de la mañana, con una rueda pinchada, llamó un joven ciclista pidiendo ayuda. Los operadores avisaron en su casa para que fueran a buscarle y el padre, indignado por lo intempestivo de las horas para practicar deporte, respondió que se las compusiera él solito.
  • De boda. Una de las historias más surrealistas fue la de un hombre en Valencia que estrelló su coche cuando iba camino de su propia boda: preocupado, contactó con su novia a través del poste para tranquilizarla y, al parecer, la escena fue subiendo de intensidad con los contrayentes declarándose su mutuo amor y el operador intermediando: “¡Señora, dice que la quiere!”.

TOP PRODUCTS

SIMEC

Detección de infracciones ZR

SIMEC

Vortex

Parques de agua Splashpad

Vortex

ENLACES DESTACADOS

Municipalia - Fira de LleidaTrafic - IFEMA - Feria de Madrid

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS