Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
El sector evoluciona hacia una gestión más sostenible y barata

Vehículos híbridos para la recogida de residuos urbanos

Roberto Gómez19/05/2010

19 de mayo de 2010

Las toneladas de residuos que generamos no son solo un problema por sí mismos, sino que su recogida supone una emisión de CO2 y de ruidos a la atmósfera que aumentan su impacto. Marcas como Volvo o Renault tienen ya en el mercado vehículos que pueden ser el comienzo del fin de este problema añadido: los camiones híbridos de recogida de basura.
La marca sueca Volvo lleva cerca de dos años probando un camión de recogida de residuos urbanos que funciona con un motor híbrido de diésel y eléctrico. La empresa Veolia prueba ahora en Londres una versión mejorada del vehículo que Volvo Trucks ya probó en las ciudades suecas de Estocolmo y Goteborg. Similar a este camión, Renault experimenta en Lyon desde octubre de 2008 con su prototipo que, al igual que el de Volvo, logrará reducir en un 30% aproximadamente las emisiones de CO2 a la atmósfera.
El motor híbrido paralelo cuenta con dos ejes conductores separados, uno para el diésel y otro para la electricidad, que puede utilizarse por separado o juntos
Ambos vehículos funcionan de forma parecida. Se trata de un motor conocido como híbrido paralelo, es decir, un motor con dos ejes conductores separados, uno para el diésel y otro para la electricidad, que puede utilizarse por separado o juntos. El beneficio de esto es que cada tipo de combustible puede ser utilizado allí donde sea más eficiente: el motor eléctrico a bajas revoluciones y el motor diésel a altas revoluciones.
foto
Nuevo modelo Volvo FE Híbrido.
El camión de basura tiene una renovada dirección asistida eléctrica, con sistemas de control completamente nuevos, así como estrategias de gestión del refinado de la batería para optimizar el rendimiento de la batería. La carga y la compactación de basura se realizan de forma totalmente eléctrica, por medio de un plug-in compactador que se cobra a través de la red principal de electricidad. La batería también es nueva, con una mayor fiabilidad y una vida más larga.
Sobre una base anual, el motor híbrido permite ahorrar 5.250 litros de combustible, en comparación con un motor diésel tradicional
El sistema de energía eléctrica proporciona un alto nivel de arranque, bajo nivel de ruido y de emisiones de carga libre y la compactación de basura. En términos de consumo de combustible y de impacto climático, los resultados obtenidos son incluso mejores de lo esperado. Se ha logrado una reducción de hasta un 35%. Sobre una base anual, el híbrido permite ahorrar 5.250 litros de combustible, en comparación con un motor diésel tradicional.
El vehículo híbrido consta de un motor eléctrico que se encarga del arranque y la propulsión hasta los 20 km/h; el motor diésel se utiliza en la fase de circulación. La batería del vehículo se recarga mediante la energía que se recupera en las frenadas y en las fases de desaceleración, lo que constituye una ganancia del 20% con respecto a un sistema convencional.

Camiones híbridos en Madrid y Barcelona

La empresa FCC invirtió cuatro años en encontrar un prototipo especial que le permitiera cumplir con dos criterios de futuro: reducir los niveles de ruido y contaminación. Saft, compañía especializada en tecnologías avanzadas de baterías eléctricas, fue la encargada de proporcionar a la constructora la tecnología de los motores híbridos. Son vehículos de dimensiones más reducidas pensados expresamente para circular por las calles más estrechas del centro de la capital, sobre todo en los barrios de Lavapiés y de Chueca.
Por su parte, Urbaser, la empresa encargada de la recogida de residuos en Barcelona, utiliza los camiones Premium Distribución Hybrys. Al igual que sus hermanos de Volvo o Renault, estos camiones –presentados en la feria alemana del vehículo industrial en Hannover en 2008- poseen dos motores. El motor eléctrico propulsa al camión cuando la velocidad es inferior a 20 km/h y obtiene energía cuando se frena el vehiculo o desacelera.
foto
Renault también desarrolla un camión para la recogida de residuos con tecnología híbrida.

Moviéndose con la misma basura

El súmmum de toda esta historia reside en la pequeña ciudad británica de Huddersfield. Esta urbe es la primera del mundo en utilizar un camión recolector de basura que se mueve gracias a los desperdicios domésticos que recoge.El vehículo es un Ford Transit, equipado con una batería de íon-lítio de 40 kWh, que le permite alcanzar una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora. Tiene una capacidad de 3,5 toneladas y una autonomía de aproximadamente 160 kilómetros, suficiente para cumplir silenciosamente su ruta de 25 puntos de recolección en el municipio de 150 mil habitantes.La basura recogida por el camión es procesada y transformada en energía en un generador eléctrico. En un solo día puede generar 10 megawatts. Parte de esa energía es utilizada para recargar el motor del vehículo. La que sobra es utilizada por el municipio.
Estos son los vehículos que poblarán próximamente las noches de nuestras ciudades. La reducción de las emisiones de CO2 contribuirán sin duda a mejorar la calidad del aire que respiramos, pero sobre todo, la disminución del ruido, es la repercusión más visible para los ciudadanos. Lejos quedarán las vueltas en la cama gruñendo mientras un camión recoge todo aquello que hemos desechado durante el día. Eso sí, cuidado al cruzar la calle por la noche: ya no nos podemos fiar solo del oído.
El transporte neumático de residuos permite gestionar y centralizar de forma automatizada la recogida de residuos en edificios, zonas residenciales, centros de negocio o aeropuertos

Transporte neumático de residuos

Existe también un sistema de recogida que, si no acabaría definitivamente con la recogida urbana, sí que la disminuiría y la centralizaría. El transporte neumático de residuos en viviendas permite gestionar y centralizar de forma automatizada la recogida de residuos en edificios, zonas residenciales, centros de negocio, aeropuertos, etc. Se evita así la implementación de sistemas de recogida convencionales mediante contenedores lo que permite reducir los inconvenientes propios de dichos sistemas, como el impacto visual, los malos olores o la suciedad.La configuración básica de una instalación de transporte neumático se basa en la implantación de una red neumática de transporte y recogida desde los puntos de generación de basura hasta un punto central. Allí la basura es acumulada y compactada en grandes contenedores para su posterior transporte hasta las plantas de tratamiento de residuos. En cada una de las plantas de los edificios existentes en la red de recogida se instala normalmente una tolva o buzón de recogida por fracción (orgánico, envases y resto).
Una vez las bolsas son introducidas en el sistema, estas son aspiradas a través de un circuito formado por la red de recogida, permitiendo transportar la basura hasta la central de recogida. Allí se instala un ciclón de descarga, el grupo de aspiración y los contenedores/compactadores. Las 24 horas del día, los 365 días del año podemos deshacernos de nuestros residuos con menos molestias de las habituales. La empresa leridana Ros Roca opera ya con estas instalaciones en hospitales y aeropuertos, aunque tiene proyectos en marcha más ambiciosos que abarcan hasta los 110.000 habitantes de la ciudad de Córdoba.

Empresas o entidades relacionadas

Renault Trucks España, S.L.
Ros Roca, S.A.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS