Posicionamos su web SEO / SEM
La jornada, organizada por Itene, tuvo lugar el pasado 16 de mayo en el marco de Hispack

A vueltas con la innovación en envase y embalaje

Anna León13/07/2012
El pasado 16 de mayo, y en el marco de Hispack, el Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (Itene) organizaba una jornada sobre innovación aplicada al sector del packaging. “El objetivo de esta sesión es, bajo nuestro punto de vista, facilitaros herramientas que os puedan ser útiles para fomentar procesos de innovación. Herramientas que a nosotros nos han funcionado”, introducía Jorge García, director de negocio de Itene. A lo largo del encuentro se dieron claves para facilitar el hallazgo de tendencias, procesos y sistemas de envasado a través de la vigilancia tecnológica y del mercado, así como el mapa de ayudas actual, nacional y europeo, para financiar nuevos proyectos de I+D+i en el sector.
foto
Jorge García, director de Negocio de Itene.

Ahondar en los procesos de innovación que se dan en una organización, descubrir y hacer uso de las herramientas TIC que contribuyen la diferenciación tecnológica e incluso las oportunidades de financiación de la I+D+i. Éstas fueron algunas de las cuestiones que se trataron durante la jornada ‘La Innovación como factor de éxito en envase y embalaje’, que tuvo lugar el pasado 16 de mayo en el Centro de Convenciones, del recinto Gran Via, en Barcelona. La sesión, que coincidía con la celebración del certamen Hispack, se inauguraba de la mano de Jorge García, director de negocio del Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (Itene), organizador del evento.

La jornada se dirigía a un nutrido colectivo de profesionales, bajo el propósito, según el propio portavoz de Itene, de “facilitar herramientas útiles para fomentar los procesos de innovación”: gerentes, mandos intermedios, técnicos de I+D, calidad, sostenibilidad, compras y marketing de la industria alimentaria y del envase y embalaje y también, a diversos profesionales, sobre todo proveedores, de la gran distribución. Instrumentos ya probados, con éxito a lo largo de los últimos años en Itene, instituto que trabaja bajo un prisma integrador: desde los fabricantes de materia prima hasta el fin de vida del producto. “Nos centramos en soluciones para un retailer o envasador multimaterial. Para nosotros, el packaging primario, secundario y terciario lo son todo y no diferenciamos entre envase y embalaje, algo muy común en nuestro país”, aseguraba Jorge García, durante su intervención.

“El que conoce a su adversario y se conoce a sí mismo no estará en peligro en mil batallas porque una retirada a tiempo es una victoria. Y eso en la batalla comercial también es importante”
foto
Miguel Borrás, socio-director de Antara Information Technology.

“En Europa, las pymes invierten 15.800 millones de euros en proyectos ya inventados y patentados”

Difícil de creer, pero cierto, o al menos así lo aseguraba Miguel Borrás, socio-director de Antara Information Technology y primero en abrir el turno de exposiciones. A pesar de las restricciones presupuestarias, cada año las pymes destinan 15.800 millones de euros al lanzamiento de productos que ya existen en el mercado, la mayoría registrados por otras compañías. De ahí la importancia de “convertir un montón de información de ahí fuera que no puedo gestionar en decisiones de empresa”, según Borrás, quien desarrolló la ponencia ‘Vigilancia tecnológica y de mercado como palancas a la detección de oportunidades’. “El proceso de investigación e innovación –explicaba– de un producto en una organización se asienta sobre tres patas: gestionar la inteligencia de los demás (qué hacen y cómo lo aprovechamos) la nuestra dentro de la empresa y analizar la información recibida para tomar las mejores decisiones. Al final, esto será lo que nos dará dinero”. Tras más de 20 años de experiencia en dirección de proyectos de I+D, el experto facilitó algunas claves al respecto: “Hemos de tener claro dónde estamos y qué nos podemos encontrar. Es posible que nuestra competencia haga cosas diferentes a las que hacemos nosotros, porque las amenazas no desaparecen”, puntualizó. Lo que está claro es que la información le servirá a la empresa para competir. “El que conoce a su adversario y se conoce a sí mismo no estará en peligro en mil batallas porque una retirada a tiempo es una victoria. Y eso en la batalla comercial también es importante”, recordó, basándose en una frase célebre extraída de un libro.

Para recabar información, con éxito, sobre nuestra competencia y el mercado en el que operamos, se aconseja controlar la calidad y cantidad de todos aquellos datos y contenidos que recibamos. Y así evitar el exceso, o mejor dicho, la infoxicación. “Tenemos que ser capaces de tomar las mejores decisiones en función de la información que recibamos. Para ello, hay que tener en cuenta una serie de cosas. Que la indisciplina en la toma de decisiones, mata la innovación; seguir la estrategia establecida para filtrar ideas pensando en el negocio; fomentar la participación dentro y fuera de la organización y, sobre todo, confidencialidad. “Las alternativas de innovación son un activo de máximo valor añadido”, recalcó. Los beneficios en la empresa son numerosos: mejora de la competitividad y de la capacidad de innovación (se obtiene información sobre ayudas, normativa, patentes industriales), mayor conocimiento del mercado, mejor planificación estratégica, asimilación de tendencias, nuevas alianzas con agentes activos, reducción de riesgos y costes, etc…

“Con muy baja inversión se pueden obtener retornos muy importantes. Es necesario planificar y aprovechar el capital humano, establecer quién decide y bajo qué criterios filtra esas ideas. Ideas que pueden ser proyectos que identifiquen necesidades u oportunidades”
foto
Jesús López Pérez, director de Innovación de Itene.

“Se precisa cultura de innovación dentro de la empresa”

Ante el público presente, López Pérez definió la innovación como la introducción de una mejora significativa no solo en productos, sino también en procesos, nuevos métodos de comercialización, organizativos, prácticas internas de la empresa e incluso organización del lugar de trabajo. Y apuntó: “La innovación, que sin recursos económicos no vale nada, pasa por establecer una sistemática de procesos. Hay que trabajar de forma estructurada y continua. Y por lo tanto, tener cultura de innovación dentro de la empresa”.

En concreto, se parte de una estrategia de innovación alineada al Plan Estratégico de Innovación de la organización. Una especie de hoja de ruta que refleje cuestiones como: “quién soy, dónde quiero estar, qué objetivos me marco y cuál es mi plan a corto, medio y largo plazo”. Y por supuesto, al igual que aseguraba Miguel Borrás, conocer y vigilar muy bien el entorno, desde el punto de vista tecnológico y competitivo. Después, se inicia la fase creativa, en la que se generan ideas que se filtran, a posteriori: “Gran parte de la información que nos viene de forma interna ni la aprovechamos. La creatividad debe estar abierta a toda la organización”. Cabe identificar ideas y conceptos que se convertirán en proyectos “ganadores”, que permitan “obtener beneficios económicos y valor añadido”. Ideas a las que dotar de un plan de financiación muy claro. “Con muy baja inversión se pueden obtener retornos muy importantes. Es necesario planificar y aprovechar el capital humano, motivar e incentivar la participación de una forma real, establecer quién decide y bajo qué criterios filtra esas ideas. Ideas que pueden ser proyectos que identifiquen necesidades u oportunidades”. Y por último, hay que validar los resultados, aunque “todos”, en opinión del consultor de Itene, “tenemos capacidad de innovar”.

“Aunque el salto tecnológico todavía es importante, cobra protagonismo la viabilidad del proyecto y su impacto en el mercado”

Entrevista a Jorge García, director de negocio de Itene

En el curso de la jornada, que se clausuró de la mano de Santiago Soler, abogado y agente de la Propiedad Industrial de Vitoria de Lerma y Asociados, quien disertó sobre ‘La protección de la I+D+i para la generación de negocio’, y Emilio González, del departamento de I+D de Itene, quien abordó las ‘Oportunidades de financiación de la I+D+i en la empresa’, entrevistamos a Jorge García, director de negocio de Itene. Nuestro propósito era profundizar en el mapa de ayudas a la I+D+i actual, específico para el sector del packaging. “A pesar de que ahora hay menos fondos, todavía existen importantes fuentes de financiación en I+D, tanto dentro de nuestro país como en el resto de Europa. Éstas últimas son las que cuentan con una mayor dotación económica y también donde se notan menos las restricciones de fondos a corto plazo”.

A nivel europeo, destaca el VII Programa Marco, que financia la I+D europea, en un entorno de 4 años. Este programa, que finalizará en el año 2013, está dotado con 50.500 millones de euros, aunque es difícil aprovecharlos, en opinión del directivo de Itene. “Para las empresas de packaging, que además suelen ser pymes, el programa más interesante es el de Investigación para el Beneficio de las Pymes. Si una sociedad está interesada en desarrollar un nuevo producto a lanzar al mercado en dos años, necesita un consorcio europeo para llevarlo a cabo, y carece de medios en materia de I+D, puede presentar el proyecto. Si lo aprueban, la UE le va a dar íntegramente todo el coste de subcontratación del desarrollo a un centro tecnológico”. Una convocatoria que pre-financia los proyectos elegidos, siendo además una inversión que no hay que devolver. El reto, según el entrevistado, es que “tienes que ser muy bueno, porque hay mucha competencia”.

En nuestro país, el CDTI sigue con su línea de proyectos de I+D, aunque están experimentando un recorte de fondos. “Aun así, si una empresa invierte, en un proyecto novedoso, una cantidad importante, pongamos un millón de euros, un esfuerzo importante, por ejemplo un millón de euros, entre lo que subcontratan a un centro, el equipo, etc., el CDTI te va a financiar entre el 60 y el 70% con un crédito en condiciones muy ventajosas a 10 años, con tres años de cadencia a tipo de interés 0. Y además, parte de ese crédito no será reembolsable en función de la zona en la que estés. En Andalucía y Castilla- La mancha, esta cantidad llega al 33%”.

Otra posibilidad, a nivel nacional, es la convocatoria ‘Impacto’ que consiste en un crédito a 10 años con tres años de cadencia a tipo de interés 0. “Se prevé que este año sí habrá un tipo de interés, aunque muy bajo. Es una oportunidad interesante ya que una empresa puede recibir entre 100.000 y 300.000 euros para financiar un proyecto de I+D propio, en cooperación con centros tecnológicos y universidades”. Otra posibilidad es la de acreditar al personal investigador, de forma que se pueda demostrar que el 100% de su investigación se destina a I+D, lo que tiene una deducción del 40% sobre las cuotas de la seguridad social.

Para acceder a estas ayudas, cobra protagonismo la viabilidad del proyecto. “El salto tecnológico sigue siendo importante, es decir, que desarrolles algo nuevo, pero cada vez se valora más la viabilidad técnica y un plan de trabajo con garantías. Me refiero al impacto que tendrá tu proyecto en el mercado. Que puedas convencer a tu interlocutor que ofreces una ventaja competitiva, y eso te va a permitir ganar dinero y generar empleo”. Vital, por tanto, desarrollar proyectos “muy buenos proyectos, orientados al mercado, tecnológicamente ambiciosos y que requieren trabajar con empresas y profesionales de otros países europeos”.

foto
Vista aérea del salón Hispack 2012.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Repacar - Asociación Española de Recicladores Recuperadores de Papel y Cartón

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS