Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

El I seminario Nanopack analiza las tendencias en este mercado

Crece la nanotecnología en el sector del packaging

Nerea Gorriti05/07/2012
El Centro Español de Plásticos (CEP) y SPE España organizaron el I Seminario de Nanotecnologías para Packaging (Nanopack) en el marco de la pasada edición de Hispack, salón internacional del embalaje que tuvo lugar del 15 y el 18 de mayo en el recinto Gran Via de Fira de Barcelona. Durante el mismo se puso de manifiesto el creciente peso de los nanomateriales para alargar la vida útil de los alimentos y reducir, asimismo, el uso de conservantes.

Se trata de una tendencia que cada vez se aplica más en el envase y embalaje. Tal y como señaló José M. Lagaron, de NanoBiomatters, S.L España en el año 2006 existían unos 200 productos de uso final fabricados con nanocargas, mientras que en la actualidad hay alrededor de 600 aplicables a materias plásticas. Esa lenta pero clara tendencia de aplicación en este sector se acentúa si tenemos en cuenta que el 50% del total de los termoplásticos consumidos en España son utilizados en el sector del embalaje. “Aunque pueda parecer lo contrario, los alimentos envasados expuestos en las estanterías de los supermercados tienen detrás un alto nivel de tecnología”, añadía.

El seminario versó sobre los envases activos, nuevas aportaciones de los nanorecubrimientos para el aumento de la vida útil en alimentos frescos; últimos avances en la mejora de la barrera (EVOH); liberación bajo demanda de antimicrobianos naturales en envases para derivados lácteos; envasados en PET con aplicación de nanorecubrimiento; legislación nano para el mundo del packaging o envases alimentarios con capacidad virucida. Para tratar estos temas el seminario contó con la participación de José M. Lagaron, de NanoBiomatters, S.L España y Nippon Goshei, Antonio Vicente de la Universidad de Minho (Portugal), Lorenzo Pastrana de la Universidad de Vigo, Selçuk Yildirim de Technical Center por Packaging (Suiza), Pedro Melgarejo Martínez de Aimplas y Gloria Sánchez Moragas, IATA-CSIC. Para inaugurar y clausurar el seminario, se contó con José Luis Rodríguez, presidente del Centro Español de Plástico y Miguel Jesús Muñoz, presidente de Society of Plastics Engineers España, respectivamente.

foto
José Luis Rodríguez, presidente del Centro Español de Plástico, presentó la jornada.

La ponencia ‘EVOH sobre los últimos avances en la mejor de la barrera’ a cargo de José M. Lagarón, de NanoBiomatters, S.L. versó sobre la importancia de las propiedades barrera de los envases para alargar la vida útil de los alimentos.

foto
El aforo completo puso de manifiesto el interés que despiertan estas tecnologías en el sector del packaging.

Todos los factores afectan a la calidad sensorial y nutricional pero también pueden incidir en la seguridad alimentaria. ¿Cuál es el objetivo del packaging? –preguntaba–. Mantener o extender la vida útil dependiendo de la tecnología que se aplique. Para ello hay que proteger el contenido de una serie de factores externos como pueden ser la luz o la penetración de microorganismos y, de una manera más efectiva o que requiere más tecnología, la penetración o lo que se denomina intercambio de sustancias de bajo peso molecular. Por tanto, las propiedades barrera revisten en la capacidad que tienen los envases plásticos de conservar los productos y, por tanto, de mantener o extender la vida útil de su interior.

La barrera se focaliza en el envasado aséptico, productos esterilizados, productos envasados al vacío, aromáticos y atmósferas modificadas, sobre todo las que no son atmósferas modificadas en equilibrio.

Por otro lado, durante el seminario habló de las ventajas de aplicar EVOH. “Es un material único. Tiene la capacidad de permitir el paso de la luz, por lo cual está densificado. Por otro lado, los polímeros estructurales, que tienen funciones mecánicas, presentan medidas barrera. Esta es la familia de materiales que actualmente componen el packaging”.

foto
Situación internacional del consumo de plásticos en el mundo.

La barrera está relacionada con la absorción de estos componentes de bajo peso molecular sobre la matriz. Los plásticos, al contrario que los materiales mecánicos, son permeables a este proceso. Ese es el principal problema, que presentan la conservación o la destrucción. A nivel microscópico se puede trabajar para mejorar la impermeabilidad de estos materiales. El principal componente es la química y, dependiendo de ésta, los grupos laterales que cuelgan de la cadena del polímero hacen que la permeabilidad sea o muy alta o muy baja.

El EVOH sigue siendo el material de alta barrera con capacidad de ser procesable. ¿Cómo se puede seleccionar un material y mejorar su barrera? Cristalizando. Gracias a los cristales se pueden desarrollar materiales más impermeables, como es el caso de las poliamidas que, cristalizadas, reducen su permeabilidad al oxígeno de una forma importante.

foto
Los plásticos más utilizados en el packaging.

La industria también utiliza los sistemas multicapa, como la manera más efectiva de reducir la permeabilidad, utilizando dos materiales distintos en una estructura multicapa.

A continuación, intervino Antonio Vicente, de la Universidad do Minho (Portugal) quien habló sobre las nuevas aportaciones de los nanorecubrimientos para el aumento de la vida útil en alimentos frescos.


foto
Antonio Vicente de la Universidad do Minho (Portugal).

Para alargar la vida útil de los alimentos, Vicente propuso como solución obtener un recubrimiento que incluso se pudiera comer. “Entre una gran cantidad de polímeros de base biológica que podríamos utilizar, nos hemos fijado en los que están directamente extraídos de la biomasa, porque algunos son subproductos de la industria alimentaria que se pueden utilizar directamente sin necesidad de que exista algún tipo de autorización especial”, avanzaba.

Para desmentir un tópico sobre el plástico, Vicente señaló que “no es cierto que todos los productos derivados del petróleo tengan superiores características que los de origen biológico. Además, es cierto que podemos modificarlos añadiéndoles aditivos que mejoren la estabilidad física, incorporando antioxidantes u otro tipo de productos. De esta forma, podemos tener un control la difusión y hacer que coexistan en el mismo material funciones que no serían compatibles”.

foto
Ensayos en mangos tras 45 días, con y sin revestimientos.

En la primera parte de la jornada también intervino Lorenzo Pastrana, de la Universidad de Vigo quien basó su ponencia en los envases derivados para derivados lácteos, la liberación bajo demanda de antimicrobianos naturales, en la cual puso de manifiesto que pueden utilizarse dos estrategias para satisfacer la demanda de productos más frescos, más saludables y más perdurables: la primera, usar conservantes naturales y la otra, emplear materiales de envasado que permitan alargar también la vida útil de los alimentos.

Dentro del envase activo, la aproximación más sencilla es incluir determinados compuestos o absorberlos de otros materiales. “En nuestro laboratorio utilizamos ambas aproximaciones. Ensayamos con carne picada para evaluar la potencia de nuestros conservantes naturales en materiales de contacto alimentario. En función de las propiedades moleculares de éstos se pueden añadir a los envases propiedades que permitan disminuir el uso de conservantes. En el caso de la leche, por ejemplo, añadiendo bacterozinas al material de envasado, se consigue alargar hasta seis veces la vida útil, por lo que podríamos solucionar el problema de la leche que se corta antes de consumir toda la cantidad del envase.

foto
Lorenzo Pastrana de la Universidad de Vigo.
foto
foto
Turno de preguntas.

Además, destacó que en la cadena de la alimentación se producen muchas roturas del frío “relativamente graves” porque lo que, para estos casos, se producen soluciones óptimas para el crecimiento microbiano. Intentó poner solución a las siguientes cuestiones: ¿Por qué se incorpora un conservante a la masa del alimento si no es necesario? ¿Por qué se liberará constantemente ese conservante si realmente sólo es necesario en algunos momentos? Esto puede solucionarse mediante el empleo de geles termosensibles. “Diseñamos distintos materiales, nanodispositivos, gracias a los cuales podemos controlar la cantidad liberada de conservantes de forma progresiva y sostenida, y por lo tanto, podemos adaptar las características de liberación de conservantes a las previsibles necesidades de ese alimento en relación a la contaminación microbiana.

Empresas o entidades relacionadas

Centro Español de Plásticos

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Repacar - Asociación Española de Recicladores Recuperadores de Papel y Cartón

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS