Email marketing en Interempresas

Los envases y embalajes de EPS

01/02/2002
En la actualidad, la Industria del Poliestireno Expandido mantiene un compromiso constante con la investigación, para desarrollar nuevos y mejores envases y embalajes de EPS, con los comportamientos medioambientales más adecuados.

El Poliestireno Expandido, también conocido como "corcho blanco", es un material plástico espumado utilizado como envase y embalaje para diferentes sectores de actividad, como la alimentación, construcción y sectores industriales como los electrodomésticos, electrónica e informática, juguetes, perfumería, jardinería y bricolaje, entre otros.

Frente a materiales tradicionales como la madera, el cartón, o el vidrio, el EPS cuenta con ventajas particulares, en virtud de sus propiedades físicas y químicas, entre las que se encuentran:

  • Protección con poco peso: Baja densidad aparente, con la consiguiente disminución del peso de embalaje, lo que permite transportar más producto con menos combustible.
  • Protección de alto nivel: Máxima absorción de energía en caso de caída e impacto para protección de productos sensibles. Reduce considerablemente el índice de roturas durante el transporte y almacenamiento.
  • Aislamiento térmico: El EPS mantiene el producto en unas condiciones óptimas de temperatura para llegar a su destino en perfectas condiciones de consumo.
  • Mantiene las propiedades mecánicas: a diferencia de otros materiales, como el cartón, el EPS no absorbe humedad, manteniendo inalterables sus excelentes propiedades mecánicas.
  • Versatilidad de formatos: El EPS es fácil de conformar, adaptándose de forma sencilla a cualquier tipo de diseño.
  • Higiene y seguridad: El EPS no tiene valor nutritivo que contribuya a la proliferación de hongos y bacterias, ni libera sustancias tóxicas que puedan dañar los alimentos. Por ello es idóneo para el envasado de alimentos y cumple las Normas de Higiene y Seguridad establecidas internacionalmente.
  • Respeto por el Medioambiente: El EPS es 100% reciclable, por lo que se recupera para una segunda vida, conservando así los recursos y reduciendo los desperdicios.

En definitiva, el EPS es utilizado para las más variadas situaciones y para los productos más dispares, ya que por sus características (versatilidad, seguridad, eficacia, economía y respeto al medio ambiente) se convierte en un material idóneo para multitud de aplicaciones.