Posicionamos su web SEO / SEM

Los materiales se adaptan

15/03/2002
Desde el punto de vista de los materiales, predominan dos tendencias antagónicas, en función de la finalidad del consumo. Cuando se trata de productos típicos de consumo, lo lógico es que el envase sea lo más económico posible. En cambio, cuando se envasen productos de primera categoría, tendrán que ser lo más finos y lujosos posible tanto el diseño como el material del envase.

Cuando se pretende minimizar los costes, se suele recurrir cada vez más al empleo de bolsas de manga de películas metalizadas. En los estantes se exhiben también tabletas de chocolate envueltas en bolsas de manga, no sólo barritas de dulces para consumo rápido o caramelos para niños. Ahora bien las típicas películas metalizadas son opacas y hasta ahora no era posible incorporar en ellas una ventanita que permitiera ver el contenido. El remedio promete serlo el nuevo tipo de láminas delgadas tratadas con vapor de SiOx, que son semitransparentes, pues al imprimirlas se puede dejar en blanco una ventana. Lo único malo es que dichas láminas son algo más caras que otros tipos de película.

foto
foto

El propio envase en la mesa

¿Por qué no poner el envase mismo en la mesa? En el mercado ya hay productos en los que muchos fabricantes envasan así miniunidades pertenecientes a la clase de los 125 a 175 gramos, de modo que basta abrir el envase, colocarlo en la mesa y él mismo invita a ir picando. Al respecto, los desarrolladores de envases y embalajes ofrecen multitud de ideas que los consumidores aceptan gustosamente. Comodidad es la clave mágica. ¿O es que hay necesidad de repartir primero los bomboncitos en un platillo de porcelana, cuando es más práctico proceder de otras maneras?

Un sinfín de ideas

En el segmento de los productos alimentarios ya se han visto las primeras promociones de productos adjuntos por todas partes. En el sector de los cosméticos son cosa corriente y en el mercado de confitería están a punto de ser introducidas. Porque no hay nada más sencillo que añadir novedades a productos ya introducidos y que tienen aceptación entre los consumidores, con objeto de que los consumidores conozcan tales novedades.

Los productos acompañantes serán el primer paso para familiarizar al cliente con las novedades en el mismo comercio. En el marco de una campaña, por ejemplo, se podría agregar una chocolatina caracterizada por un nuevo sabor a una tableta de chocolate o una minibarrita de frutas a otra barra de muesli acreditada o bien a la clásica bolsa de figuritas de regaliz se le podría añadir otra bolsita de un nuevo tipo de gominolas. Existe un sin fin de ideas, que se pueden llevar a la práctica con la ayuda de especialistas en envases y embalajes.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Repacar - Asociación Española de Recicladores Recuperadores de Papel y Cartón

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS