Aumenta el uso del láser en envases de productos farmacéuticos

Seguridad para el paciente y el producto

15/09/2002
La industria farmacéutica se enfrenta, de una manera notable, a un nuevo grupo de clientes. Si hasta ahora los principales interesados en el comercio de medicamentos eran médicos y farmacéuticos, desde hace años es creciente el interés del consumidor final por la automedicación.
La industria de medios de envase y embalaje ha dado los primeros pasos para hallar soluciones de seguridad mediante blísters innovadores
En Alemania, alrededor del 30 por ciento de las pastillas y gotas, pomadas y aerosoles se colocan directamente para el consumidor final como productos farmacéuticos que se expenden sin receta. En general, se espera otro incremento, puesto que en una encuesta realizada se determinó que casi 80 por ciento de las empresas farmacéuticas espera que aumente la importancia de este segmento del mercado. Para el sector económico referido eso significa apartarse de los canales de comercialización tradicionales a través de médicos, clínicas y hospitales, así como farmacias -con las consecuencias típicas de la industria de productos de marca: mayor competencia, rigidez de la política de distribución y mayores costes de mercadeo.
Las empresas del sector están presionadas por los costes. Desde hace años, los costes sanitarios son insostenibles en muchos países. La política de salud pública y las cajas de seguro de enfermedad exigen constantemente a las empresas de la industria de la salud que asuman una parte de la reducción de los costes mediante procesos de producción más rentables.
Es por eso que la industria busca innovaciones, porque por otra parte crece la variedad de productos y se tiene que ofrecer un surtido de productos de alta eficacia cada vez mayor. Pero a su vez, los técnicos de producción se enfrentan al problema de reducir los costes cuando el tamaño de los lotes es decreciente. Estos retos también se encaran con el desarrollo de nuevas tecnologías.

La impresión

La digitalización de la técnica de artes gráficas permite que en un espacio reducido se puedan obtener resultados impresionantes, ya que los ciclos de trabajo hasta la impresión analógica propiamente dicha se realizan a través del computador. Los especialistas están convencidos de que los ciclos de trabajo son más dinámicos con este procedimiento. Y la gran ventaja es que se puede reducir considerablemente el plazo desde el otorgamiento de la orden de compra hasta el despacho de los envases listos para medicamentos. Esta fase de racionalización de operaciones también se puede aplicar en el etiquetado de productos unitarios, como ampollas. Si la empresa farmacéutica dispone de su propia producción se conjugan algunas ventajas, como reducción de la gestión de almacén, eliminación de la logística y mayor flexibilidad en caso de modificaciones.
Otro sistema de marcaje desarrollado últimamente para ampollas, frascos y frasquitos utiliza el láser para la inscripción de dosis. En los envases de vidrio se coloca un anillo de vidrio de color. Con el láser se marca esta zona de color con códigos alfanuméricos, logotipos y hasta gráficos. La máquina es alimentada directamente desde la planta de producción o por un cargador. Los fabricantes del equipo prometen una producción de hasta 400 identificaciones individuales por minuto, que es suficiente para alimentar máquinas de embalaje rápidas. Esta tecnología argentina garantiza marcas duraderas, resistentes a agentes químicos e inalterables a la luz, que además son resistentes a la abrasión y a prueba de adulteraciones.
Es cierto que desde hace años se utiliza el láser, generador de energía intensiva, en otros sectores para el envase de ampollas. Los láser de última generación irradian la energía necesaria para cerrar por derretimiento las ampollas llenadas. En otra fase del proceso se quitan las rebabas de las ampollas con esta tecnología. El acceso a nuevas tecnologías con láser va asociado a algunas ventajas: Funcionan libres de partículas y tienen un comportamiento neutro frente a las corrientes. El desprendimiento de calor es de escasa importancia. Por lo tanto, no es necesario ningún sistema de extracción en la unidad de sellado. Estos láser son integrados como selladores para el proceso de cierre fuera de la zona de ambiente estéril clase A, de manera que los agentes energéticos convencionales que se venía empleando, como gas propano o el gas natural, así como el oxígeno, que son fuente de contaminación en potencia, ya no entran en dicha zona.
Un sistema de marcaje desarrollado últimamente para ampollas, frascos y frasquitos utiliza el láser para la inscripción de dosis

Más seguridad con blísters innovadores

Entretanto, en el ámbito de la seguridad del producto se ha producido una diversidad de posibilidades que pueden variar dependiendo de los requerimientos y del producto. Por ejemplo, se incorporan al cartón o al papel sustancias sensibles a la luz, tales como pigmentos magnéticos, reactivos o codificados que se pueden aplicar en diversos procesos de impresión. A esto hay que agregar los métodos tradicionales, como hologramas o guilloches que se ven como líneas finas en los títulos-valores y billetes de banco. Ellos también pueden tener otras características adicionales que no son visibles a simple vista. Para verificar la originalidad sólo se requieren aparatos de control sencillos o medios de ensayo químicos. En este sector los avances tecnológicos alcanzados por la industria de medios de envase y embalaje han aportado una variedad de soluciones en los últimos años. Entre otras cosas, dispositivos mecánicos de los envases que revelan si el envase fue abierto o las etiquetas que se colocan al cerrar la caja plegable.

El segundo aspecto importante que se considera cuando se habla de seguridad es el de los niños. Las estadísticas de algunos países demuestran que alrededor de 30 por ciento de los accidentes por envenenamiento de niños ocurren por ingerir medicamentos. Actualmente los legisladores están trabajando particularmente en los envases para medicamentos que no se pueden volver a cerrar, como por ejemplo los blister. Aquí existe un fuerte peligro de confusión ya que p.ej. los dulces también se ofrecen con este tipo de envase. La Unión Europea tiene proyectado publicar en el año 2002 una norma que regule esta situación.
Sin embargo, ya la industria de medios de envase y embalaje ha dado los primeros pasos para hallar soluciones. Por ejemplo, se desarrollaron blisters de polipropileno puro que, en principio, constan de tres capas. En una lámina se colocan los medicamentos en los huecos convencionales. Otra lámina de PP que se puede romper a presión -sustituye la película de aluminio conocida- cierra el blister. Sobre ella se coloca una capa de lámina destapable, es decir que se puede quitar y volver a cerrar, la cual no permite que se llegue a las pastillas. Las pruebas prácticas realizadas en los Estados Unidos demostraron que los pacientes de edad no tienen problemas con este tipo de envase. Este procedimiento llamado "destapa y empuja" cumple los requisitos para acceder a los medicamentos sin problemas. Y es que son justamente las personas de edad quienes tienen la tendencia de dejar abiertos los envases y, además, muchas veces prefieren no ingerir los medicamentos si les impide sacarlos del envase las precauciones adoptadas en pro de los niños.

Robotización

Cada vez se arraiga más la robótica en el envasado final de éstas y otras ampollas. Desde el momento en que hace 15 años los brazos del robot tuvieron acceso por primera vez en el proceso de envase, el sector farmacéutico hizo uso de esta tecnología sólo en contados casos. Los principales clientes seguían siendo la industria alimentaria y confitera. Pero ahora los nuevos avances tecnológicos contribuyen a satisfacer los altos requerimientos del sector de pastillas. El interés por los robots también ha crecido aquí porque este ramo del envase busca equipos que ofrezcan una alta flexibilidad.
Ahora, las máquinas se componen según los deseos del cliente y considerando los requisitos específicos que planteen sus productos y su planta de fabricación. La ventaja de esta agrupación de componentes radica en la utilización de módulos suficientemente probados por su uso frecuente, lo que reduce costes y favorece la seguridad, especialmente en la homologación de las máquinas de envase y embalaje. Estas máquinas se reconocen exteriormente por los brazos del robot de dos ejes que realizan las funciones de envase principales: levantar, llenar y cerrar los envases o embalajes. Para realizar esas actividades, los brazos programables se equipan con herramientas especiales, que se adaptan al producto a envasar y a la actividad respectiva. Por otra parte, no son muy notorios los otros elementos de las máquinas controlados por ordenador; es decir los equipos dotados de control numérico. Aquí también se pueden ajustar los parámetros esenciales para el funcionamiento de la máquina: carrera, velocidad y aceleración de los movimientos.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Repacar - Asociación Española de Recicladores Recuperadores de Papel y Cartón

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS