Posicionamos su web SEO / SEM
La conciencia de la salud fomenta la creación de envases innovadores

Envasado en EE.UU.: Alimentación completa sin necesidad de cocinar

Redacción PU01/02/2006
Todo comenzó hace unos 50 años, cuando en el mercado estadounidense aparecieron las primeras bandejas de comida preparada "TV-Dinner" para sentarse a cenar cómodamente delante del televisor. Se trataba de comida congelada envasada en porciones en cómodas cajas de aluminio que, no sólo se calentaba rápidamente sino que además luego no había que fregarlas. Había nacido la mentalidad de la comodidad. Actualmente, medio siglo después, nuestro estilo de vida está marcado por el estrés y el sedentarismo. La mayoría de la gente no tiene tiempo para prepararse la comida y tomársela tranquilamente. En Estados Unidos apenas quedan familias que se sienten juntas a comer. Se come en un momento, de camino al trabajo, al colegio, durante el descanso, rápidamente entre horas, antes de tener que ponerse a hacer otra cosa. Es algo que le ocurre a todo el mundo: adultos, empleados, madres, jóvenes e incluso a los niños más pequeños.
foto
Del mismo modo, también ha evolucionado la conciencia de la salud. En la lucha abierta que Estados Unidos ha declarado al sobrepeso los alimentos grasos pierden popularidad. Aquellas personas que intentan llevar una dieta sana evitan los restaurantes de comida rápida y acuden a los supermercados en busca de alimentos sanos con el adjetivo "sin grasa" y novedades "bajas en carbohidratos". Los fabricantes de alimentos se han sumado a esta tendencia y cada vez ofrecen más productos, snacks y paquetes preparados que sustituyen comidas completas, están pensados para comer sin detenerse ni un instante y satisfacen los requisitos dietéticos.

Las pequeñas unidades y los snacks en diversas porciones caracterizan esta moda "para llevar". Se trata de que el consumidor evite complicarse la vida con cajas y bolsas aparatosas, por ello, la mayoría de las patatas y las galletas vienen envasadas en cómodas bolsas o en envases pequeños que caben fácilmente en la mochila o la fiambrera y que están tan bien hechos que equivalen a una comida. Sin embargo, en el coche, la mayoría de las bolsas resultan un tanto incómodas. Si se caen, el contenido acaba desparramado por el suelo y los asientos. Por este motivo, la idea de que las galletas vengan en tubos resulta bastante práctica.

Se trata de tubos blancos de 12 cm fabricados en polipropileno y caben perfectamente en el reposa vasos. La tapa tiene una anchura de 8 cm, por lo que un adulto puede introducir fácilmente la mano para coger el producto. Los recipientes están cerrados de manera segura con una lámina metalizada dotada de barreras anti-humedad, a prueba de imitaciones. Si no se quiere comer todo el contenido de una sola vez, siempre se puede volver a cerrar y meter en el bolso o la mochila sin ninguna preocupación. Se vende con tapas fabricadas en cuatro tonos de azules diferentes. Las etiquetas son realmente atractivas, por lo que se garantiza una presentación excelente.

Los snacks y los paquetes preparados compuestos por una rica variedad de elementos nutritivos satisfacerán sin duda las expectativas de los consumidores más exigentes. En este contexto, los fabricantes de envases tienen ante sí el reto de presentar al consumidor los más variados alimentos que componen una comida de la forma más segura, fresca y cómoda posible. El concepto de "conveniencia" es de nuevo el eje central: Los alimentos están muy bien preparados, por ese motivo, si no se tiene un microondas a mano, se pueden tomar sin necesidad de calentarlos, lo cual resulta muy útil cuando se va de un sitio para otro. En el caso de las ensaladas frescas la pared del envase se solda de una manera determinada. Los envases son transparentes y hondos, por ese motivo, además de mantener la ensalada fresca, sirven de plato. Las salsas que acompañan a dicho envase se presentan envasadas en bolsitas de plástico o en tarritos pequeños soldados. Por separado, se presenta un tenedor de plástico y una servilleta de papel dentro de un envoltorio transparente, lo que completa el paquete de comida. En el caso de las ensaladas más elaboradas, se puede incluir un recipiente extra en la parte superior de la tapa transparente con jamón, picatostes, queso y salsa separados en diferentes compartimentos. El envase al completo se cierra con una lámina soldada transparente que incluye una etiqueta de papel donde se especifica toda la información sobre el producto.

En principio, los productos con varios elementos se presentan en bandejas con distintos compartimentos. Por lo general, están moldeadas por vacío y hechas, según la naturaleza de los alimentos y la conservabilidad, de polipropileno, poliéster o poliestireno. Estas bandejas separan los alimentos secos, como chips de maíz o crackers, de ingredientes como jamón, queso, mermelada, mantequilla de cacahuete o dips. El jamón y el queso pueden envasarse por separado en envoltorios transparentes, mientras que los líquidos y las salsas se venden a veces en bolsitas de plástico, aunque la mayoría lo hacen en recipientes de aluminio o de plástico. Algunos paquetes de comida están tan bien hechos que ofrecen incluso, además de un postre, una bebida en lata o en bolsa. En este caso la bebida está pegada al recipiente de comida. Todo va dentro de un paquete de cartón con una ventanita que permite ver el interior.

Estos paquetes de comida no necesitan cocinarse no calentarse. Las comidas y los snacks están especialmente diseñados para tomarlos directamente del envase, sin necesidad de platos o cubiertos. En el sector de los productos lácteos, esta idea viene de tiempo atrás. De hecho, las cucharitas pegadas en la tapa de los yogures llevan ya algunos años en el mercado. Sin embargo, la idea de tomar alimentos blandos sin necesidad de cubiertos sigue siendo relativamente nueva. Actualmente los americanos beben yogur directamente de la botella de plástico o lo chupan de un bote de plástico. La cuchara ya no es necesaria, ni tampoco sentarse a la mesa para comer. En el coche, en el autobús del colegio, en el patio... los yogures envasados en botes llamativos están por todas partes. Según una entrevista realizada entre los consumidores más jóvenes, las técnicas modernas de impresión y decoración para este tipo de envases desempeñan un papel importante.

Una de las últimas novedades dentro del segmento de los lácteos consiste en dotar a los envases de dibujos con colores que brillen en la oscuridad. Al exponerse a un medio luminoso durante un determinado periodo de tiempo, los pigmentos empleados absorben la luz y luego expulsan la energía en la oscuridad. Así se consigue que el dibujo brille en la oscuridad. El empleo de estos tintes en envases alimentarios es, tal como se indica en el envase exterior y en el envase individual, totalmente inocuo.

Los botes se componen de láminas unidas de poliester/polietileno/ de baja densidad / de un sello o de polipropileno orientado / los colores / poliester orientado metalizado y un sello, con etileno alcohol vinílico cuando se someten a un tratamiento con peróxido para un llenado aséptico.

Además, se conservan en el congelador como el hielo. Estos envases están fabricados en un material que facilita la apertura del envase, rasgándolo de una sola vez. Los botes se componen de tres cápsulas laterales selladas, fabricadas y rellenadas en vertical por máquinas cerradoras. Los botes de plástico compuestos de hasta ocho colores al verso son los que más gustan. La estanterías de los supermercados en Estados Unidos están cada vez más llenas de productos envasados en estos cómodos recipientes. En la actualidad, ya podemos disfrutar de natillas de chocolate, mantequilla de cacahuetes e incluso de mousse de manzana listos para tomar directamente del bote. Pero todavía queda mucho por descubrir en el mundo de los envases..

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Repacar - Asociación Española de Recicladores Recuperadores de Papel y Cartón

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS