Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
El actual contexto de crisis que vive Europa y muy especialmente los países del sur de ésta (España, Portugal, Grecia, Italia) está desplazando los orígenes de demanda de sistemas de ANPR

Nuevas oportunidades y mercados para ANPR en un contexto de crisis

Redacción Interempresas13/11/2013

La situación económica de algunos países de Europa es especialmente delicada con tasas de desempleo fuera de control, organismos públicos sobrendeudados y sin recursos para invertir, etc. Esta situación ha generado nuevos escenarios y problemáticas en Europa que han propiciado la entrada del ANPR con fuerza en nuevos sectores. El aumento del hurto por un lado y la necesidad urgente de conseguir nuevas fuentes de financiación en los organismos públicos por otro, han sido dos de los factores que han impulsado la apertura de estos nuevos nichos de mercado.

Como es natural, el interés por sistemas de este tipo en sectores donde el retorno de esta inversión no es perceptible o inmediato ha disminuido enormemente. No obstante, aplicar la tecnología ANPR a prácticamente cualquier sector o actividad siempre reporta beneficios ya que mejora el control, la seguridad y la trazabilidad. De todos modos, es muy frecuente que no sea fácil calcular el retorno de la inversión de forma clara. Algunos ejemplos de estas nuevas necesidades podrían ser los casos de las gasolineras, los ayuntamientos o el control de zonas industriales.

El caso de las gasolineras

Habitualmente en muchos países de Europa las gasolineras, en horario diurno, funcionan en modo autoservicio, donde el cliente se sirve el combustible y cuando finaliza pasa por caja para abonar el importe correspondiente.

Aunque siempre ha existido el cliente que tras servirse combustible abandona la gasolinera sin abonar el repostaje, hasta el inicio de la crisis el porcentaje de servicios no pagados era relativamente pequeño y la pérdida ocasionada era asumible por la gasolinera/distribuidora y seguramente se veía compensado por el poco personal necesario para atender el negocio en modo autoservicio.

En la actualidad, con la existente crisis y con los precios de combustible en máximos históricos se ha disparado el número de clientes que no pagan. Asimismo, la pérdida es mayor al ser mayor el precio del combustible (en el caso de camiones podemos estar hablando de cientos de euros).

En países como España, actualmente es necesario abonar tasas judiciales de unos 200 euros previa denuncia. Dichas circunstancias han propiciado que aumente la prioridad de la prevención del hurto. Una de las maneras de tratar de minimizar este hurto ha sido la instalación de sistemas ANPR conectados al sistema de gestión de los surtidores, y muy a menudo con el sistema de vídeo grabación (NVR) del que ya dispone la gasolinera.

El funcionamiento, a grandes líneas, es el siguiente: se instala un sistema ANPR con cámaras enfocadas a cada uno de los surtidores de forma que el sistema conoce siempre cuál fue la última/s matricula/s en cada uno de las vías de repostaje. En el caso de que un cliente abandone la estación sin pagar, su matrícula es añadida a una ‘lista negra’. Esta lista negra, y aquí está el beneficio, es alimentada y compartida por todas las estaciones de servicio del mismo grupo (en algunos países existe la duda sobre los límites legales la conservación de dicha lista así como los límites temporales de ésta). Cuando el ‘cliente’ trata de repetir la operación en otra gasolinera del grupo, el sistema ANPR reconoce su matrícula, verifica la lista negra y si ésta es localizada o deshabilita el surtidor y no dispensa gasolina al cliente o bien fuerza el prepago para ese surtidor.

Combinar este sistema con una señalización que muestre claramente que la estación de servicio cuenta con este sistema de seguridad puede tener además un efecto disuasorio, cumpliendo así la función de evitar el robo. Esta tecnología puede ser, además, aprovechada para fidelizar clientes detectando sus hábitos de consumo para facilitar repostaje o proponer descuentos, etc.

foto

Sistema de cámaras ANPR.

Ayuntamientos

En países como España se está extendiendo la práctica de instalar sistemas de gestión de tráfico en modo de alquiler. Es decir, la empresa suministradora debe hacerse cargo del suministro e instalación de los sistemas de ANPR, debe llevar el mantenimiento de estos sistemas mientras dure el contrato y garantizar el máximo tiempo posible de disponibilidad de estos sistemas. También tiene que ayudar, incluso en la gestión diaria de las sanciones. A cambio, la empresa recibe por parte del ayuntamiento un importe fijo al año (bastante reducido) y un % de cada sanción cobrada. Estos contratos suelen tener una duración de unos 4 años, tiempo en el que se recupera la inversión sin dificultad.

Algunos de estos sistemas son, por ejemplo, los Sistemas de Radar (control de velocidad en zonas sensibles o problemáticas de la cuidad), los Sistemas de ‘Foto rojo’ (controlan que se respete la luz roja de un semáforo) o los Sistemas de Supervisión del Carril Bus/Taxi (controlan que vehículos que no sean de transporte público invadan dichos carriles).

El ancho de banda existente en la red de comunicaciones disponible por el ayuntamiento determina la arquitectura de los sistemas. Cuando este ancho de banda es bajo (3g, wimax, etc.) es más apropiada una arquitectura distribuida donde el ANPR trabaja en local y solo envía al centro de control las lecturas o propuestas de sanción. Si por el contrario se dispone de una infraestructura con un gran ancho de banda (fibra óptica), una arquitectura centralizada puede bajar los costes del sistema en general, ya que el ANPR trabajaría de forma centralizada en un único servidor. La modalidad de contrato en alquiler permite que el organismo público (ayuntamiento) no haga un desembolso inicial de una importante cantidad de dinero, lo cual es muy interesante dada la situación actual.

Aunque en algún país de la Europa del sur, estos sistemas semigestionados por empresas privadas llegaron a ser bastante impopulares (Italia por ejemplo), en general pueden resultar muy beneficiosos para pacificar el tráfico en zonas con alta siniestralidad, obtener un ingreso extra tan necesitado en estos momentos, aumentar el control y mejorar la gestión del tráfico de una ciudad o pueblo.

Con el auge del concepto de Smartcity estos sistemas están llamados a desplegarse poco a poco por todos nuestros pueblos y ciudades interconectados con otros sistemas de ITS (Intelligent Traffic Systems).

Control de Zonas Industriales

El número de robos en zonas industriales ha aumentado considerablemente estos años. El objetivo de éstos suele ser bien materias primas, ahora muy valoradas, como cobre, etc. o bien maquinaria. Aunque algunas de estas zonas industriales cuentan con un control de accesos con barreras y guarda de seguridad, la gran mayoría son de libre acceso.

La instalación de cámaras en todos los accesos al polígono, reconociendo y almacenando en un histórico las matrículas, tiene por un lado un efecto disuasorio, si está bien señalizado el uso de éste y es útil también como registro de accesos para la policía en caso de cometerse un delito.

Frecuentemente estos sistemas almacenan fecha y hora del acceso y salida al polígono, matrícula, tipo de acceso (entrada o salida) e imágenes del vehículo. Al tener que reconocer matrículas a altas velocidades suelen utilizarse sistemas free-flow de reconocimiento de matrículas. Una vez más, la integración de la tecnología de reconocimiento de matrículas con un vídeo grabador, da un gran valor añadido al sistema pudiendo ver la “escena” previa o posterior al paso del vehículo.

Empresas o entidades relacionadas

Infaimon, S.L.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.