Posicionamos su web SEO / SEM

La ciudad de Murcia produjo en 2011 biogás suficiente para iluminar 100.000 farolas

04/09/2012

4 de septiembre de 2012

La Planta de Extracción de Biogás del Vertedero de Murcia ha servido de modelo para la instalación de otras en España y Europa. El biogás extraído del tratamiento de la basura en Murcia capital permitió producir el pasado año 18.631.893\1kW\2hora, una energía equivalente al consumo de aproximadamente 100.000 farolas.

Es una muestra más de la gestión sostenible de los residuos sólidos urbanos que se realiza en Murcia, cumpliendo las directrices del Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Limpieza Urbana y Gestión de Residuos, que dirige José Ros, y la empresa concesionaria del servicio, Cespa.

La incorporación de criterios ambientales, en este caso, con la obtención de biogás, tiene dos consecuencias positivas inmediatas: por un lado, se deja de emitir 77.000 toneladas de CO2 a la atmósfera y, por otra parte, el Ayuntamiento logra un aprovechamiento energético a través de esta energía alternativa.

La Planta de Extracción de Biogás del Vertedero Controlado de Murcia se puso en marcha con un primer motor instalado en el Centro de Tratamiento de R.S.U. en 1999 y ha servido de modelo para la creación de otras en España y Europa. Actualmente existen tres motores en funcionamiento.

La instalación permite la extracción del biogás generado en el vertedero y su conversión en energía eléctrica para el autoabastecimiento del centro de tratamiento, aunque la mayor parte de la energía eléctrica conseguida –más de 14.000 kW/h en 2011- se emplea en abastecer a la ciudad mediante su envío a la red eléctrica.

Esta obra de ingeniería medioambiental representa un elemento necesario para controlar la emisión de gases, favoreciendo su eliminación e impidiendo que se puedan generar bolsas de gas metano en el interior del vertedero. A través de una sofisticada red de pozos de captación y tuberías que recorre el centro, se conduce el biogás hasta una estación de control primario donde se mide sus condiciones naturales y riqueza energética. Posteriormente, se combustiona para poner en movimiento los motores generadores de energía eléctrica.