Andorra se deja seducir por la biomasa con KWB

25/11/2011

25 de noviembre de 2011

Hasta el momento, Andorra se había resistido a la instalación de calderas de biomasa. Pero el aumento constante del precio del gasoil y la extensión del uso de la biomasa hace que empiece a mirar con buenos ojos esta energía renovable. KWB ha sido escogida como marca de referencia y se convierte así en una de las primeras marcas en instalar sus calderas de biomasa en el país vecino.

foto
La instalación ha sido realizada por Watt Energia y Treginer Electricitat, empresas de Lleida, certificadas como instaladoras KWB por HC Ingeniería.

El pasado mes de mayo HC Ingeniería-KWB ponía en funcionamiento en una casa unifamiliar de Andorra (concretamente, en la parroquia de Santa Coloma) una de las primeras calderas de biomasa instaladas en el país, una KWB Multifire, modelo USV ZI 60, con una potencia de 60 kW, que sustituye a una antigua caldera de gasoil que tenía un consumo de 7.000 litros anuales.

Se trata de una casa de 500 metros cuadrado más unas oficinas de 50 metros cuadrado, que desde ahora cubrirán sus necesidades de calefacción y ACS con biomasa. En este momento, la biomasa que se está utilizando es astilla G30. La instalación se compone de un circuito de radiadores y fancoils. Cuenta con un silo de obra enterrado de 32 metros cúbicos y un acumulador de 1.200 litros para optimizar el rendimiento de la instalación.

La producción energética anual estimada es de 54.500 kWh/anuales, con un consumo de 16 toneladas de astillas anuales, que tendrán un coste de unos 800 €/anuales (50 €/tonelada), frente a los 6.200 euros anuales que suponía el gasoil. Por lo tanto se prevé un ahorro de unos 5.400 euros al año.

La instalación ha sido realizada por Watt Energia y Treginer Electricitat, empresas de Lleida, certificadas como instaladoras KWB por HC Ingeniería y que ya han colaborado con la empresa madrileña en otras ocasiones. Y la inversión realizada ha sido de unos 54.000 €, que serán amortizados en seis años.