Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
A pesar de la ralentización del sector, la producción eléctrica por energía eólica crece en España y bate récords

Las instalaciones eólicas en España, con el viento a favor

Laia Banús28/04/2011

28 de abril de 2011

La energía eólica española no deja de superar sus propias marcas. En marzo de 2011 fue la fuente que más electricidad generó en España y con 4.738 GWh, energía suficiente para abastecer un país del tamaño de Portugal, batió su propio récord de producción. Pero además, la generación de electricidad con eólica en 2010 superó por primera vez a Alemania, tradicionalmente el primer productor europeo de esta energía, a pesar de tener menos potencia instalada. ¿El secreto? Parece ser que en España el pasado año hizo más viento que en el país germano, aunque para la Asociación Empresarial Eólica también tiene la ‘culpa’ un sistema más efectivo, que permite producir más con menos aerogeneradores.

De este modo, la generación de electricidad con eólica en 2010 en España alcanzó los 42.976 GWh, superando por primera vez en su historia a Alemania, tradicionalmente el primer productor europeo de energía eólica —a pesar de tener menos potencia instalada— según los datos del Barómetro Eurobserv’ER, el observatorio de energías renovables de la Comisión Europea. La cobertura de la demanda con eólica en España fue del 16,4% el pasado año, frente al 6,2% de Alemania. El país germano mantiene el primer puesto de Europa en potencia instalada, con un total de 27.214,7 MW eólicos a 31 de diciembre de 2010. España ocupa el segundo lugar, con 20.676 MW. “Esto demuestra el buen funcionamiento del sistema español —afirman desde la AEE— al haber logrado producir más electricidad procedente de la eólica con menos aerogeneradores”.

foto
Foto: Asociación Empresarial Eólica.
España tiene unos costes de generación menores porque sus parques funcionan más horas y cuenta con aerogeneradores más modernos que Alemania

España vivió en 2010 un año con elevados índices de viento, al contrario que Alemania. Además, España tiene unos costes de generación menores porque sus parques funcionan más horas, cuenta con aerogeneradores más modernos que Alemania (el mercado eólico español comenzó a desarrollarse más tarde) y tiene un mejor sistema de integración en red gracias al trabajo conjunto llevado a cabo entre Red Eléctrica de España (REE) y el sector eólico. Todo ello redunda en la eficacia del modelo español.

Al igual que España, Alemania cuenta con un sistema de incentivos a la energía eólica basado en primas medioambientales, considerado por la Comisión Europea como el más eficiente de Europa en términos económicos. Los nuevos parques alemanes percibieron el año pasado 92 euros por MWh, frente a los 77 euros de media que recibieron los españoles. España es, junto con Portugal, el país de la Unión Europea con unas primas eólicas más bajas.

Cabe destacar, además, que la producción de energía eólica proporciona beneficios destacables, tanto medioambientales como económicos. Medioambientales porque, por ejemplo, con el récord mencionado de producción del pasado marzo, con el que la cobertura de la demanda con la eólica alcanzó en marzo el 21%, se evitó la emisión de 1,7 millones de toneladas de CO2 en marzo, el equivalente a plantar 850.000 árboles. Y económicas, porque la misma cobertura de demanda de marzo evitó también transferencias de rentas al extranjero por valor de unos 250 millones de euros, como consecuencia de las importaciones de combustibles fósiles y de las emisiones de CO2 evitadas. Asimismo, el desarrollo de la eólica, que desplaza en el mercado eléctrico a tecnologías más caras que utilizan combustibles fósiles es uno de los motivos de que los precios de la electricidad en el mercado mayorista español estuvieran en 2010 entre los más bajos de Europa. Ésta fue la principal razón por la que 2010 fue el primer año en que España tuvo un saldo exportador de electricidad con Francia. En 2010, el coste medio anual del mercado de electricidad español fue de 38 euros/MWh, frente a los 47,5 euros/MWh de Francia. De hecho, un informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) refleja que España es el cuarto país exportador neto (exportó más de lo que importó) de la Unión Europa, tras Francia, Alemania y Chequia. En total, España exportó electricidad en 2010 por valor de 8,3 TWh. El año pasado sólo hubo seis países europeos exportadores netos de electricidad.

foto

Castilla y León sigue al frente

Castilla y León se consolidó el pasado 2010 como la comunidad autónoma con mayor potencia instalada, y, si se mantiene la tendencia actual, parece que así seguirá. El pasado año, esta comunidad sumó 917 MW, que supone el 60,4% de toda la nueva potencia instalada en España en 2010, por lo que ya cuenta con algo más de 4.800 MW acumulados. Las otras dos comunidades con mayor potencia instalada fueron Cataluña (326,87 MW) y Andalucía (139,41).

En cuanto a potencia acumulada, el segundo y tercer puesto corresponden a Castilla-La Mancha, que apenas instaló 6 MW en todo 2010, y Galicia, que sumó 54,80 MW, logrando un total de 3.290 MW. Baleares, Canarias, Asturias, La Rioja, País Vasco y la Comunidad Valenciana no instalaron un solo megavatio en todo el ejercicio de 2010. También cabe recordar que durante el pasado año, comunidades como Aragón, Cantabria, Cataluña, Extremadura y Galicia realizaron concursos eólicos por una potencia de varios miles de megavatios, con el objetivo de obtener la autorización administrativa. Por ahora, y ante la falta de un marco regulatorio a partir de 2013, se desconoce cuándo se instalará esta potencia.

España es, junto con Portugal, el país de la Unión Europea con unas primas eólicas más bajas

A por los 35.000 MW para 2020

La eólica cerró 2010 con una potencia instalada de 20.676 MW, en línea con los objetivos del Plan de Energías Renovables 2005-10. Y ahora se enfrenta a un nuevo reto: conocer el marco normativo y retributivo para llegar a los 38.000 MW en 2020 que establecen las previsiones enviadas por el Gobierno a Bruselas en el PANER (Plan de Acción Nacional de Energías Renovables): 35.000 MW de eólica terrestre y 3.000 de eólica marina.

Aunque 2010 fue un año especialmente complicado para el sector, dada la ralentización de su ritmo de crecimiento, se instalaron 1.516 MW en España, dato que supone el crecimiento más lento desde 2003, según los datos recopilados por el Observatorio Eólico de la AEE. Las suma total de la potencia instalada a finales de 2010 en España se situó, por tanto, en 20.676 MW, cifra algo superior a los 20.155 MW fijados en el PER. El porqué de esta ralentización se encuentra, según el propio Observatorio, en el impacto de la creación del Registro de Preasignación a mediados de 2009 y la incertidumbre regulatoria que caracterizó 2010. Y cómo ya avisó la AEE, ambos factores, junto con los efectos de la crisis, supusieron un descenso en la instalación de una nueva potencia.

Asimismo, y de cara al futuro, queda otra incógnita por resolver: conocer cuál será el marco regulatorio que establezca las reglas del juego a partir de 2013. Para 2011 y 2012 quedan pendientes menos de 3.000 MW de puesta en marcha en el Registro y a partir de esa fecha se desconoce tanto la retribución que percibirán las instalaciones como el sistema que se usará, lo que supone, de momento, un freno para la instalación de parques de cara al futuro.

Pero, como hemos visto, dada la probada eficacia del sistema, el sector eólico español considera que la nueva regulación que dicte el Gobierno debe basarse en el sistema actual. Desde la Asociación Empresarial Eólica declaran al respecto: “Para que la energía eólica continúe su desarrollo y España pueda cumplir los objetivos europeos de cara a 2020, es necesario que el Gobierno establezca ya el nuevo marco regulatorio que sustituya al Real Decreto 661/2007, que vence a finales de 2012. La instalación de parques eólicos exige largos periodos de maduración (de seis a ocho años), por lo que las empresas necesitan conocer ya las condiciones en que se podrá desarrollar el sector a partir de 2013”.

Por primera vez en 30 años, España se convirtió en el 2010 en vendedor neto de energía eléctrica a Francia
foto

APPA rechaza el canon eólico de Castilla-La Mancha

La Asociación de Productores de Energías Renovables-APPA ha manifestado a través de un comunicado su rechazo a la Ley 9/2011 de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que establece un canon para las instalaciones eólicas. Para la Sección Eólica de APPA es un contrasentido gravar con un impuesto más a estas instalaciones a los que ya se les aplican, como el de sociedades, BICES o ICIO. En el caso de este último, el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, se aplica con un criterio que obedece a un afán recaudatorio superior a ninguna otra industria, sobre una tecnología como la eólica a la que, al igual que el resto de energías renovables, la mencionada Ley reconoce en su exposición de motivos como “fuente de abastecimiento que respeta el medio ambiente y, al aprovechar recursos autóctonos, contribuye a la disminución de la dependencia energética”.

Para la Sección Eólica de APPA, este tratamiento fiscal, unido a las gravosas condiciones de acceso y a los abusivos arrendamientos, hace que “las renovables en general y la eólica en particular se vean encarecidas hasta extremos insoportables, pretendiendo resolver políticas de financiación municipal y autonómica que no deberían tener este soporte y que conviven con dificultad con una política de fomento de las renovables y la consiguiente bajada de costes con la que toda la sociedad debería estar comprometida”, según afirma el comunicado. En opinión de José Miguel Villarig, presidente de la Sección Eólica de APPA, “la mejor manera de impulsar y promover las energías renovables es no gravarlas con más impuestos y fomentar su abaratamiento. Con ello, muy al contrario de lo que dice la Ley, no se promoverá el desarrollo tecnológico sino que hará cada vez más difícil atraer a la Comunidad de Castilla–La Mancha inversiones en un sector, el de las energías renovables, que atraviesa por un momento difícil en parte debido a la falta de estabilidad de su marco regulatorio y de la que el establecimiento de un canon a instalaciones ya en funcionamiento es una prueba más de la mencionada inestabilidad regulatoria”.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Climatización - (IFEMA) - Feria de MadridGenera - IFEMA - Feria de Madrid

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS