Posicionamos su web SEO / SEM

La instalación de una caldera de biomasa supondrá un ahorro del 18% en impuestos

11/06/2010

11 de junio de 2010

Según informa el Grupo Nova Energía, empresa especializada en el ahorro y eficiencia energética a través de energías renovables, que implementa y forma en combustión de biomasa en España, durante el mes de abril el Consejo de Ministros aprobó la reducción del IVA al 8% para todo tipo de reformas realizadas en los hogares españoles. Así pues, a partir del próximo mes de julio, todas las obras de reforma que se realicen en nuestro país pasarán a contar con un IVA reducido del 8%, frente al 18% que entrará en vigor en ese mes. Este IVA reducido se aplicará a todos los oficios que estén relacionados con las obras de reformas como fontaneros, pintores o albañiles.

foto
Además, con la entrada en vigor del Real Decreto-ley 6/2010 parte de estas reformas tendrán rebajas fiscales adicionales del 10% cuando se dirijan a mejoras en los apartados de eficiencia energética, protección del medio ambiente y utilización de energías renovables, entre otros. Ese 10% sobre el IRPF, con un límite máximo anual de 4.000 euros, podrán deducírselo los contribuyentes cuya base imponible sea inferior a 33.007 euros. Para conseguir este descuento las obras deben realizarse en la vivienda habitual.
Esta disposición está enfocada para que los propietarios de viviendas, siempre que no sean nuevas, sustituyan las instalaciones de gas o petróleo por otras a base de combustibles no fósiles, como por ejemplo la biomasa. De esta manera, el gobierno quiere fomentar la mejora del comportamiento energético de las edificaciones, reduciendo su demanda energética y aumentando, al mismo tiempo, el rendimiento.
Traducido en dinero, estas nuevas regulaciones pueden significar un ahorro de alrededor 1.200 euros por caldera doméstica, incluyendo la instalación y puesta en marcha. Además, el propietario también ahorrará en combustible. El precio del quilowatio hora \1kWh\2 del gas natural es de 0,045 euros, el gasóleo sube a 0,068 euros/Kwh, mientras que la biomasa no llega a superar los 0,030 euros Kwh. Otro factor a tener en cuenta es la drástica reducción de las emisiones contaminantes por parte de la biomasa, una situación totalmente contraria a la experimentada por las calderas de gas y petróleo.