Investigadores de la Universidad de Granada aprovechan desechos agrícolas para  'pellets' de uso doméstico

08/10/2009

8 de octubre de 2009

Un grupo de investigadores de la Universidad de Granada ha iniciado un proyecto que utiliza la biomasa de residuos agrícolas para la producción de 'pellets' y su uso energético en el ámbito doméstico. Los investigadores pretenden suplir la falta de tecnología de la zona en el sector de la 'pelletización', como fuente de energía. “Se trata de buscar una alternativa a los combustibles fósiles en el ámbito doméstico (biomasa residual térmica), lo que convertirá a la industria de la generación de biomasa residual agrícola en estratégica desde el punto de vista de la seguridad energética y el desarrollo sostenible”, explica la profesora e investigadora responsable del proyecto, Montserrat Zamorano Toro. “Dos de los grandes problemas ambientales con los que se enfrenta el hombre en la actualidad son la elevada tasa de generación de residuos y el consumo energético, ambos con una relación directa con el cambio climático, en opinión de Zamorano. “Este escenario –apunta–, demanda un cambio de los modelos de gestión de los desechos, dirigidos a su reducción, reciclaje y valorización. Y también en los modelos energéticos, en los que las energías renovables se destinan a sustituir parte de las futuras demandas de energías fósiles”. Entre estas energías se encuentran las fuentes de biomasa provenientes de árboles, plantas, desechos de animales, etc. El proyecto se propone aportar soluciones a ambos problemas.

En primer lugar, el grupo de la UGR seleccionará los materiales originarios de desechos agrícolas para su 'pelletización'. Posteriormente, se optimizarán los procesos y técnicas de obtención de 'pellets' y se analizará el ciclo de vida del producto, desde la generación de los residuos agrícolas hasta su combustión en caldera. Así se podrá estudiar su viabilidad, tanto económica como ambiental. Por último, se pretende hacer un análisis del mercado potencial del producto fabricado, y así  diseñar una herramienta que optimice la logística de todo el sistema, con lo que se emplearán las nuevas tecnologías de la información.

El proyecto se lleva a cabo con la colaboración de la empresa Energía Oriental. Esta compañía ha puesto en marcha la primera planta española dedicada a la producción de 'pellets' a partir de las podas del olivar, con una inversión de 2,31 millones de euros. La instalación, con una capacidad anual de 20.000 toneladas de 'pellets', efectúa diversas pruebas con otras materias primas como el chopo, almendro y cardo.