La II Marcha del Vehículo Eléctrico reunirá un centenar de vehículos eléctricos en Madrid

17/09/2014

17 de septiembre de 2014

La Asociación Madrileña del Vehículo Eléctrico (Amve) convoca, dentro de la Semana Europea de la Movilidad (#SEM2014), una marcha de vehículos eléctricos por Madrid a la que invitan a todos aquellos que quieran unirse.

Este encuentro, que reunirá a más de un centenar de vehículos eléctricos por las calles de Madrid, tiene como objetivo demostrar que una ciudad sin ruidos y contaminación es una realidad posible. Para Javier Blanco Gómez, presidente de Amve, “no sólo hablamos de eliminar la contaminación sino de mejorar la eficiencia ya que un coche eléctrico utiliza tres veces menos energía que uno térmico equivalente para hacer el mismo trabajo”.

Esta II Marcha del Vehículo Eléctrico en Madrid supone una apuesta real y conjunta del sector del vehículo eléctrico en España ya que con motivo de la semana de la movilidad se congregarán tanto usuarios -que utilizan ya los vehículos eléctricos como una alternativa real de transporte diario por ser más económica y eficiente- como fabricantes. Entre estos últimos participará Tesla, que ya anunció hace unos días la inclusión de España en su plan de despliegue de estaciones de recarga, y empresas que ya fabrican sus últimos modelos en nuestro país como Renault Z.E, BMW, Nissan y Peugeot sin olvidar a emprendedores en el mundo de la bicicleta eléctrica como eBike75.

España se posiciona como el mayor fabricante de VE con previsiones de crecimiento si bien queda rezagado en ventas con tan sólo 854 unidades el pasado año. Tal vez, entre otras, una de las razones que aún disuade a los españoles es su mal entendida falta de fiabilidad y la dificultad de mantenimiento. Sin embargo un motor eléctrico es más fiable que uno térmico. En palabras de Gómez “apenas genera calor durante su uso, por lo que se evitan averías ocasionadas por cambios de temperatura y no tiene fluidos ni filtros ni partes oscilantes que generen vibraciones. Un motor eléctrico podría durar toda su vida útil sin ningún tipo de mantenimiento, ya que permanece 'cerrado' desde la fabricación hasta su reciclaje. Bastaría el remplazo de las baterías por lo que el mantenimiento es menor, por no decir prácticamente inexistente, y la fiabilidad del motor muy superior”.