Posicionamos su web SEO / SEM

Tecnología SMA en la mayor planta híbrida FV-diésel con sistema de almacenamiento del mundo

02/09/2014

2 de septiembre de 2014

La instalación más grande del mundo híbrida fotovoltaica-diésel con almacenamiento en baterías se está construyendo en la provincia boliviana de Pando. SMA Solar Technology suministra tanto inversores de nuevo desarrollo para sistemas de almacenamiento a gran escala con baterías de iones de litio como un SMA Fuel Save Controller para el control de la energía solar en función de la demanda.

Esta planta, con una potencia de unos 5 MW, generará a finales de año energía solar suficiente para cubrir casi la mitad de la demanda de energía en la capital provincial de Cobija y pueblos vecinos en el norte de Bolivia. Los residentes y empresas de esta zona consumen unos 37 GWh de energía al año, y cada vez más. Como la región no está conectada a la red eléctrica pública, la energía se produce solo con generadores diésel. SMA suministra seis inversores Sunny Central 800CP-XT, cuatro inversores de batería Sunny Central Storage 630 y un SMA Fuel Save Controller como componente central del sistema híbrido. El EPC para el proyecto es Isotron S.A.U. (Isastur Group). La empresa boliviana de electricidad Ende (Empresa Nacional de Electricidad) es propietaria de la planta, mientras que la empresa Eléctrica Guarachi S.A. se encarga de la gestión del proyecto.

foto
Volker Wachenfeld, vicepresidente senior de Off-Grid y Almacenamiento de SMA, está entusiasmado con el uso pionero de la SMA Fuel Save Solution en esta instalación “Gracias a nuestra tecnología de control inteligente, podemos integrar una gran proporción de energía solar en redes con diésel. Esto reduce los costos de operación y las emisiones de CO2, así como la dependencia del diésel. La SMA Fuel Save Solution desarrollada para responder a este desafío tecnológico cuenta con los inversores y el SMA Fuel Save Controller como su componente principal. Este actúa como un controlador basado en la demanda de energía solar inyectada a la interfaz entre el generador diésel, el generador fotovoltaico y la carga de energía. El SMA Fuel Save Controller considera los flujos de energía en la red aislada y utiliza esa información para determinar la potencia FV máxima admisible. Así, podemos garantizar la estabilidad permanente del sistema y un control adecuado de los grupos electrógenos”.

Hasta ahora, sólo un 80% de la población boliviana tenía acceso a la electricidad, por lo que el gobierno ha adoptado nuevos métodos de generación de energía y suministro para sus ciudadanos. De acuerdo con la declaración del portavoz del gobierno Hugo Sosa el año pasado, el objetivo principal es llegar al 95% en 2015, y las renovables jugarán un papel importante en el logro de ese objetivo. Debido al alto grado de irradiación solar, Bolivia tiene un gran potencial para el uso de la energía solar. Los requisitos técnicos para los componentes utilizados tienen en cuenta que todo el altiplano boliviano, la parte central y más grande del país, está casi a 4.000 metros de altitud.