El complejo eólico marino de Iberdrola East Anglia One recibe la aprobación del gobierno británico

23/06/2014

23 de junio de 2014

La sociedad formada por Iberdrola (50%), a través de su filial ScottishPower Renewables, y la compañía sueca Vattenfall (50%) ha recibido el permiso definitivo del gobierno británico para iniciar la construcción del complejo eólico marino de East Anglia One.

Ubicado en aguas inglesas del Mar del Norte, este parque offshore se convertirá en uno de los más grandes del mundo, con una potencia instalada de 1.200 megavatios (MW).

Este proyecto es el más ambicioso acometido por Iberdrola hasta la fecha en el ámbito de las energías renovables. El permiso recién obtenido, que se enmarca en las adjudicaciones del denominado Round 3, también es el mayor otorgado jamás por el gobierno británico en este sector.

El complejo eólico marino de East Anglia One supondrá la instalación de un total de 240 aerogeneradores de última generación en un área de 300 kilómetros cuadrados.

foto
El parque también implicará la puesta en marcha de cinco subestaciones submarinas, que recogerán y distribuirán la energía de los citados aerogeneradores, cuatro grandes líneas submarinas de 73 kilómetros de longitud, que trasladarán la electricidad a tierra, y una nueva subestación cerca de la costa -adyacente a una ya existente y denominada Bramford-, cuya misión será conectar el parque con la red nacional.

Este proyecto energético, que será capaz de atender el suministro eléctrico anual de alrededor de 820.000 hogares, implicará la inversión de 500 millones de libras en el desarrollo económico del área donde se ubicará el parque y propiciará la creación de unos 2.700 empleos durante el periodo de construcción, 1.600 de ellos en la zona de East Anglia.

Una vez recibidas ya todas las autorizaciones, está previsto que las obras comiencen en 2017, que los primeros trabajos en alta mar se lleven a cabo en 2018 y que la instalación comience a generar energía eléctrica en 2019.

Iberdrola y Vattenfall han dedicado más de tres años a planificar los detalles de este complejo eólico marino, proceso que ha incluido una consulta realizada entre todos los colectivos interesados de la región.

El Grupo Iberdrola ha identificado la energía eólica marina como una de las bases de su crecimiento futuro y persigue liderar el desarrollo de esta tecnología, avanzando con la prudencia que exigen las inversiones de esta naturaleza. La empresa cuenta con una Dirección de Negocio Offshore, con oficinas en Glasgow, Londres, Berlín, Madrid y París, que impulsa la paulatina puesta en marcha de su cartera de proyectos, que ya suma unos 8.000 MW en Reino Unido, Alemania y Francia.