Iberdrola conecta a la red sus primeros aerogeneradores marinos en el parque de West of Duddon Sands

31/01/2014

31 de enero de 2014

foto
Molinos de energía eólica.

Iberdrola, a través de su filial británica ScottishPower Renewables, y la empresa danesa Dong han conectado a la red nacional británica los primeros aerogeneradores de su parque eólico marino (offshore) de West Of Duddon Sands (Wods), en Reino Unido.

Se trata de las primeras cuatro turbinas offshore que Iberdrola conecta a red y las primeras de una empresa española que empiezan a producir electricidad en toda la historia, lo que muestra el compromiso de la compañía con las energías renovables.

West Of Duddon Sands está situado a unos 20 kilómetros de Barrow-in-Furness, en la costa noroeste de Inglaterra, y lleva en fase de construcción dos años. La empresa ha instalado 42 de los 108 aerogeneradores que integran este proyecto y en la actualidad está en el proceso de puesta en marcha y conexión de todas estas turbinas.

Una vez finalizada su puesta en marcha, que va a requerir una inversión total de 1.600 millones de libras, la instalación tendrá una capacidad de 389 megavatios (MW) y producirá suficiente energía para cubrir la demanda de aproximadamente 300.000 hogares británicos. Hasta ahora se han instalado 200 kilómetros de cable submarino y se han terminado las 108 cimentaciones. El emplazamiento cubre un área de unos 67 km2 y las turbinas, suministradas por la empresa alemana Siemens, tienen una capacidad unitaria de 3,6 MW.

La energía producida por los aerogeneradores se recoge en una subestación offshore que ha sido especialmente diseñada para resistir las duras condiciones climatológicas de la zona. En ella se sube el voltaje y dos cables submarinos exportan la electricidad hasta la subestación en tierra de Heysham, punto de conexión a la red del Reino Unido.

El diseño del parque de Wods ha incorporado los últimos avances tecnológicos, lo que ha permitido reducir costes. En la nueva terminal del puerto de Belfast, construida expresamente para instalar parques eólicos marinos, se almacenan y pre-ensamblan todas las piezas y componentes. En ella trabajan unas 300 personas desde soldadores hasta ingenieros y operadores de grúas.

La instalación de este gran complejo eólico marino se está realizando mediante dos buques de última generación. Se trata de los modelos navales más modernos del mercado y se han construido expresamente para la instalación de parques offshore.

Los barcos, que trabajan en tándem, son el Pacific Orca, el mayor buque instalador del mundo, con 161 metros de eslora, 49 de manga y un calado de 10,4 metros, que se ocupa de transportar las cimentaciones, y el Sea Installer, cuya misión es llevar al emplazamiento los aerogeneradores y las aspas.