Las asociaciones de renovables denuncian un proceso de expropiación encubierta

17/07/2013

17 de julio de 2013

Las asociaciones de renovables, Anpier, Appa, Protermosolar y Unef denuncian que las nuevas medidas para el sector eléctrico son gravemente retroactivas y quiebran la seguridad jurídica del país. La quiebra de la seguridad jurídica, a su vez, llevará a la quiebra a numerosos inversores, que deberán entregar sus instalaciones renovables a las entidades financiadoras al no poder afrontar el servicio de la deuda. Las asociaciones entienden que se puede hablar de un proceso de expropiación encubierta.

Tras meses de mantener un nivel de incertidumbre nefasto para cualquier sector económico, con total ausencia de diálogo y ninguneando a las asociaciones sectoriales, el Gobierno ha publicado el Real Decreto-Ley 9/2013, cuyo contenido es totalmente retroactivo para las energías renovables. En virtud de las disposiciones del RD-L 9/13, las renovables verán radicalmente sustituido su actual esquema de retribución por otro que pretende garantizar una rentabilidad razonable en función de parámetros desconocidos y que, según los cálculos del propio Gobierno, supondrá una merma de ingresos superior a los 1.300 millones de euros.

Un ajuste de tal magnitud (un 15% de los ingresos del régimen especial), sumado a los ajustes que ya ha sufrido el sector, que en algunos casos han alcanzado hasta el 40% de los ingresos, llevará a la quiebra a numerosas instalaciones, porque no podrán devolver los créditos que las financiaron. Sus propietarios tendrán que entregarlas a las entidades financiadoras, más las garantías que las respaldaban.