Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Empresas y consumidores se verán beneficiados por el reacondicionado de aparatos eléctricos y electrónicos

20/11/2019

La Unión Europea ha anunciado recientemente la puesta en marcha para 2021 de la normativa que promueve el derecho a reparar de los aparatos eléctricos y electrónicos. La nueva ley pretende luchar contra la obsolescencia programada, obligando a los fabricantes a producir electrodomésticos con el objetivo de que estos duren el mayor tiempo posible y a proporcionar piezas de repuesto a profesionales especializados para que estos productos puedan ser reparados y así, conseguir que se tiren un menor número de estos dispositivos a la basura antes de tiempo.

Sin embargo, aunque esta normativa supone un gran avance en la gestión de los aparatos electrónicos, los expertos consideran que esta medida no es suficiente. En primer lugar, porque esta nueva ley hace referencia a electrodomésticos como lavadoras, lavavajillas, o frigoríficos, aunque no incluye los aparatos electrónicos más comunes como los móviles, ordenadores o tabletas. “Además, es necesario dar mayor apoyo a los talleres de reparación y reacondicionado -tanto para dispositivos eléctricos como electrónicos – para poder luchar contra la obsolescencia programada y evitar la producción de basura electrónica de todo tipo de aparatos”, declara Thibaud Hug de Larauze, CEO y cofundador de Back Market, portal online referente en el comercio de aparatos reacondicionados.

foto
La nueva ley anunciada por la UE para 2021 promueve el derecho a reparar estos dispositivos para alargar su vida útil y reducir el volumen de basura electrónica.
Para ello, los expertos apuntan a una serie de medidas necesarias que supondrían un verdadero cambio en la gestión de estos productos. “Conceder subvenciones o favorecer el negocio de estos talleres de reparación y reacondicionado aumentaría el margen de beneficios resultante de sus actividades -como ya se ha hecho en países del norte de Europa como Suecia en donde se han reducido los impuestos a esta actividad- que a menudo se enfrentan a un sector tan competitivo como el de los productos nuevos. Esta medida supondría, por ejemplo, un impulso para reducir los costes asociados con la recogida de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), pero encima tendría un impacto positivo en la creación de empleo, tanto asalariados como por cuenta propia, en el sector de la reparación y el reacondicionado”, explica el CEO de Back Market.

Sin embargo, el mercado del reacondicionado no sólo beneficia a los talleres profesionales de reparación, al permitirles reparar todo tipo de aparatos eléctricos y electrónicos para darles una segunda vida, sino que también supone un beneficio para los consumidores. “No sólo porque pueden conseguir este tipo de productos a precios más económicos y prácticamente en las mismas condiciones y garantías que los productos nuevos, sino porque también les permite disfrutar de sus dispositivos mucho más tiempo, con los beneficios que eso conlleva tanto para su salud como para el medioambiente”, concluye Hug de Larauze.