Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Tarjetas de red para máquinas virtuales

Eurofach Electrónica20/01/2010

Cmatic, S.L. anuncia la disponibilidad de las tarjetas de interfaz de red (NIC) de virtualización AT-2973SX y AT-2973T de Allied Telesis para servidores que ejecutan máquinas virtuales. El modelo AT-2973SX es una tarjeta de interfaz de red de virtualización de doble puerto de fibra 1000SX Gigabit PCIe de cuatro vías, mientras que la AT-2973T posee doble puerto 1000T Gigabit PCIe de cuatro vías. El sistema operativo necesario para realizar una máquina virtual es complejo y, aunque los chipsets han mejorado en los últimos años, crear una verdadera máquina virtual sigue siendo difícil. Por ejemplo, la formación de colas resulta ser el problema típico con las máquinas virtuales que conlleva una disminución del rendimiento de estas, ya que obliga la CPU principal a realizar la tarea de ensamblar/desensamblar los mensajes entrantes en la cola única y enviarlos a la máquina virtual correcta. En este sentido, la ventaja de la nueva tarjeta AT-2973 es que hace posible que cada máquina virtual establezca su propia cola de red, aumentando de esta manera el rendimiento.

La tarjeta AT-2973 también tiene capacidad MSI-x (Interrupción de Señal de Mensaje), que dota de la posibilidad de controlar múltiples colas de red, una para cada máquina virtual. Ello forma parte del último estándar PCIe y permite a la tarjeta recoger datos para la transmisión o descartar los datos recibidos en áreas de memoria separadas en el ordenador principal que son parte de la máquina virtual. La nueva gama AT-2973 es conforme a PCI-Express v2.0 y permite al bus PCIe, que conecta la tarjeta a la placa madre del ordenador, mover los datos con hasta el doble de capacidad del bus anterior v1.0. De hecho, el bus v2.0 alcanza hasta 500Mbps por vía y, al ser un dispositivo de cuatro vías, puede lograr hasta 2Gbps. Con el objetivo de acelerar aún más las comunicaciones, la AT-2973 procesa los datos directamente desde los buffers de la aplicación posicionados en el ordenador principal, liberando así a la CPU de la tarea de mover los datos desde los buffers al motor de comunicaciones y permitiendo un gran ahorro en términos de tiempo.