Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Nuevo chip para facilitar la interactividad entre usuarios

Eurofach Electrónica03/12/2009

Investigadores de Intel Labs han presentado un procesador experimental de 48 núcleos o un “single-chip cloud computer”, que reconsidera muchos de los mecanismos que se utilizan para los diseños actuales de ordenadores portátiles, PCs y servidores. Este chip futurista cuenta aproximadamente con entre 10 y 20 veces los motores de procesamiento que se encuentran ahora dentro de los procesadores de marca Intel Core más populares. El objetivo a largo plazo del estudio es la incorporación de unas prestaciones increíblemente mejoradas a los ordenadores futuros, entre las que se incluyen nuevas aplicaciones de software e interfaces para comunicación entre el ser humano y los dispositivos electrónicos.

A principio del año que viene, Intel integrará prestaciones clave en una nueva línea de chips de marca Core, además de presentar procesadores de seis y de ocho núcleos a lo largo de 2010. Este prototipo contendrá 48 núcleos de procesamiento de Intel totalmente programables, la mayor cantidad jamás incorporada en un único chip de silicio. También incluirá una red de alta velocidad en el chip, para compartir información, además de técnicas recién inventadas para gestión de energía que permitirán a los 48 núcleos funcionar con una extraordinaria eficiencia energética a tan sólo 25 vatios en modo de inactividad, ó 125 vatios cuando funcionan a máximo rendimiento (un consumo parecido al de los procesadores de Intel actuales o el consumo de dos bombillas domésticas estándar). Este tipo de interacción podría eliminar la necesidad de teclados, mandos a distancia o mandos para juegos. Algunos investigadores piensan que los ordenadores incluso van a poder leer las ondas del cerebro, por lo que tan sólo deberemos pensar en un comando como, por ejemplo, dictar palabras para realizar esa tarea sin tan siquiera hablar.

El chip en prueba cuenta con una red de alta velocidad entre los núcleos, para compartir de forma eficiente información y datos. Esta técnica ofrece unas mejoras importantes en el rendimiento de las comunicaciones y en eficiencia energética, en comparación con los modelos de centros de datos actuales porque los paquetes de datos sólo tienen que desplazarse unos milímetros sobre el chip en vez de miles de metros a otro sistema informático.