Email marketing en Interempresas
Apropiados para los sectores médico, de automoción y militar, reducen el coste de fabricación y el peso de la pieza final y son respetuosos con el medio ambiente

Plásticos que conducen la electricidad

Redacción Interempresas24/01/2012

24 de enero de 2012

Plásticos que contribuyen a evitar interferencias en equipos electrónicos, reducen el coste de fabricación y disminuyen el peso de la pieza final en un 60% además de ser respetuosos con el medio ambiente. Este tipo de polímeros se han dado a conocer en la presentación del libro ‘Redit 14 razones para innovar’, que el Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas) ha presentado recientemente en Bruselas.
foto
Los plásticos desarrollados en el proyecto Polycond cuentan con nanotubos de carbono y otros aditivos conductores que mejoran sus propiedades eléctricas y físicas.

Los plásticos presentados suponen además una reducción en el coste de fabricación, disminuyen el peso de la pieza final en un 60% y son respetuosos con el medio ambiente.

Este tipo de plásticos, obtenidos a través del proyecto Polycond, gracias a la mejora realizada respecto a los tradicionales, podrán destinarse a industrias en las que abundan los productos eléctrico-electrónicos, como es el caso del sector médico, de automoción y militar.

Mejora de las propiedades eléctricas

Los aparatos de radio, ordenadores, televisiones o equipos médicos quirúrgicos se caracterizan por ser dispositivos que generan campos electromagnéticos y, por tanto, interferencias. Dichas interferencias pueden llegar a interrumpir, distorsionar o limitar el rendimiento de aquellos equipos que están en funcionamiento simultáneamente.

El objetivo del proyecto Polycond ha sido el de mejorar las propiedades eléctricas y físicas de los materiales plásticos empleando nanotubos de carbono y otros aditivos conductores, para mejorar las propiedades antiestáticas y de apantallamiento electromagnético de los plásticos, al tiempo que mantiene densidades bajas propias de los materiales plásticos.

A lo largo de este proyecto, Aimplas se ha desarrollado la formulación del material y posteriormente las empresas Fapermin –Alicante-, Molespol –Barcelona- e Intermedic –Barcelona- lo han trasladado a la fabricación de aplicaciones industriales finales.

En concreto, la empresa Fapermin, se ha centrado en componentes metálicos de los retrovisores del automóvil que se sustituyeron por un compuesto plástico formado por polipropileno, polímeros intrínsecamente conductores y nanotubos de carbono para reducir el peso del mismo, aumentar su reciclabilidad y dotarlos de buenas propiedades antiestáticas.

Además de estas piezas, el proyecto ha dado como resultado otros componentes de equipamiento médico, carcasas para radio militar y tomas de tierra para enchufes eléctricos.

En esta investigación cofinanciada por la Comisión Europea han participado además de las citadas empresas españolas y Aimplas otros 16 partners.

Sustitución de las partes metálicas

El desarrollo de estos nuevos compuestos termoplásticos conductores, aparte de evitar los fenómenos como las descargas electroestáticas o el apantallamiento electromagnético, han mostrado “una mejora funcional en las aplicaciones en las que se han integrado además de un importante ahorro energético y de costes de fabricación respecto a las existentes”, explica Valentín Polo, responsable de proyectos internacionales de Aimplas y el encargado de presentar este tipo de plásticos en Bruselas.

En este sentido, Valentín Polo destaca que “este nuevo compuesto plástico puede tener una gran cabida en sectores como la automoción —en los dispositivos internos de control del vehículo—, médico —en la monitorización de la presión sanguínea—, militar —en la protección de equipos de radiotransmisión portátil—, eléctrico —en sustitución de parte metálica en conector elétrico, o electrónico —en carcasas de recubrimiento para consolas de control—“.

Empresas o entidades relacionadas

Instituto Tecnológico del Plástico

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

REVISTAS

OTRAS SECCIONES