Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Monolitic, S.A. Soluciones tecnológicas de alto impacto para tu negocio - Medidores y transductores de par, sensores de torsión

Sensores inteligentes para IoT: están conectados y altamente especializados

Foto de Sensores inteligentes para IoT
En el marco de la evolución de los sistemas Internet of Things, la captación de datos sigue siendo un elemento imprescindible para poder articular acciones autónomas. Este es, precisamente, el objetivo que persiguen los sensores inteligentes, cuyos diseños están cada vez más optimizados y ya ofrecen la capacidad de procesar información en respuesta a los retos que plantean los últimos desarrollos IoT.

Los avances en sensórica inteligente elevan el potencial de las aplicaciones que verán la luz en un futuro cercano.

Independientemente de la solución IoT que se despliegue, la información recogida por ésta, se envía a una estación central a través de Internet. Dicha información se analiza en la nube para transformar el volumen de datos generado en acciones, comandos o actuaciones que tienen lugar allí donde se encuentra instalada la solución. Este proceso repetitivo que muestra la naturaleza del funcionamiento del IoT no puede comenzar sin la recolección inicial de datos que es llevada a cabo por la sensórica.

Como consecuencia directa de lo anterior, los sensores son un factor clave del éxito del IoT. Sin embargo, conviene puntualizar que cuando se refieren a sensores IoT (sensórica inteligente) no se refieren necesariamente a sensores tradicionales que convierten variables físicas en señales eléctricas.

Los sensores IoT necesitan evolucionar la sensórica tradicional en algo más sofisticado que permita ejecutar un rol técnico (y económico) viable dentro de un contexto IoT. De esta manera, la sensórica inteligente, además de facilitar la conectividad necesaria para el IoT, debe crear beneficios extra como pueden ser el mantenimiento predictivo, procesos de fabricación de productos más flexibles y un aumento general de la productividad. El objetivo no es otro que poder combinar la información proveniente de múltiples sensores para extraer conclusiones sobre problemas latentes (exceso de temperatura en un proceso de conservación de alimentos, por ejemplo).