Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

"Somos de los países europeos con más legislación, pero con un grado mínimo de cumplimiento de la misma"

Entrevista a Jon Michelena, director general de Cepreven

Carmen Fernández / María Fernández Peláez17/02/2017

Cepreven es una asociación sin ánimo de lucro, creada en 1975 y declarada de Utilidad Pública por el Consejo de Ministros de 27-XI-1981, que tiene por finalidad fomentar en materia de prevención, el intercambio de informaciones y experiencias con organismos, entidades y personas físicas, así como contribuir al perfeccionamiento, instrucción y capacitación de todos los actores involucrados en la prevención y protección de riesgos mediante la promoción de actividades de formación, comisiones de trabajo y edición de publicaciones especializadas. Su director general, Jon Michelena, ha atendido a Interempresas para ofrecer su punto de vista sobre el panorama actual del sector en materia de protección de incendios.

¿Qué balance hacen del curso pasado? ¿Con qué expectativas afrontan este 2017?

2016 en general ha sido un buen año para la asociación, desde el punto de vista económico y, sobre todo, de la actividad desarrollada. En el transcurso de 2016 celebramos nuestro 40 aniversario.

¿Cuántas empresas están asociadas a Cepreven actualmente? ¿Ha habido un aumento significativo de asociados en el último año?

Cepreven cuenta en la actualidad con 167 entidades asociadas, entre las que se encuentran asociaciones patronales, fabricantes e instaladores de sistemas de seguridad, otras industrias y comercios como usuarios finales, así como particulares. En 2016 la tendencia en la afiliación de asociados ha invertido la de los últimos años, en los que el número de bajas superaba al de altas. En 2016 tuvimos un saldo de 4 asociados adicionales, y en lo que va de 2017 se han incorporado siete nuevas empresas a la asociación. Estamos convencidos que este aumento continuará a lo largo del año, como reflejo de la mejora de la situación económica y, modestia aparte, del buen hacer de Cepreven.

foto
Jon Michelena, director general de Cepreven.

¿Cómo se estructura la asociación en la actualidad?

Cepreven centra su actividad en cinco grandes bloques: Formación, Divulgación, Publicaciones, Certificación y Servicios técnicos para terceros.

El departamento de formación es uno de los principales pilares de la Asociación. Desde 1976 hemos formado a más de 51.000 alumnos. La formación institucional, en la que agrupamos los cursos abiertos impartidos siguiendo un calendario anual prefijado, funciona desde la creación de Cepreven. Con el tiempo hemos desarrollado otras áreas de actividad formativa, como la formación “in-company”, con programas desarrollados específicamente para cubrir las necesidades del cliente, la Formación Cepreven para la Certificación de Técnicos (FCCT), en la que se certifica los conocimientos adquiridos en una determinada tecnología y que se desarrolla en colaboración con fabricantes de esas tecnologías, la formación on-line, que se ofrecen a través de una plataforma propia recién renovada que nos permite llegar a un mayor número de alumnos. También seguimos desarrollando nuevas fórmulas que verán la luz a lo largo de este año, con el fin de facilitar el aprendizaje a todas las personas interesadas en la prevención.

La divulgación forma parte del ADN de Cepreven. A través de las redes sociales, mediante la publicación de folletos y la realización de jornadas gratuitas sobre temas relacionadas con la actividad, pretendemos llegar al mayor número de personas. Acciones como el folleto 'Haga su hogar más seguro', el vídeo de animación sobre el manejo de extintores o jornadas que van desde la seguridad contra incendios en infraestructuras críticas hasta la seguridad contra incendios en el hogar son un claro ejemplo de esta actividad.

Las publicaciones editadas a través de la Editorial Cepreven suponen un instrumento a caballo entre la formación y la divulgación. Los documentos que publicamos tienen cuatro orígenes: Publicaciones propias, realizadas en comisiones de trabajo con expertos de las empresas asociadas, documentos elaborados en la comisión de publicaciones de la Confederación Europea de Asociaciones de Protección contra Incendios (CFPA), en la que ocupamos la presidencia, reglas técnicas elaboradas en el Preventium Forum de Insurance Europa (asociación de aseguradores europeos) así como la traducción al castellano de algunas de las prestigiosas normas de la NFPA, National Fire Protection Association de los EE UU.

Desde el departamento de Certificación se llevan a cabo diferentes acciones encaminadas a garantizar la calidad de servicios, instalaciones y productos. En este marco podemos englobar las diferentes Calificaciones de Servicios de Seguridad, como pueden ser la de instaladores de sistemas de PCI, la de ingenierías de PCI, la de instaladores de sistemas de control de humo y temperatura y el novedoso 'Sello Cepreven' de producto, lanzado en el mes de febrero de este año.

Los servicios técnicos para terceros es una actividad que surgió a los pocos años de entrar en funcionamiento la Asociación, a petición de clientes que habían participado en alguna actividad formativa o referidos por alguno de éstos. Inicialmente se actuaba como corredores de prevención, buscando un proveedor que pudiese satisfacer con garantías las necesidades del peticionario. Con el tiempo, al aumentar esta actividad, se creó dentro de Cepreven un área de servicios técnicos, cuya actividad fue creciendo. En 2006 se decidió crear una empresa para atender estos servicios, independizándolos de la actividad institucional de la asociación. De esta forma, en enero de 2007 iniciaba su actividad Servicios Técnicos Cepretec, S.L. de la que Cepreven dispone del 100% de las acciones.

Cepretec cuenta en la actualidad con 8 ingenieros y arquitectos y desarrolla todo tipo de trabajos técnicos relacionados con la prevención de incendios, auditorías, controles de proyecto y de ejecución, planes de autoprotección, pruebas de instalaciones con equipos especializados, modelización de incendios y evacuación, etc. También apoya técnicamente a la Asociación y realiza las pruebas de campo de las actividades de certificación.

¿En qué punto se encuentra el sector de la seguridad a día de hoy? ¿Y en concreto el de la protección contra incendios?

El sector de la seguridad se compone de un sinfín de actividades: seguridad laboral, seguridad contra actos antisociales, seguridad ciudadana, ciberseguridad, seguridad alimentaria… podría rellenar páginas sobre la seguridad y sus diferentes apellidos, pero me centraré únicamente en la seguridad contra incendios, que es nuestra principal actividad, aunque también la seguridad contra robo e intrusión y la ciberseguridad ocupen un lugar en nuestra actividad.

El sector de la PCI está compuesto, a mi juicio, por tres tipos de empresas. Las empresas serias, conocedoras de lo que tienen entre manos y con experiencia técnica contrastada, las empresas que quieren hacer las cosas bien y están en proceso de aprendizaje y los “piratas”, presentes en todos los sectores de actividad. La gran diferencia con estos otros sectores, es que en PCI es muy difícil conocer quién hace bien las cosas y quién no. El número de incendios es muy limitado, y si no hay incendio, no es posible saber si la instalación montada funciona o no. Instalaciones mal concebidas por falta de conocimiento o mala fe no manifiestan sus carencias, como ocurre en otras instalaciones; pongamos por ejemplo el aire acondicionado: si no funciona, el cliente protestará y acabará siendo del dominio público, autorregulándose el mercado que expulsará a los que lo hagan mal. Además de esta limitación, la falta de una formación superior específica en la materia, no disponemos de ningún grado de ingeniero de protección contra incendio, unido a que muchas instalaciones se montan por obligación, sin ninguna conciencia de prevención, hace que un número elevado de industrias y edificios dispongan de instalaciones de PCI deficitarias.

¿En qué medida se ha visto afectado el sector de la protección contra el fuego por la crisis económica?

Los últimos años han sido muy duros para el sector y muchas empresas, como ha ocurrido en otros sectores, han desaparecido. Sin embargo, en 2016 la actividad empezó a repuntar. La instalación nueva va muy ligada a la construcción, por lo que la mejora de la economía de nuestro país ha repercutido directamente en el número de obras, que ha aumentado considerablemente. No obstante, todavía no se han recuperado los márgenes de las instalaciones. Durante la crisis, las empresas han contratado obras prácticamente a precio de coste, a veces incluso con pérdidas, poniendo en peligro la eficacia del sistema instalado, y esta tendencia todavía persiste en determinadas ocasiones. 2017 presenta unas buenas expectativas, es previsible que poco a poco estos márgenes se sitúen en unos valores razonables que permitan abordar la construcción de las instalaciones desde un punto de vista más técnico y menos económico, facilitando la subsistencia y, por qué no, el crecimiento de las empresas, si bien no es previsible que se vuelva a obtener la rentabilidad de los años dorados del sector.

España ha superado un año difícil en cuanto al tema político, en el que se ha vivido mucha incertidumbre tras tantos meses sin gobierno. ¿Cómo ha afectado esta situación al sector?

El sector público ha ralentizado sus inversiones, pero el sector privado ha tenido suficiente tirón, por lo que considero que 2016 ha sido un año aceptable para el sector, a pesar de la incertidumbre. La lógica de ciudadano demócrata me inclina a pensar que si hubiésemos dispuesto de gobierno las cosas hubiesen ido mejor. Sería muy triste sostener lo contrario.

Actualmente sí contamos con gobierno. ¿Qué expectativas tienen de cara a esta nueva legislatura? ¿Creen que el sector va a sufrir grandes cambios?

Creo que en nuestro país esperamos demasiado de los gobiernos. Yo siempre he sostenido que tienen que ser las empresas las que tienen que hacer grande a su sector. Si estamos esperando a que una ley obligue a que nos compren determinado producto o servicio de seguridad, como ha ocurrido en el pasado, muchas empresas darán un pelotazo, pero la seguridad y la prevención no se incrementarán en gran medida, obteniéndose por el contrario una sensación de falsa seguridad. Si el usuario final no está convencido de la necesidad de lo que compra, siempre buscará lo más barato y un papel que diga que todo cumple con la legislación vigente.

Todavía seguimos a la espera del nuevo Reglamento…

Sí, todavía. Si no se publicó cuando el gobierno tenía mayoría absoluta, es de suponer que ahora será más complicado que se publique, pero con los políticos nunca se sabe… De todas formas, creo que el sector tiene demasiadas expectativas plasmadas en el futuro RIPCI.

foto
De izq. a dcha: Ignacio Eyries y Jon Michelena, presidente y director general de Cepreven respectivamente durante el acto de celebración del 40 Aniversario de la asociación.

¿Considera que está correctamente regulada la normativa en cuanto a los sistemas de protección contra el fuego? ¿Se lleva a cabo un control exhaustivo que garantice el correcto funcionamiento de dichos aparatos?

Creo que legislación tenemos de sobra, demasiada incluso. Somos de los países europeos con más legislación, pero con un grado mínimo de cumplimiento de la misma. El control es mínimo y la mayoría de las veces a nivel documental.

En la mayoría de los países europeos, las autoridades solo se ocupan de la seguridad de las personas, dejando los bienes al cuidado de sus propietarios y de las entidades aseguradoras de los mismos, y el sistema funciona. Los controles voluntarios por tercera parte hacen que aquellos que quieran protegerse tengan la garantía, el día de la entrega, de que lo instalado funciona correctamente y es adecuado al riesgo protegido. Quien no quiere protección no la instala, evitando de esta forma una falsa seguridad que difícilmente puede ser gestionada.

En España pocas empresas demandan este control por tercera parte. Desde Cepretec se desarrolla este trabajo para varias multinacionales, acostumbradas al sistema en otros países, así como para empresas españolas que tienen clara la rentabilidad de invertir en prevención.

En cuanto a Cepreven, ¿qué solicitarían a las diferentes instituciones españolas para mejorar la situación del sector y fomentar la prevención?

La situación del sector mejorará cuando exista una conciencia social clara a favor de la prevención. Desde todas las instituciones, empezando por el gobierno, debería lanzarse una gran campaña de concienciación, a modo de las realizadas para la seguridad vial o la violencia de género, con campañas en televisión, radio, etc. Por poner un ejemplo, en el Reino Unido han conseguido con años de campañas en estos medios, que en el 98% de los hogares haya al menos un detector de incendios, sin que sea obligatorio por ley.

Una de las grandes carencias del sector de la seguridad es la formación. ¿Qué medidas proponen para incentivar este aspecto?

Ciertamente esa carencia existe. Durante años solo se ha impartido formación en esta materia en Cepreven. Hoy en día la oferta es mucho mayor, hay alguna universidad que ofrece un master en ingeniería de protección contra incendios, pero falta formación de base. Sería necesaria una rama de formación profesional dedicada a la protección de incendios, así como un grado de ingeniería destinada a la misma materia.

¿Cree que la sociedad y la industria española está lo suficientemente concienciada sobre la importancia de los sistemas de protección contra el fuego? ¿Estima que habría que llevar a cabo alguna medida para fomentar este aspecto?

Como se infiere de las respuestas anteriores, creo que falta mucho camino por recorrer. El problema es que demasiada gente considera este tipo de instalaciones como un gasto, no como una inversión. Este problema se acrecienta con la actitud de algunos ingenieros proyectistas que consideran que lo mejor para su cliente es lo más barato, haciendo auténticos requiebros a la legislación para conseguir no instalar rociadores u otros sistemas de protección, en el convencimiento de que no sirven para nada. De esta forma el empresario consigue el papel que indica que cumple con la reglamentación vigente, pero su situación real en cuanto a su seguridad contra incendios se ve seriamente comprometida. En cuanto a la segunda pregunta creo que ya ha quedado clara mi opinión. Concienciación de la sociedad, así como formación y ética profesional de las personas que desarrollan su actividad en este sector.

¿En qué medida ha afectado al sector la revolución tecnológica en la que estamos inmersos, con todo el tema del Internet de las Cosas, Big Data, etc.?

En el sector de PCI la incorporación de nuevas tecnologías es lenta. El exceso de normativa a cumplir, unido a la antigüedad de muchas de ellas, complica y retrasa la adopción de las novedades que aparecen en el mercado.

¿Tienen ya alguna actividad planificada de cara a 2017? ¿Qué objetivos tienen de cara a este nuevo año?

Tenemos el convencimiento de que 2017 será un año diferente a los anteriores. Además de las actividades de calificación, formación y publicaciones, que pueden consultarse en nuestra página web, hemos implantado nuevas acciones, como el 'Sello Cepreven' o la certificación europea de operador seguro de puntos en caliente, que suponen una oportunidad para mejorar los niveles de seguridad y prevención de incendios. El 'Sello Cepreven' es una marca de calidad que se otorga a aquellos productos que han decidido someterse a unos controles adicionales a los marcados por la legislación vigente. De esta forma Cepreven certifica que un determinado producto cumple con las prestaciones que el fabricante declara.

La certificación europea de operador seguro de puntos en caliente, conocida en otros países como 'Hot Works Training' o simplemente 'Hot Works' es una formación que se imparte presencialmente en una jornada on-line, con el fin de dar a conocer a toda persona que trabaje con herramientas que produzcan calor, como pueden ser sopletes, soldadura, oxicorte, manejo de radiales, etc., los problemas que puede causar su actividad y, sobre todo, como evitar que ocurran accidentes que pueden poner en peligro su vida o provocar incendios como el del Liceo y muchos otros, que ocurren prácticamente a diario.

Esta certificación, que se acredita con la tenencia de un carnet de 'Operador Seguro' tiene una gran aceptación en el norte de europa y se ha implantado por las asociaciones homologas a Cepreven en numerosos países europeos. La exigencia de este carnet a las subcontratas que desarrollen su trabajo en una empresa puede evitar que se produzca un desgraciado incidente. Como no podría ser de otra manera, continuaremos con nuestra labor de difusión y concienciación, realizando jornadas gratuitas sobre temas relacionados con la prevención y la seguridad contra incendios y utilizando las redes sociales para llevar nuestro mensaje prevencionista lo más lejos posible.

Empresas o entidades relacionadas

Cepreven - Asociación de investigación para la seguridad de vidas y bienes

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.