Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

C.R.D.O.P. Queso de Murcia y Queso Murcia al Vino - Presentación

Datos de contacto


Av. de Levante,53-Entlo.9 Edif. Géminis
30520 Jumilla (Murcia) España

Consejo regulador de denominación de origen

Ubicación de C.R.D.O.P. Queso de Murcia y Queso Murcia al Vino

Presentación


C.R.D.O.P. Queso de Murcia y Queso Murcia al Vino

Hace siglos, la inventiva de los pastores murcianos dio en asociar los quesos de cabra con el producto por excelencia de la agricultura murciana: el vino.
Tradicionalmente, la Región de Murcia ha contado con una cabaña caprina importante, basada en la cría y explotación de la raza “Cabra Murciano-Granadina”. Números documentos históricos así lo atestiguan, particularmente la obra del inspector veterinario D. Antonio Panés que en 1922 publicó su libro “La cabra Murciana”. Este documento de carácter técnico describe como los pastores de cabras murcianos elaboraban diferentes tipos de quesos, utilizando el vino como producto base para su curación.
Históricamente, la explotación de la cabra de leche en Murcia seguía dos sistemas productivos bien diferentes. Por un lado en las vegas, huertas y zonas urbanas, la cabra era un animal doméstico presente en la mayoría de las casas de campo y cortijos. Su función principal era el suministro de leche líquida para el consumo familiar. Cuando la producción era suficiente, también se elaboraban sencillos quesos frescos, utilizando pleitas o simplemente paños de gasa y usando productos locales como el zumo de limón o vinagre para cuajar la leche. Estos quesos eran consumidos rápidamente pues en estas zonas era muy difícil intentar su curación, a causa del clima caluroso y los medios rudimentarios de que se disponía en aquellos tiempos para la conservación de los alimentos. También era muy tradicional la figura del “cabrero” o “lechero” del pueblo o barrio que explotaba un pequeño rebaño de cabras para vender su leche recién ordeñada a la puerta de las casas. Todavía hoy disponemos en numerosos pueblos y barrios de Murcia de una memoria histórica colectiva que nos ofrece abundantes testimonios de este hecho, que fue a menos con las restricciones normativas que fueron apareciendo a partir de la década de los cincuenta del siglo pasado.