Asaja advierte que Marruecos está dando al traste con el cultivo de tomate en Málaga

19/12/2011

19 de diciembre de 2011

Sólo hay que cambiar mar por campo. Los mismos razonamientos que ha aplicado el Parlamento Europeo para rechazar el acuerdo con Marruecos en el sector pesquero pueden valer perfectamente para el sector agrario. Así lo pide Asaja Málaga, que ve cómo el cultivo de tomate en nuestra provincia está condenado a desaparecer porque el país vecino se salta sin miramientos los cupos de exportación previstos mientras las autoridades miran hacia otro lado.

El Parlamento Europeo ha votado en contra de la renovación del acuerdo con Marruecos en base a tres grandes problemas, fundamentalmente: la sobreexplotación a la que estaban sometiendo los caladeros marroquíes y saharaui, la escasa rentabilidad económica que suponía para la Unión Europea y la falta de pruebas de que el acuerdo resultara beneficioso para el Sahara Occidental.

Pues bien, para el acuerdo agrícola con Marruecos, las pérdidas que éste provoca entre los agricultores españoles son millonarias y su rechazo no supondría ningún perjuicio para los agricultores europeos. Además, hay serias dudas de que el acuerdo favorezca a la población saharaui. “Por todo ello, creemos que el acuerdo agrícola debería suspenderse inmediatamente por coherencia con lo que se ha votado en el caso de la pesca en el Parlamento Europeo”, sostiene Benjamín Faulí, coordinador de Frutas y Hortalizas a nivel nacional y responsable de Asaja Málaga en la Axarquía.