Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Distribución hortofrutícola
En agosto de 2003 la UE le concedió el distintivo de calidad como I.G.P.

'Poma de Girona', manzana con carácter propio

David Pozo01/06/2011

1 de junio de 2011

Unas condiciones edafoclimáticas ideales, unos productores para quienes la tierra no tiene secretos, técnicos especializados, trabajadores cualificados, el uso de técnicas de producción integrada respetuosas con el medio ambiente, los estrictos controles de calidad, la implantación de sistemas de trazabilidad, es decir, todos los factores que intervienen en la producción de la fruta hacen posible una manzana, que junto a la Reineta del Bierzo, es la única merecedora en la actualidad de un distintivo de protección de calidad alimentaria que concede la Unión Europea.
Las plantaciones donde se cultiva la Manzana de Girona gozan de un clima privilegiado, influido por la proximidad del Mediterráneo y los Pirineos. Las temperaturas son suaves y frescas, con contrastes muy marcados entre el día y la noche, con una humedad relativa y una insolación elevadas durante el verano. El resultado son manzanas de un color perfecto y con un alto contenido en azúcar.

La zona de producción de la I.G.P. Manzana de Girona está situada en los campos de las comarcas del Baix Empordà, l'Alt Empordà y el Gironès, en suelos formados por materiales recientes de origen fluvial, en una topografía plana, con una mínima erosión y un drenaje óptimo.

foto
El saber tradicional de los agricultores se complementa a la perfección con los conocimientos especializados de ingenieros agrónomos y otros técnicos que velan por la producción y la calidad de la fruta
El saber tradicional de los agricultores se complementa a la perfección con los conocimientos especializados de ingenieros agrónomos y otros técnicos que velan por la producción y la calidad de la fruta. Para ello, durante todo el ciclo productivo asesoran a los agricultores y llevan a cabo exhaustivos controles de calidad y seguridad alimentaria. Algunos de los parámetros que se verifican son la composición del agua y el suelo, la madurez, el color y la firmeza de las manzanas, el contenido de azúcares y almidón, la acidez o la trazabilidad.

Una vez recolectadas, las manzanas llegan a las centrales de manipulación. Los operarios, bajo la atenta supervisión de los responsables de confección de la fruta y utilizando la maquinaria más avanzada, llevan a cabo el proceso de acondicionamiento, la clasificación por calibres y color, la conservación –en diferentes condiciones según la época prevista de comercialización–, el envasado, el control de calidad y el etiquetado. Todo con el máximo esmero para que lleguen a la distribución y al consumidor con un aspecto inmejorable.

foto

El cultivo y la certificación

La Manzana de Girona se cultiva en un exclusivo número de fincas que cumplen la norma de Producción Integrada, un sistema de producción de alimentos de calidad mediante métodos respetuosos con el medio ambiente y la salud de los agricultores y consumidores. La producción integrada minimiza el uso de productos agroquímicos y aplica procesos que favorecen la diversidad del ecosistema agrícola al preservar la flora y la fauna autóctonas y potenciar la actividad conservadora del medio rural y del paisaje. Los productores de Manzana de Girona son miembros del Consejo Catalán de la Producción Integrada (CCPI), el órgano que regula qué procesos se deben seguir para que la producción potencie el entorno de las explotaciones agrarias con la mínima intervención humana.
foto
Partiendo de que la confianza de los consumidores es fundamental, empresas externas especializadas, garantía de objetividad e independencia, certifican la calidad de la Manzana de Girona después de aplicar rigurosos controles. Así, la certificación de conformidad de producto Applus+ Agroalimentario avala la calidad y la seguridad alimentaria de la Manzana de Girona.

Variedades

Golden, Red Delicious, Royal Gala y Granny Smith, las cuatro variedades de Manzana de Girona se adaptan a la demanda de la distribución y a los gustos de los consumidores, a quienes les gusta tener manzanas de la máxima calidad durante todo el año. Se trata de variedades de diferentes sabores y texturas, pero siempre comercializadas en el mejor momento:
- Golden: Fruta de color amarillo verdoso, de piel fina y lisa. Calibre grande. Pulpa blanquecina, consistente, jugosa, crujiente, sabor dulce y muy aromática. Árbol de porte semierecto, de rápida entrada en producción. Flor de color blanco, rosado, grande y muy resistente a las heladas. Se recolecta a principios de septiembre, y está indicada para consumir al natural, para zumos, ensaladas y pasteles, o para cocinarla al horno.
- Red delicious: Fruta de color rojo y de piel lisa o estriada. Calibre grande. Pulpa blanquecina, consistente, jugosa y azucarada. Se mantienen siempre muy dulces. Árbol de porte débil, de rápida entrada en producción. Flor de color blanco rosado, productiva y ligeramente sensible a las heladas. Se recolecta a principios de septiembre, y está indicada para consumir al natural y para cocinar al horno, en compota, frita o asada para acompañar carnes o pescados.
foto
- Royal Gala: Fruta bicolor, roja y crema. Piel con estrías marcadas. Calibre medio. Pulpa blanca, consistente, jugosa, fina y muy crujiente, de sabor dulce. Árbol de porte alzado, vigoroso, de rápida entrada en producción. Flor de color blanco rosado, grande y resistente a las heladas. Se recolecta durante el mes de agosto. Ideal para consumir al natural y en ensaladas.
- Granny Smith: Fruta de color verde intenso con lenticelas blancas. Calibre grande. Pulpa blanquecina, compacta, consistente y jugosa, de sabor acidulado. Árbol de porte vigoroso, con un característico aspecto desmayado, de rápida entrada en producción. Flor de color blanco rosado, resistente a las heladas y muy productiva. Se recolecta durante el mes de octubre. Indicada para consumir al natural, al horno y para preparar pasteles.

Cualidades que la diferencian

Con piel brillante de colores vivos y perfectos, formas redondeadas o alargadas, según las variedades, y simétricas de pulpa blanquecina, bajo la I.G.P. Manzana de Girona sólo se pueden comercializar manzanas de las categorías extra –manzana de máxima calidad exenta de defectos y con una presentación cuidadosa– y primera –buena calidad, pequeños defectos en la forma o en la piel, pulpa no maltrecha y presentación cuidadosa–.

Se trata de una manzana con un gran calibre y firmeza, necesaria para comprimirla mordiéndola con las muelas. Además de por crujiente, la Manzana de Girona destaca un sabor óptimo. Desde el primer mordisco la Manzana de Girona es deliciosa, dulce, jugosa, refrescante y llena de aromas intensos. Es el resultado de recolectarla del árbol en el momento adecuado de maduración, cuando la naturaleza ya ha hecho todo su trabajo.

foto
Desde el primer mordisco la Manzana de Girona es deliciosa, dulce, jugosa, refrescante y llena de aromas intensos
La Manzana de Girona es un producto fresco cultivado en equilibrio con la naturaleza y siguiendo los métodos de la producción integrada, que son garantía de una fruta sana y sostenible. Además, las empresas productoras de Manzana de Girona tienen implantado un eficaz sistema de trazabilidad que, mediante programas informáticos de gestión agronómica, permite hacer el seguimiento exhaustivo de la fruta desde su origen en las plantaciones hasta que se comercializa. Este sistema de control, que da acceso a una completa información sobre el producto, facilita la gestión de todo el proceso productivo y tiene como objetivo final la tranquilidad y la confianza de los consumidores, cada vez más preocupados por su seguridad alimentaria.