Posicionamos su web SEO / SEM

Valles del Esla, S.A. - Buey

Valles del Esla Valles del Esla

Carne de buey: de color rojo intenso, sabor fuerte y textura consistente

Foto de Carne de buey
Valles del Esla ha apostado, desde su creación, por la recuperación del buey criado en pastoreo con el fin único de producción de carne para consumo.

Este buey es un animal macho castrado, de raza Parda de Montaña, con más de 48 meses en el momento del sacrificio, conforme a la legislación española. Criado en lactancia natural y destetado con 5/7 meses. Después del período de lactancia, el buey de Valles del Esla permanece en pastoreo en extensivo hasta los 42/44 meses, alimentándose en los pastizales de las montañas de León. Durante este tiempo, el buey, gracias a al régimen de pastoreo y a su transformación morfológica derivada de la castración, adquiere una infiltración de grasa intramuscular que va otorgar a su carne una de las características más peculiares.

Al final del período de régimen extensivo, quedará estabulado, en remate, durante un período de duración igual o superior a 6 meses, tomando pienso a discreción. El objetivo del período de remate es conseguir el engrasamiento (capa de grasa externa natural) e infiltración adecuados que ayuden a preservar la carne durante el largo período de maduración, superior a 21 días, antes de su comercialización.

Este período de remate tiene un rasgo distintivo en el caso de Valles del Esla: el pienso está controlado y homologado por el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), lo que contribuye a reforzar la seguridad alimentaria que constituye una norma y una garantía en todos los productos cárnicos de la empresa.

Además, la capa exterior de grasa en el buey Valles del Esla, fruto de la genética, de la alimentación y de la estabulación durante el período de remate, presenta, merced a la edad del buey, un color claro, blanquecino, que le aporta una gran diferencia sobre el color amarillo de las capas de grasa exterior en el caso de las vacas viejas.

La carne de buey presenta un color rojo intenso, un sabor fuerte y una textura consistente. Sabor de vacuno mayor y de juventud al mismo tiempo.