C.R.I.G.P. Ternera Asturiana - Presentación

Datos de contacto


Venta de la Uña, s/n. (Mercado de Ganados)
33510 Pola de Siero (Asturias) España
Zona en la que se ubica C.R.I.G.P. Ternera Asturiana (Sólo APROXIMADA)

Presentación


C.R.I.G.P. Ternera Asturiana

La raza Asturiana, distribuida en la región desde tiempo inmemorial, es la principal raza del llamado tronco castaño dentro de la Península Ibérica, ya sea por su censo o por sus características productivas. Teniendo en cuenta las características biomorfológicas, de los huesos encontrados en las excavaciones de la Campa de Torres (Gijón), las razas que se criaban en los siglos IV y V antes de Cristo, eran las mismas que existen hoy.

Originariamente tanto la Asturiana de los Valles como la Asturiana de la Montaña eran razas de triple actitud “carne, leche y trabajo”, con una procedencia mas o menos concreta cada una de ellas, pero con el paso del tiempo se extendieron prácticamente por toda la geografía Asturiana. A partir del siglo XI se produce una gran expansión ganadera, sobre todo en la zona centro occidental impulsada por centros monásticos, lo que exige al propio tiempo el control de amplias zonas de pastos que se fueron revalorizando gracias a la ganadería.

La ganadería extensiva y la utilización de los pastos comunales, sería fuente de conflicto permanente a lo largo de los siglos. En el año 1277 se crea la primera Hermandad, que tenía como objetivo prioritario la formación de una mancomunidad, para el aprovechamiento de los pastos por parte del ganado, desde el mar hasta las montañas astur-leonesas, potenciando la formación de rebaños en régimen trashumante, pastando en zonas altas en verano y en las zonas bajas durante el invierno.
Si nos remontamos a épocas más recientes, en el siglo XIX encontramos referencias sobre una existencia muy numerosa de vacas autóctonas, que de forma un tanto difusa, ocupaban toda la geografía Asturiana. En los años 1836 y 1842 el cónsul de Inglaterra en Asturias J.J. Kelly, a petición del Foreign Office, informa a cerca de los censos del ganado asturiano.

Con la introducción de las razas lecheras especializadas y la mecanización, la vaca Asturiana fue perdiendo su finalidad lechera y de trabajo, siendo desplazada a zonas marginales de la montaña Asturiana, pasando a explotarse con un sistema de producción adaptado a estas zonas, utilizando unas técnicas de manejo que se consolidaron como costumbres culturales y fueron pasando de padres a hijos hasta nuestros días.

En los últimos años los censos de animales de ganado de carne han aumentado considerablemente, de modo que actualmente el número de cabezas de ganado de carne supera al de leche y las razas autóctonas asturianas han pasado de representar en su conjunto el 10% en 1986 a más del 47% del total de cabezas de Asturias en el 2004, manteniéndose en años posteriores esta tendencia, en el incremento de ganado autóctono. Esto significa una clara “re-orientación” de la región, hacia la producción cárnica de sus orígenes ancestrales.