Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

El Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria organiza dos cursos centrados en el mercado norteamericano 

08/09/2011

8 de septiembre de 2011

El Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA) ha organizado en el mes de octubre dos acciones formativas, centradas en el mercado norteamericano. Para ello, ha tenido en cuenta las exigencias que marcan tanto la FDA y la USDA en los Estados Unidos para todas aquellas empresas agroalimentarias con actividad exportadora.

Por una parte, entre el 17 y el 20 de octubre, ha preparado una nueva edición del BPCS, curso de obligada realización para industrias agroalimentarias que deseen exportar sus productos a Estados Unidos. Un día después, el sector cárnico tendrá su jornada de formación específica para dirigir con éxitos sus productos al mercado norteamericano.

La nueva edición del BPCS, que tendrá lugar en las instalaciones de CNTA en San Adrián (Navarra), contará con la participación de la Universidad de Clemson (EEUU), reconocida por la FDA para impartir oficialmente este tipo de acciones formativas. El curso, que estará supervisado por personal de la FDA, está diseñado de acuerdo a las exigencias definidas por la FDA (Food and Drug Administration) and USDA (United States Departement of Agriculture) y es de obligada realización para todas aquellas empresas de alimentos acidificados o de baja acidez tratados térmicamente. Es decir, conservas vegetales, platos preparados, bebidas, alimentación animal, pescado y carne. A través de este curso, los asistentes obtienen la certificación en materia de tratamientos térmicos, cierres, procesamiento de este tipo de alimentos, así como la información más actual de los avances en estas materias, imprescindibles para las empresas de este sector que exportan o deseen exportar a Estados Unidos.

El CNTA cuenta con una posición asentada como autoridad de proceso para la industria agroalimentaria, lo que le permite proporcionar una serie de servicios, a nivel nacional e internacional, para gestionar la seguridad alimentaria y de proceso con respecto a las exigencias de la Unión Europea y Estados Unidos. Así el año pasado, el CNTA contabilizó el registro ante la FDA de 104 nuevos productos dirigidos al mercado estadounidense, 34 registros más con respecto a las cifras del año 2009 y que se contabilizan en el total de 600 expedientes nacionales e internacionales que el CNTA ha tramitado con éxito desde el año 2000 y que posicionan al Centro como entidad de referencia ante la FDA.

Además, el CNTA ha organizado otra iniciativa formativa para el próximo 21 de octubre. A medida que las barreras arancelarias se eliminan, en cumplimiento de los acuerdos multilaterales de comercio, los Estados Unidos las sustituyen por otros obstáculos técnico-sanitarios, con un enfoque cada día más exigente. Estas trabas convierten la tarea de la exportación en una actividad cada día más compleja y que requiere una mayor preparación y especialización por parte de las empresas exportadoras. Así, las empresas deben cumplir altos estándares técnico-sanitarios y contar con la documentación, el sistema de autocontrol y los procedimientos adecuados. Para paliar en parte estos escollos, el programa de la jornada del día 21 contempla temas como el conocimiento de las regulaciones fundamentales exigidas por la USDA-FSIS para productos cárnicos tratados térmicamente, productos cárnicos curados y productos cárnicos cocidos; la solicitud de inspección, verificación del HACCP por parte de USDA-FSIS, requisitos de sanidad, políticas de importación y exportación, procedimientos y programas de inspecciones, planes de control microbiológicos y tramitación de los expedientes de exportación (registro de productos y procesos).

El programa se completa con una explicación comparativa de las inspecciones que realiza la FDA y las que efectúa la USDA-FSIS, así como una definición del papel de los programas de inspección de los Estados Unidos y una muestra de los planes de HACCP y el modelo de SSOP. Un programa dirigido por el doctor Félix Barron, del departamento de Ciencias de los Alimentos y Nutrición Humana de la Universidad de Clemson (Estados Unidos), quien trabaja como asesor estrechamente con la USDA, apoyando a las empresas en el desarrollo de procesos y productos para cumplir con las leyes que fija la FDA y la USDA.