Permite el corte por plasma de materiales no ferrosos mediante el uso de nitrógeno y agua

La tecnología WMS para corte de chapa

Redacción MU15/04/2008
El corte de metales no ferrosos, en particular acero inoxidable y aluminio, ha sido desde siempre un apremiante desafío tecnológico. Según el grado de precisión y los costes requeridos por el proceso de fabricación, las tecnologías más utilizadas son el corte por plasma, chorro de agua y por láser.
Dentro de la categoría de corte por plasma para acero inoxidable de espesor entre medio y grueso, el corte con nitrógeno es el normalmente empleado, incluso con inyección de argón e hidrógeno si es necesario; esto asegura resultados de buena calidad aunque con elevados costes de corte y velocidades limitadas; para materiales finos se utilizan aire, nitrógeno o mezclas de nitrógeno e hidrógeno.

La tecnología Water Mist Secondary (WMS) desarrollada en los laboratorios de investigación de Thermal Dyna-mics, permite el corte por plasma de materiales no ferrosos mediante el uso de nitrógeno y agua. El uso de agua común de la red reduce drásticamente los costes del proceso de fabricación y le permite a los usuarios lograr elevadas velocidades de corte y resultados de gran calidad sobre materiales de una gran variedad de espesores.

El proceso de corte WMS puede aplicarse a cualquier antorcha automática de gas dual para corte por plasma, siempre y cuando se utilicen las piezas de reemplazo diseñadas para esa finalidad. La misma antorcha que habitualmente utiliza oxígeno y aire (por ejemplo para cortar acero dulce) se alimenta con nitrógeno y agua para cortar materiales no ferrosos. El nitrógeno se utiliza como gas principal de corte (gas de plasma), en tanto que el agua se utiliza como gas secundario (gas de protección). El agua conducida a la antorcha se rocía durante el corte y se descompone en sus dos elementos principales.

El hidrógeno así generado crea una atmósfera reductora que aísla la zona de corte de los elementos contaminantes y asegura una superficie de corte limpia, sin residuos ni oxidación.

La mayor parte del agua utilizada (0,3 a 0,5 l/min.) se vaporiza durante el proceso de corte, en consecuencia no se necesita la instalación de sistemas especiales de recolección o drenaje.

Por otra parte, la tecnología WMS ofrece otros beneficios importantes. Por ejemplo, permite a los usuarios lograr velocidades de corte hasta tres veces superiores a las obtenidas en el corte con gas de protección, con una calidad excelente (corte vertical, libre de residuos u oxidación) sobre materiales cuyo espesor varía entre unas pocas décimas hasta más de 30 mm. Más aún, al utilizar nitrógeno y agua, los costes de corte se reducen al mínimo porque, además de eliminar los costes relativos al gas secundario, la vida útil de los consumibles se prolonga considerablemente.

Además, el proceso WMS ofrece otros beneficios, entre los cuales podemos mencionar la configuración extremadamente sencilla del proceso (una gran ventana de parámetros) y la pequeña zona afectada por el calor, lo cual reduce la deformación por efecto térmico y permite retirar fácilmente la película protectora cuando se cortan materiales finos.

Esta tecnología es una característica estándar en todos los sistemas AutoCut y UltraCut de Thermal Dynamics desde 100 hasta 300 A, tanto para corte por plasma de alta precisión como convencional.

foto
La antorcha para plasma de Thermadyne, en base a un sistema de cartucho, está fabricada como un cabezal de una sola pieza
foto
Algunas muestras de piezas cortadas con plasma de alta precisión en la sala

de demostraciones.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS